El narcotráfico dispara los secuestros en España: hay uno cada tres días y es el delito que más sube este año

Los raptos aumentan un 62,5 por ciento respecto al año pasado y marcan una cifra récord desde 2016

Compartir
Compartir articulo
Agentes de Policía Nacional en el domicilio donde liberaron a una persona de un zulo en el barrio murciano de Espinardo (DIMA / Europa Press)
Agentes de Policía Nacional en el domicilio donde liberaron a una persona de un zulo en el barrio murciano de Espinardo (DIMA / Europa Press)

El balance de criminalidad del Ministerio del Interior arroja siempre datos concluyentes sobre el estado de la delincuencia en el país. En el último informe del tercer trimestre del año, que recoge las cifras del mes de enero a septiembre, la criminalidad aumenta un 5 por ciento en España. Casi la totalidad de los delitos suben respecto al mismo periodo del año pasado, pero hay uno que lo hace muy por encima de la media: los secuestros.

Este fenómeno criminal, que se da casi por extinguido en España desde hace años, se dispara con un aumento del 62,5 por ciento. Entre enero y septiembre de 2022, el Ministerio del Interior contabilizó 56 secuestros. En los primeros nueve meses del presente año, registró hasta 91, lo que supone un rapto cada tres días. Se trata de la cifra más alta en ese mismo periodo desde el año 2016, cuando se incluyó este delito en los balances de criminalidad del Ministerio del Interior. Desde entonces, el mayor número de secuestros se había producido en 2021 con un total de 71.

Te puede interesar: La Guardia Civil incauta 530 kilos de cocaína en cajas de aguacates llegadas al aeropuerto de Barajas desde República Dominicana

Fuentes policiales especialistas en secuestros aclaran a Infobae España que en primer lugar hay que diferenciar entre un secuestro y una detención ilegal. El primero se caracterizan por la petición de “un rescate o cualquier condición” a cambio de la liberación de la víctima, mientras que la segunda se da siempre que una persona sea retenida en contra de su voluntad.

Una vez aclarada esta diferencia, las fuentes consultadas relacionan el incremento de los secuestros en España con el narcotráfico. Son los traficantes quienes los siguen utilizando como método de represalia “por deudas o vuelcos (robos) de droga”. El habitual modus operandi consiste en secuestrar al objetivo para exigir por su liberación el pago de una deuda o la devolución del estupefaciente sustraído, aunque en ocasiones se piden cantidades superiores.

Te puede interesar: La España más peligrosa de los últimos cinco años: más policías que nunca pero un 18% más de delitos

Uno de los epicentros del narcotráfico -y los secuestros- en España es la Costa del Sol. Allí, en la localidad malagueña de Marbella, el dueño de un bar fue raptado dos veces en apenas una semana por negarse a pagar los 5.000 al mes que le exigía una banda de siete individuos de nacionalidad francesa. No obstante, las mismas fuentes aseguran que el secuestro ha llegado al menudeo de droga y a la delincuencia de bajo nivel, por lo que se llegan a pedir rescates “de solo 3.000 euros”. Más allá del tráfico de drogas, el secuestro llega al mundo del juego, donde se dan retenciones por deudas económicas.

La mafia china y “sicarios” del secuestro

Mossos d' Esquadra con un detenido por un secuestro en Barcelona en el mes de febrero (Lorena Sopêna / Europa Press)
Mossos d' Esquadra con un detenido por un secuestro en Barcelona en el mes de febrero (Lorena Sopêna / Europa Press)

El perfil del secuestrador vinculado al mundo del narcotráfico es heterogéneo. Las fuentes policiales destacan que en los últimos tiempos la mafia china ha apostado por el tráfico de drogas, en concreto de marihuana, lo que ha provocado conflictos internos que han derivado en secuestros entre ciudadanos de origen chino.

Las bandas dedicadas exclusivamente al tradicional secuestro para lucrarse con la petición de abultados rescates desaparecieron en España hace años. Sin embargo, las fuentes consultadas por Infobae España destacan que existen bandas de “sicarios del secuestro”, mayoritariamente internacionales, que son contratadas para raptar a personas marcadas, principalmente, por los narcotraficantes.