¿Por qué el PP de Madrid pone la bandera de España en el Belén? El error de la ‘lavandera’

En 2004 Esperanza Aguirre pidió que el Belén de Sol tuviera la típica figurita de la lavandera en el río y sus colaboradores entendieron, por error, que quería una gran bandera patria rodeando el nacimiento

Compartir
Compartir articulo
La reina Sofía inaugura el Belén del Ayuntamiento de Madrid con el alcalde José Luis Martínez-Almeida
La reina Sofía inaugura el Belén del Ayuntamiento de Madrid con el alcalde José Luis Martínez-Almeida

El Ayuntamiento de Madrid estrenó el pasado 23 de noviembre la temporada navideña con la apertura del tradicional belén municipal, que se exhibirá hasta el 5 de enero en el patio de CentroCentro. El belén fue inaugurado por la reina Sofía y el alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida. Diseñado con una estructura circular que permite su contemplación desde cualquier punto de vista, su composición paisajística y escenográfica llama la atención por una gran bandera de España que rodea todo el Belén. ¿Por qué?

Para los populares madrileños es una tradición, pero la realidad es que todo se debe a un error que data ya de muchos años. Cuentan los veteranos dirigentes populares que todo empezó en diciembre de 2004. Esperanza Aguirre, elegida tan solo un año antes presidenta de la Comunidad de Madrid gracias al ya famoso ‘tamayazo’ (la deserción de dos diputados socialistas), decidió poner un gran belén en la sede del Gobierno madrileño, en la Casa de Correos de la Puerta del Sol.

Te puede interesar: Radares fijos y móviles, furgonetas camufladas, drones... El dispositivo y las recomendaciones de la DGT para el puente de la Constitución

El responsable de encargar el montaje fue Fernando Martínez Vidal, entonces director general de Relaciones Institucionales de la Comunidad de Madrid y hoy, casi 20 años después, concejal de Vox en el Ayuntamiento de la capital. Martínez Vidal puso todo su empeño en que el belén fuese el acontecimiento navideño del año y contrató incluso para su preparación a una asociación de belenistas. Siempre ha sido un tipo con mucho ingenio. De hecho, Martínez Vidal es el autor intelectual del logo del PP, ya que en 1989 propuso a Manuel Fraga un boceto con un ave volando, un charrán (no una gaviota) que acabaría convirtiéndose en el símbolo de los populares.

Tras un fin de semana de montaje, el belén queda listo para la solemne inauguración. Aguirre subraya en un emotivo discurso la historia del nacimiento, la pobreza del portal donde nace el rey de reyes y los datos esenciales del diseño de la maqueta expuesta. A continuación, comienza el recorrido por el belén acompañada por su diseñador, que, como era habitual, “iba siendo corregido por Aguirre en cada explicación que daba”, explican fuentes presentes ese día. De pronto, la presidenta y futura lideresa del PP madrileño se para y tuerce el gesto. Es algo casi imperceptible, salvo para sus colaboradores que bien la conocen. Señala a Martínez Vidal con el dedo índice de su mano derecha y le ordena que se acerque.

El Belén de la Comunidad de Madrid de este año 2023 en la Casa de Correos que, sin embargo, no tiene la bandera española
El Belén de la Comunidad de Madrid de este año 2023 en la Casa de Correos que, sin embargo, no tiene la bandera española

“Fernando, este belén no tiene la bandera”, le espeta rápidamente la presidenta a un descolocado Martínez Vidal. “Descuida, presidenta, mañana mismo está puesta”, contesta sumiso el director general. A la mañana siguiente, a primera hora, una flamante bandera de España decora a modo de faldón el llamado belén de Sol. Esperanza Aguirre llega a su despacho, como todas las mañanas. Observa el belén mientras sube en ascensor, frunce el ceño y ordena: “Llamad inmediatamente a Fernando”.

Cuando llega Martínez Vidal, y sin mediar saludo previo, Aguirre le regaña: “Fernando, ¿qué pinta esa bandera en el belén?”. El director general no entiende la pregunta. “Fue orden tuya, presidenta. Dijiste que el belén no tenía la bandera”, contesta. Esperanza Aguirre le mira sorprendida y como si estuviera hablando con un niño, estira los brazos, aprieta los puños y moviéndolos rítmicamente como si estuviera lavando la ropa le dice: “Lavandera, Fernando. Te dije que el belén no tenía lavandera”, aclara refiriéndose a la tradicional figurita del belén, una mujer lavando la ropa en el río. Y así, por un error, fue como la lavandera y la bandera se convirtieron desde entonces en elementos tradicionales del belén.