El fin de la pandemia sepulta el teletrabajo: desaparecen el 26% de los empleos en remoto surgidos durante el Covid

La Comunidad de Madrid se posiciona como el epicentro del teletrabajo en España, con un 22,7% de su población laboral ejerciendo bajo esta modalidad

Compartir
Compartir articulo
Teletrabajo.
Teletrabajo.

En el último trimestre de 2023, España experimentó un aumento significativo en la modalidad de teletrabajo, alcanzando a unos 3,06 millones de personas que han adoptado esta forma de laborar al menos ocasionalmente, lo que equivale a un incremento del 19,4% en tasa interanual. Este fenómeno ha sido especialmente notorio en comparación con los datos previos a la pandemia, cuando el número de teletrabajadores se situaba en 1,64 millones.

Aunque ha habido un aumento interanual en la proporción de personas que teletrabajan, representando el 13,6% del total de ocupados, representa aun así una disminución de 2,6 puntos porcentuales comparado con el máximo alcanzado en marzo de 2021. Del aumento de 1,91 millones de teletrabajadores que surgió como resultado directo de la pandemia, se ha visto una reducción de 494.500 personas (-25,8%), permaneciendo así 1,42 millones en esta modalidad de trabajo.

Te puede interesar: El teletrabajo vuelve a caer en 2023: solo lo practica el 13,8% y aumentan los empleados que prefieren la presencialidad

El Monitor Adecco de Oportunidades y Satisfacción en el Empleo destaca que, aunque la cifra actual dista del pico máximo de 3,55 millones registrado en el segundo trimestre de 2020, la integración del teletrabajo en el mercado laboral español manifiesta un crecimiento positivo y notable. La Comunidad de Madrid se posiciona como el epicentro del teletrabajo en España, con un 22,7% de su población laboral ejerciendo bajo esta modalidad, seguida de Cataluña con un 14,9%, y la Comunidad Valenciana, que ha emergido recientemente sobre la media nacional, marcando un 13,8%. Este cambio demográfico en la distribución del teletrabajo refleja no solo un cambio en la infraestructura laboral a nivel nacional, sino también variaciones significativas en la preferencia y adopción de esta modalidad de trabajo por regiones.

Comparando la situación de España con la de otros países de la Unión Europea (UE), se destaca que, a pesar del crecimiento observado en 2023, la brecha con respecto a otros miembros se ha incrementado en 2 puntos porcentuales, situando a España con una diferencia de -10,5 puntos porcentuales. Entre los 20 países más grandes de la UE, España ocupa el puesto 13 en términos de la penetración del teletrabajo, mejorando su posición en comparación con 2019, según datos de Eurostat.

Este complemento de fuerza laboral que ahora opta por el teletrabajo, ya sea de forma ocasional o permanente, refleja una evolución en la concepción del trabajo y su ejecución en España. Aun así, queda un camino por recorrer para igualar o superar la media de adopción de esta modalidad entre los países de la Unión Europea, lo que podría implicar futuras estrategias y políticas laborales para facilitar y promover aún más el teletrabajo en el territorio nacional.

Se estanca la contratación parcial

En relación con la contratación parcial, hay unas 25.600 de personas menos trabajando a tiempo parcial en comparación a 2014, hasta los 2,87 millones de empleados, la proporción más baja desde marzo de 2011, frente a los 3,13 millones de puestos de trabajo de tiempo completo creados desde 2014. Así, si al final de 2014 trabajaba a tiempo parcial el 15,9% de los ocupados, nueve años después esa proporción es del 13,3%, que suponen 0,2 puntos porcentuales por debajo de la cifra para 2022.

Te puede interesar: La burbuja del teletrabajo se pincha tras la pandemia: solo una de cada cinco vacantes de empleo ofrece esta posibilidad

Además, en los últimos doce meses, se han perdido 87.600 empleos de este tipo; al mismo tiempo, se han creado 695.400 puestos de tiempo completo. En cambio, el año anterior, el 15,7% del empleo creado fue a tiempo parcial (43.700 empleos). Por territorios, el número de ocupados a tiempo parcial disminuyó en seis autonomías, al mismo tiempo que el empleo a tiempo completo aumentaba en todas las regiones simultáneamente, a excepción de La Rioja.

Los mayores descensos en el colectivo de empleados a tiempo parcial son los de Extremadura (-10,4% interanual), Castilla y León (-8,1%) y Castilla la Mancha (-6,6%). A pesar de ello, hay casos de significativos incrementos en la ocupación a tiempo parcial, como en Cantabria (+18,9%) y el País Vasco (+14,0%). No obstante, la comunidad autónoma vasca se ha mantenido como la región con mayor proporción de ocupados a tiempo parcial (16%). En relación a la media de UE de trabajos a tiempo parcial (17,8%), España se encuentra 4,5 puntos porcentuales por debajo.