El Banco de España alerta sobre los riesgos para la inflación si el mercado laboral sigue tensionado

El organismo que dirige Pablo Hernández de Cos ha señalado que la inflación salarial está siendo impulsada cada vez en mayor medida por la brecha entre las vacantes y el desempleo

Compartir
Compartir articulo
El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, en una imagen de archivo. (Europa Press)
El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, en una imagen de archivo. (Europa Press)

El Banco de España ha advertido de los posibles riesgos para la inflación si el mercado laboral continúa tensionado. La ratio entre las vacantes y el desempleo ha ganado peso a la hora de determinar la inflación salarial, con una traslación a los precios que por el momento parece limitada, pero que, de intensificarse, puede dar lugar a ciertas amenazas con un mayor grado de persistencia. Estas son las conclusiones que se desprenden del Análisis de la dinámica reciente de la inflación en España. Un enfoque basado en el modelo de Blanchard y Bernanke, publicado recientemente por el organismo que lidera Pablo Hernández de Cos.

El estudio señala que el reciente episodio inflacionista responde a la conjunción de varias perturbaciones cercanas en el tiempo. En España, estas perturbaciones por el lado de la oferta —energía, alimentos, cuellos de botella— han tenido un papel fundamental en la evolución de la inflación en la economía. Una vez absorbidas estas circunstancias, el tensionamiento del mercado laboral ha ganado peso como factor determinante de la inflación salarial, con una traducción en los precios que, por el momento, parece limitada, pero que, de intensificarse, puede dar lugar a riesgos al alza con un mayor grado de persistencia.

Te puede interesar: El 43% las mujeres trabajadoras no llega a cobrar el SMI por tener empleos parciales e intermitentes

El organismo que dirige Pablo Hernández de Cos sostiene que la inflación salarial está siendo impulsada cada vez más por el tensionamiento del mercado laboral, con un impacto directo sobre los precios. El fenómeno parece limitado, al menos, de momento, pero el Banco de España ha advertido de que puede intensificarse y exhibir un grado de persistencia más elevado que las perturbaciones anteriores.

“Las perturbaciones de oferta han tenido un papel fundamental en la evolución reciente de la inflación en la economía española, pero, dada su mayor persistencia, el grado de tensionamiento del mercado laboral puede mostrar una importancia creciente a lo largo del tiempo”, ha alertado el organismo. En general, los expertos aseguran que los resultados para España son razonablemente similares a los que presentan tanto el caso estadounidense como la zona euro, recogidos en base al modelo de Blanchard y Bernanke.

Te puede interesar: El PIB per cápita de 14 comunidades se mantiene por debajo de la media europea: sólo se salvan Madrid, País Vasco y Navarra

En todo caso, conviene destacar que estas sendas no son proyecciones per se a partir del modelo, sino simulaciones realizadas bajo supuestos ad hoc, cuyo objetivo es simplemente “ilustrar las implicaciones que puede tener una mayor o menor persistencia del reducido grado de holgura del mercado laboral”, según refleja el informe. En el modelo considerado no se tienen en cuenta otros elementos relevantes, como la respuesta de las políticas económicas o, en el caso de la economía española, el acuerdo de negociación colectiva firmado por la patronal y los sindicatos, que fijaba un incremento de los salarios entre 2023 y 2025.

Las expectativas de inflación, más lentas

Las estimaciones para la ecuación de salarios evidencian la existencia de una elevada inercia en el crecimiento salarial (suma de coeficientes de 0,83), que predomina sobre el efecto de las expectativas de inflación, que es de 0,17. Estas estimaciones coinciden con las de la eurozona, donde el resultado es de 0,21 para la suma de los retardos de los salarios y de 0,79 para la suma de los coeficientes de las expectativas de inflación. En el caso de Estados Unidos, ambos coeficientes están más equilibrados (0,46 y 0,54), además de ser estadísticamente significativos. Las expectativas de inflación de la economía española se trasladan de manera mucho más lenta al crecimiento salarial que en la zona euro y en Estados Unidos.