“Habría firmado morir en Los Cármenes”: así era la vida de Antonio, el hombre fallecido en el partido Granada-Athletic

El aficionado nazarí viajaba desde Salobreña a Granada para ver todos los partidos de su equipo. Desde hace unos meses, luchaba contra el cáncer

Compartir
Compartir articulo
El público del partido Granada - Athletic observa la zona donde el domingo Antonio Trujillo perdió la vida tras un paro cardiorrespiratorio. (EFE/ Pepe Torres)
El público del partido Granada - Athletic observa la zona donde el domingo Antonio Trujillo perdió la vida tras un paro cardiorrespiratorio. (EFE/ Pepe Torres)

Es domingo. El Granada recibe al Athletic Club en el Estadio Los Cármenes. Antonio Trujillo, de 64 años y abonado al club nazarí desde hace 15, junto a su esposa Nuria, se sube al coche en Salobreña para desplazarse hasta Granada. Rutina de cada fin de semana que su equipo se vestía como local. En ocasiones, acompañado de su hijo, otras, de su hija. Este domingo lo hizo solo. “Solía ir con nuestro hijo mayor, Antonio, pero él no pudo venir esta vez al trabajar fuera y, aunque otras veces le acompañaban nuestra hija pequeña, Nuria, esta vez fue solo”, relataba su mujer a Radio Marca.

Nuria lo dejó en la puerta del estadio. Quedó en recogerlo en el mismo lugar al término del encuentro. Pero nunca sucedió. Cuando su esposa se reencontró con Antonio, este ya había fallecido. “Le dejé a la puerta del campo y me fui al Nevada para hacer tiempo y recogerlo después, pero mi hijo, que iba camino de Córdoba, le llamó para preguntarle cómo iba el partido y al no cogerle el teléfono ya me llamó para decírmelo y, al hacerlo yo, me lo cogió Fernando”, refiriéndose a Fernando Centeno, empleado del club.

Te puede interesar: Muere un aficionado en la grada durante el Granada - Athletic por una parada cardiorrespiratoria

Corría el minuto 18 del encuentro cuando Unai Simón dio la voz de alarma. Algo pasaba en la grada. Rápidamente, los médicos del Granada acudieron al vomitorio. Antonio Trujillo había sufrido una parada cardiorrespiratoria. El partido se detuvo durante más de una hora, en medio de un escenario de incertidumbre en el que los sanitarios reanimaban, sin éxito, al aficionado. Fue desde la megafonía del estadio desde donde anunciaron la trágica noticia y la suspensión definitiva del enfrentamiento. “Cogí corriendo el coche hacia el campo, pero di cuarenta vueltas hasta que la Policía, que fue muy amable, me dijo por dónde entrar. Ya dentro me buscó Fernando y fui con mi marido al hospital en la ambulancia, pero ya había muerto”, relataba Nuria a Radio Marca.

Lucha contra el cáncer

“Nunca se perdía ningún partido de su Granada”, recordaba su esposa, quien desde siempre había apoyado al conjunto andaluz tanto en las buenas, cuando disputaba competiciones europeas, como en las no tan buenas, cuando el equipo visitaba campos de Segunda División o este año, que se encontraba en zona de descenso. Llevaba más de una década apoyando a su equipo. Hacía varios meses que le habían detectado cáncer, pero eso no le impedía seguir apoyando al Granada desde la grada. “Decía como el himno del Granada, luchar hasta el final”, confiesa su esposa Nuria. “Habría firmado morir en Los Cármenes”, asegura.

Como cada fin de semana se desplazó al feudo nazarí en un partido clave para el conjunto, pues necesitaban los tres puntos para poder respirar en la clasificación liguera. No pudo celebrar un gol de su equipo, que, por el contrario, sí vio como Iñaki Williams adelantaba a los visitantes. Fue Unai Simón, portero del Athletic, quien rápidamente se acercó al linier Ortiz Arias para avisar de que algo grave ocurría en las gradas. En el mismo sitio en el que cada partido animaba a su equipo, Antonio Trujillo perdió la vida el domingo.

Tras conocer la trágica noticia y quedar suspendido definitivamente el encuentro. El encuentro se reanudará este lunes 10 de diciembre a partir de las 21:00 horas. Un minuto de silencio y una oleada de aplausos en homenaje a Antonio, que seguirá apoyando a su equipo, por primera vez, desde un sitio diferente, pero igual de fiel. Descansa en paz.