Rubiales: “En la calle todo el mundo está conmigo, sobre todo las mujeres”

El expresidente de la RFEF acepta las primeras entrevistas en un medio nacional y se pronuncia sobre el caso de Jenni Hermoso en un momento en el que la instrucción está a punto de cerrarse

Compartir
Compartir articulo
Jennifer Hermoso y Luis Rubiales en el momento de la celebración después de ganar el Mundial de Australia y Nueva Zelanda. (REUTERS/Hannah Mckay)
Jennifer Hermoso y Luis Rubiales en el momento de la celebración después de ganar el Mundial de Australia y Nueva Zelanda. (REUTERS/Hannah Mckay)

Luis Rubiales, ex presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), concedió una entrevista a El Español y OK Diario, la primera a un medio nacional tras su salida de la institución. Rubiales, de 46 años, se encuentra en el ojo del huracán, enfrentando acusaciones por delitos de agresión sexual y coacciones a la jugadora Jenni Hermoso, tras la final del Mundial en Australia.

A las puertas de la conclusión de la instrucción del magistrado de la Audiencia Nacional Francisco de Jorge el exmandatario de la RFEF pide “justicia” y asegura que “nadie cree a Jenni Hermoso”. Sostiene que en la calle recibe mucho apoyo, sobre todo de las mujeres: “En la calle todo el mundo está conmigo, sobre todo las mujeres”. Pese al revuelo, Rubiales dice encontrarse “bien y tranquilo”, además de contar con el “apoyo incondicional” de su círculo más cercano.

Te puede interesar: Alcaraz, sobre Nadal: “Vivir un dobles con tu ídolo sería un recuerdo que guardaría con cariño”

Después de 143 días de lo ocurrido, Rubiales confirma que está “fuerte y tranquilo” consigo mismo, además de asegurar que existen “intereses” después de “todo lo que se montó”. “Creo que un hombre puede equivocarse, como me ocurrió. Me equivoqué y pedí perdón, pero otra cosa es que quieran hacer parecer otra cosa como están haciéndolo. Ha sido muy desproporcionado”, apuntó sobre toda la polémica que se había generado en torno al tema.

El expresidente de la RFEF, Luis Rubiales, acude a declarar a la Audiencia Nacional como imputado por el beso en la boca que propinó a la jugadora de la selección Jenni Hermoso

Pese a que reconoce su error, no considera que el tema fuese de tanta importancia como “para estar tres meses abriendo telediarios”: “Me siento muy reconfortado por la gente que me ha apoyado, sobre todo, por la calle. Otra cosa es esta obra de teatro política y mediática que han creado, porque esto no era una noticia para estar tres meses abriendo telediarios. Les interesaba. Pero bueno, se aprende de todo. Yo estoy bien. Repito, no he tenido un día malo porque sé quién soy, sé que me he podido equivocar, pero no al nivel de lo que quieren hacer parecer”. El exmandatario acusa de “utilizar su caso para tapar otras cosas” cuando “sucedían cosas muy importantes en España”: “Creo que se han dado cuenta de que han querido utilizar mi caso para tapar otras cosas y para desviar la atención en un momento en el que sucedían cosas muy importantes en España”.

En esta línea, advierte que “hay políticos que están tan alejados de la calle, que no dan cuenta y creen que han conseguido el objetivo”. “Yo te digo que han conseguido el efecto contrario en la calle. Que voy por la calle y la mayoría de la gente me felicita por haber aguantado”, añade. “Yo voy por la calle, que salgo cada día a comprar o a pasear, estoy con mis amigos o solo, en Madrid, en Granada, en Valencia o en cualquier parte de España y todo el mundo que me para me dice que es una injusticia y algo tremendo. No hablo de un 20 o un 30 por ciento, hablo de todo el mundo”, asegura sobre el apoyo que recibe a diario.

Así, asegura que algunos políticos sí han mostrado su opinión respecto al revuelo y se han posicionado: “(Víctor) Francos dijo que era una gilipollez. También venía Borja Sémper (portavoz del PP) y dijo que era una tontería, que no me preocupara, que eran cuestiones de la extrema izquierda. Venía con nosotros también Vicente Barrera, de Vox, que fue el único que antes y después de aterrizar mantuvo la misma versión: “Oye, Luis. Que no has estado muy bien, pero ya sabemos cómo son estas campañas del falso feminismo”. Hubo dos políticos que cambiaron al llegar y hubo otro político que se mantuvo en lo mismo que me había dicho a mí en privado. Y yo lo valoro.”

“No hay nadie que se crea que esto fue una agresión sexual”

Con la instrucción a punto de cerrarse, Rubiales asegura que ningún jurista “piensa que aquí hay un delito”: “Desde la vicepresidenta del Gobierno (Yolanda Díaz) que empezó presionando y pasando por la fiscal o por el juez que le haya tocado, yo creo que no hay nadie que se crea que esto que ocurrió fue una agresión sexual y no hay nadie, de verdad, que se crea a Jenni Hermoso porque dijo lo que dijo y después cambió de opinión”. Sin embargo, reflexiona sobre lo que cree que va a pasar una vez se cierre la instrucción, y considera que “con la presión mediática que se ha creado y de partidos políticos” es de ser un “valiente” tomar una decisión “que sea a contracorriente”.

La declaración de la futbolista, que se ha prolongado durante unas dos horas, pone fin a la instrucción del caso Rubiales

Rubiales se mantiene firme en el consentimiento previo de la jugadora en el momento del beso: “Es que se lo pregunté a ella y me dijo que sí. Me dijo que vale. Jenni Hermoso era mi amiga. Es que Jenni Hermoso, años anteriores, me pedía cosas (de la Selección: campos, concentraciones, etc.). Con un lenguaje como: “Joder, Rubiales...”. Así me ha hablado ella a mí. Y ella, nada más terminar y de manera espontánea, habló con los medios y dijo la verdad en ese momento. Entonces, ¿qué es el feminismo o qué es la igualdad para Jenni Hermoso y para algunas personas? ¿Cambiar de opinión? ¿Mentir? Porque eso es lo que ha habido”.

En lo que sí admite su error el exmandatario sobre el gesto al terminar el partido “feo y soez”: “Fue un gesto feo, soez, y del que me arrepiento, y por el que pedí perdón. ¿Sabes lo que pasa? Jorge Vilda y su familia lo han pasado muy mal y cuando Jorge Vilda se gira y me dedica esa victoria, nada más pitar el final del partido, yo le dije ‘olé tus huevos’. Sí, se lo dije. Esa fue la manera soez y la verdad que no me gusto, pero es que ha habido muchas cosas mucho peores en el mundo del fútbol que FIFA nunca ha sancionado. Y aquí en España también. Digamos que se ha creado esa bola de nieve gigante e inmensa. Yo no he visto una campaña a nivel mundial como la que me han hecho a mí. Que yo me equivoqué, que sí, pero que desde luego no tiene ningún contexto sexual.”