El trauma de Hugh Grant durante el rodaje de ‘Wonka’: “Fue una de las cosas más perturbadoras que vi en mi vida, mis hijos se alarmaron”

El actor ha desvelado el tortuoso proceso al que se sometió para dar vida al Oompa-Loompa que acompaña a Timothée Chalamet en la película

Compartir
Compartir articulo
Basado en el personaje central de Charlie y la fábrica de chocolate, "Wonka" cuenta la historia de cómo el mayor inventor, mago y chocolatero se convirtió en el famoso Willy Wonka.

Charlie y la fábrica de chocolate ha sido, en sus dos versiones cinematográficas, una película que ha dejado grandes imágenes para el recuerdo: el billete dorado, los cuatro abuelos durmiendo en la misma cama, un niño ahogándose en un río de chocolate, Wonka y sus perturbadores juegos, y por supuesto los Oompa-Loompas, las estrambóticas figuras que acompañaban al maestro chocolatero en su fábrica. Imágenes fascinantes y ciertamente turbias a la vez, pero que se quedaron grabadas en la mente de todos aquellos que vieron las adaptaciones de la novela de Roald Dahl, tanto la de 1971 con Gene Wilder como la de 2005 con Johnny Depp y sus también icónicas gafas de sol.

En definitiva, fueron dos experiencias difíciles de olvidar para aquellos que las vieron en su momento. No sabemos aún si con Wonka, la nueva adaptación cinematográfica que ejerce de spin-off del personaje, sucederá lo mismo. Pero sí que el rodaje de la misma ya ha sido algo bastante traumático e inolvidable para uno de los actores que formaban parte del elenco, nada menos que el mítico intérprete inglés Hugh Grant. ¿Por qué? Pues bien, la respuesta tiene que ver con el diseño de su personaje, nada menos que el Oompa-Loompa original que acaba ayudando a Wonka a montar su propia fábrica.

Te puede interesar: Quién es quién es ‘Wonka’, la nueva película del clásico de Roald Dahl con Timothée Chalamet

Tal y como desvela en una reciente entrevista a raíz del estreno del filme, Grant recibió un mensaje de Paul King, director de Wonka y con quien ya había trabajado en Paddington 2. El mensaje en cuestión consistía en una imagen de una primera versión de su personaje sin ropa, pues el equipo de efectos visuales aun investigaba cuál debía ser el color de la piel y la forma en la que luciese el personaje de forma digital. Sin embargo, la imagen de ese ficticio Oompa-Loompa tal y como lo digital lo trajo al mundo sin duda desconcertó a Hugh Grant. Y aún más a sus hijos.

“Al principio del proceso de edición, (Paul) me envió una maqueta del Oompa-Loompa completamente desnudo. Y mis hijos pequeños se alarmaron un poco. Fue una de las cosas más perturbadoras que he visto en mi vida, si alguna vez se filtra, una generación de niños quedará marcada, comentaba el actor de Notting Hill, que en la actualidad cuenta con 63 años y cinco hijos de entre 5 y 12 años, fruto de su matrimonio con Anna Elisabet Eberstein. Según el propio actor, el motivo de tal mensaje por parte de Paul King no era otro que el de divertirle, sin saber que eso le iba a perturbar a él y a sus hijos. Y eso no fue lo peor de su experiencia en la película.

El Oompa-Loompa de Hugh Grant tiene apariciones muy esporádicas en la película a diferencia de las dos versiones anteriores. (Créditos: Warner Bros.)
El Oompa-Loompa de Hugh Grant tiene apariciones muy esporádicas en la película a diferencia de las dos versiones anteriores. (Créditos: Warner Bros.)

“No podía haberlo odiado más”

En Wonka, Hugh Grant da vida a Lofty, un Oompa-Loompa que persigue al joven Willy Wonka (Timothée Chalamet) después de que este robase las cuatro vainas de cacao de su pequeña isla. Lofty está condenado por su pueblo a no regresar hasta que haya devuelto lo robado por Wonka mil veces, por lo que se dedica a colarse en su pequeño dormitorio y robarle paulatinamente el chocolate que el joven desarrolla para luego vender en la calle. Aunque al principio el resto de amigos del chocolatero no cree la historia de que un hombrecillo naranja con pelo verde se escabulla noche tras noche, una trampa de Wonka pilla a Lofty. En las películas originales, los Oompa-Loompas eran descritos como expertos chocolateros, compañeros leales de Wonka y trabajadores incansables, pero no exentos de una gran cantidad de sarcasmo y crueldad, un poco como el propio Wonka.

Te puede interesar: Un viaje por las mejores fábricas de chocolate de España: tradición artesanal al más puro estilo Willy Wonka

De ahí precisamente que Paul King optase por Hugh Grant como la elección perfecta para dar vida al personaje: “(Los Oompa-Loompa son increíblemente sarcásticos y críticos y crueles y muy a lo Roald Dahl con estos niños. Realmente no se contienen. Así que estaba pensando en ese personaje que podría ser y entonces caí, ‘Ah Hugh’. Hugh es la cosa más divertida y sarcástica que he conocido y fue muy agradable ponerlo en la película”, comentaba el cineasta autor de Paddington. Sin embargo, el actor inglés ha tenido una experiencia muy distinta contrario a lo que pueda parecer.

Fue como una corona de espinas, muy incómodo. Monté bastante escándalo con ello. No podía haberlo odiado más”, resumía Grant durante una entrevista, en la que admite que la experiencia fue en gran medida “una chorrada”. El actor de Cuatro bodas y un funeral nunca ha sido conocido precisamente por ser la alegría de la huerta, pero con su último estreno lo ha pasado realmente mal al tener que someterse al proceso de captura de movimiento para animar su personaje. “Francamente, lo que hice con mi cuerpo era terrible y ha sido todo reemplazado con un animador. Debería ser divertido, pero lo hizo el animador”, se despachaba a gusto. Lo cierto es que, independientemente del éxito de Wonka y del futuro de su carrera, Grant ya se ha llevado una experiencia inolvidable, aunque no en el sentido que cualquiera hubiese querido.