Las cuentas remuneradas disparan su rentabilidad hasta el 6%, el doble que los depósitos

Los analistas recomiendan compaginar la inversión entre cuentas y plazos fijos de bancos extranjeros, combinando el corto y el largo plazo

Compartir
Compartir articulo
FOTO DE ARCHIVO: Una sucursal de Sabadell en Barcelona, España, el 16 de marzo de 2023. REUTERS/Nacho Doce
FOTO DE ARCHIVO: Una sucursal de Sabadell en Barcelona, España, el 16 de marzo de 2023. REUTERS/Nacho Doce

Obtener una rentabilidad de hasta un 6% ya no es exclusivo de grandes inversores, los pequeños ahorradores también pueden conseguirla a través de un producto financiero que puede contratarse a partir de un ahorro mínimo: las cuentas remuneradas.

El aumento del interés de estas cuentas es consecuencia de la guerra que se han declarado los bancos para atraer a nuevos clientes muy vinculados con la entidad, que domicilien en ella sus nóminas o contraten otros productos financieros como seguros, tarjetas de crédito o débito, hipotecas o fondos de inversión.

Te puede interesar: El precio de las hipotecas fijas se desploma por debajo del 3%: ¿son una buena opción ante la bajada de tipos de interés?

“Las cuentas resultan muy ventajosos para las entidades dado que, en muchos casos, les permiten captar a clientes con nómina, lo que les garantiza tener a un tipo de usuario al que pueden intentar ‘vender’ otros productos a lo largo del tiempo”, apunta Estefanía González, portavoz de finanzas personales de Kelisto.

Esta ‘generosidad’ de los bancos han convertido a las cuentas remuneradas en “un buen producto de ahorro”, señala González. Entre sus ‘cualidades’ destaca que son sencillas de entender, ofrecen una rentabilidad que se conoce de antemano, el dinero ahorrado cuenta con el respaldo del Fondo de Garantía de Depósitos, que cubre hasta 100.000 euros en caso de que quiebre la entidad, y, en algunos casos, “los bancos tienen productos que combinan remuneración con operativa diaria, con lo que el cliente puede tener un 2x1 y no complicarse demasiado la vida”, indica la experta.

Te puede interesar: Invertir por dividendo sale a cuenta: las empresas españolas repartieron en enero 2.900 millones entre sus accionistas

También Antonio Gallardo, experto financiero de Banqmi, considera que son un buen producto sobre todo para “personas que en un momento dado buscan una cuenta en la que operar y que, a su vez, le permita indirectamente un ahorro a corto plazo o muy vinculado a imprevistos”.

Intereses desde un 4% a un 6%

La principal baza de las cuentas, en opinión de los analistas, es su rentabilidad que en el mejor de los casos llega al 6%, más del doble de la que dan otros productos destinados a los ahorradores conservadores como los depósitos, que de media ofrecen unos intereses del 2,3% en España.

Una rentabilidad del 6% TIN es la que da la Cuenta Online de Banco Sabadell, la más alta del mercado. Ofrece esos retornos los tres primeros meses y, a partir del cuarto mes, da un 2% TIN, para saldos que no superen los 20.000 euros. No cobra comisiones ni tiene condiciones, es decir, no exige cumplir con ningún requisito y no cobra por los servicios y trámites esenciales, como mantenimiento, administración o transferencias.

También da una tarjeta de débito y otra de crédito gratuitas, sin comisión de mantenimiento ni de administración y devuelve un 3% de los recibos de luz y gas que se domicilien en ella. Eso sí, solo la pueden contratar los nuevos clientes del banco y tienen que hacerlo antes del 29 de febrero.

Las entidades bancarias no han escapado al alza inflatoria europea de los últimos meses, de manera que han incrementado sus comisiones. Por mantener cuentas corrientes no bonificadas, la media alcanzó los 245,82 euros el pasado mes de junio

La segunda cuenta que más intereses ofrece es la Cuenta Vamos de Ibercaja, un 5% TIN el primer año y un 3% TIN el segundo, pero solo para los primeros 10.000 euros. A cambio pide domiciliar la nómina y recibos y hacer compras con tarjeta.

Un interés algo menor, el 4,94% TIN el primer año y el 1,99% el segundo, da la Cuenta Nómina de Bankinter hasta un saldo de 10.000 euros. Para ello requiere domiciliar la nómina, varios recibos y realizar pagos con tarjeta.

Otra de las cuentas con retornos que rozan el 5% es la Playstation de Unicaja. Da un 4,91% TIN durante dos años, pero solo para el saldo que no supere los 2.000 euros. Le sigue la Cuenta Trade Republic de Trade Republic, con un interés del 4% TIN de forma indefinida, sin cumplir requisitos y con un límite al saldo máximo remunerado de 50.000 euros.

¿Las subidas seguirán?

La rentabilidad de las cuentas remuneradas puede seguir escalando a lo largo del año, auguran los analistas, a pesar de que el BCE baje los tipos de interés a partir del verano.

“Es posible que veamos pequeñas subidas dado que lo previsible es que los bancos las usarán como alternativa a los depósitos a plazo fijo, donde sí es más lógico que veamos bajadas de intereses”, prevé González.

¿Cuentas o depósitos?

Ante un escenario marcado por una bajada de interés de los depósitos y la subida de rentabilidad de las cuentas remuneradas, la pregunta que se plantean los ahorradores es en cuál de ellos colocar su dinero.

Los analistas tienen muy clara la respuesta: depende del perfil del ahorrador y del objetivo que pretende conseguir con ese dinero. Ambos son productos diseñados para un perfil conservador, pero en función del saldo de que se disponga, del tiempo que se pueda tener inmovilizado ese dinero y si se está dispuesto a cambiar la nomina de banco hay que optar por uno u otro.

Según Estefanía González, “si tenemos un saldo elevado de más de 50.000 euros y no nos importa mover nuestra nómina de banco, lo conveniente sería combinar una de las mejores cuentas remuneradas del mercado con un depósito a plazo fijo o varios, de entidades extranjeras, combinando corto-medio plazo con largo plazo”.

Para Mezcua, la estrategia que debería seguir un pequeño ahorrador que pueda prescindir de su dinero durante uno o dos años sería “apostar por un depósito a largo plazo, ya que así se asegura un interés atractivo durante bastante tiempo, porque es probable que dentro de unos meses el interés de algunos productos de ahorro sea menor que el actual”.

No obstante, cree que todo depende de la necesidad que tenga cada uno de usar su dinero: “Aquellos que no sepan cuándo lo van a necesitar o que lo vayan a usar en un futuro próximo, les conviene una cuenta de ahorro, para poder disponer de su dinero en cualquier momento sin ninguna penalización”.