“Sanción ejemplar” a un menor de 15 años por agredir a un árbitro de 17 en Parla: 151 partidos de sanción

El Olímpico de Parla ha sido expulsado de la categoría de Primera Cadete, su presidente ha sido inhabilitado durante un año y varios jugadores han recibido sanciones de entre cuatro y 71 partidos

Compartir
Compartir articulo
Balones de fútbol en un campo (UGR)
Balones de fútbol en un campo (UGR)

El pasado domingo las categorías inferiores del fútbol volvieron a vivir un incidente que deja una imagen desagradable para el deporte en general, y para el fútbol base y el fútbol, en particular. En el partido que enfrentaba al Parla y al Arancetano de Aranjuez, y que finalizó con la victoria a domicilio de este último, presenció una brutal agresión por parte de un jugador del equipo local de entre 14 y 15 años al árbitro de 17.

Desde lo ocurrido, el Comité de Competición y Disciplina de la Real Federación de Fútbol de Madrid, informó que “procedería a tomar medidas muy series y contundentes”: “Sanciones ejemplares por las conductas violentas y agresiones que sufrió el árbitro del partido y menor de edad”. Así, la organización ha tomado unas medidas disciplinarias nunca antes vistas y que buscan poner fin a la agresión en el deporte, concretamente, desde las categorías inferiores.

El club CD Olímpico de Parla ha sido expulsado de la categoría Primera Cadete y el presidente del club, que en ese partido estaba como delegado, ha sido inhabilitado durante un año. En lo que respecta al jugador, ha recibido 151 partidos de sanción, al ser el responsable de la agresión, propinando varias patadas al colegiado, según recoge el acta.

Te puede interesar: La selección española, cerca de los Juegos Olímpicos de París por primera vez en la historia

Sin embargo, este no fue el único involucrado, sino que fueron hasta tres jugadores (todos menores de edad) del equipo parleño los que acudieron a los vestuarios para continuar con la agresión que ya había iniciado su compañero. El árbitro recibió varias patadas y horas después decidió acudir a comisaria para denunciar lo ocurrido haciendo un parte médico sobre las lesiones.

Sanciones impuestas

La RFFM emitió un comunicado en su web y redes sociales, detallando las sanciones al resto de jugadores también implicado en lo sucedido:

  • 151 partidos por menospreciar al árbitro, amenazarlo y coaccionarlo, así como por conducta violenta y agresión.
  • 71 partidos por menospreciar al árbitro, amenazarlo y coaccionarlo, así como por conducta violenta.
  • 13 partidos por menospreciar al árbitro y agredir a un contrario.
  • 8 partidos por agredir a un contrario.
  • 4 partidos por menospreciar al árbitro.

Desde el club no se ha comentado nada en su perfil de redes sociales tras conocer las sanciones, aunque sí lamentaron lo ocurrido y anunciaron la expulsión del jugador: “Ante esta situación tomamos la contundente medida de expulsión del jugador agresor de nuestro Club”.

Reincidentes las agresiones en el fútbol base

El pasado mes de diciembre, se difundía en redes sociales otra imagen vergonzosa y antideportiva en el fútbol base. En el encuentro entre el Fornells B y el Bescanó B de la Cuarta Catalana transcurría el minuto 52, cuando un jugador del equipo visitante se desentendió por completo del balón dirigiéndose a uno de sus rivales, para, acto seguido, propinar una patada con los tacos a la altura de la rodilla. Rápidamente, los compañeros se acercaron al jugador que quedó doliéndose tendido en el terreno de juego. En esta ocasión, el árbitro se encontraba lejos del lugar de la acción y no pudo ver nada, lo que no llevó ninguna sanción en el césped.

Con todo, fue también el mes de octubre cuando en el encuentro entre el Juventud Deportiva Bormujos y la Unión Deportiva Villaverde, un jugador recibió una agresión en los vestuarios por parte de un rival. El menor recibió dos puñetazos en la cara y una patada en la cabeza que lo dejó en el suelo. Fue atendido por el 061 en el estadio, para después ser trasladado al hospital sevillano. La familia interpuso una denuncia ante la Guardia Civil de San Juan de Aznalfarache.