Aleksandr Dolgopolov, de vencer a Rafa Nadal en 2015 a ser operador de drones en la guerra de Ucrania

El extenista ucraniano se alistó en el ejército el año pasado para defender a su país de los ataques rusos, en la actualidad sueña con la victoria de Ucrania

Compartir
Compartir articulo
El extenista ucraniano Aleksandr Dolgopolov, se alistó al ejército para defender a su país. (Infobae España)
El extenista ucraniano Aleksandr Dolgopolov, se alistó al ejército para defender a su país. (Infobae España)

Alexandr Dolgopolov (Kiev, 1998) comenzó a jugar al tenis con solo tres años. Viene de una familia de deportistas, su padre fue tenista y entrenó a Andrei Medvedev. Su madre, una gimnasta con medalla europea de oro. Sufre la enfermedad del síndrome de Gilbert, que afecta al hígado y a la sangre, lo que le provoca fatiga. Desde que inició su andadura profesional en 2006, con el debut en el Torneo de Bucarest, fue consiguiendo pequeños logros. En la actualidad, ya retirado de la élite deportiva, representa a su país en las filas militares en la guerra contra Rusia.

En 2022, Dolgopolov decidió alistarse al ejército para defender a Ucrania. Ante la masiva información de las “mejores agencias de inteligencia del mundo”, el ucraniano entendió la posibilidad de que comenzase una guerra sobre Kiev, por lo que adelantado al miedo masivo que se iba a generar, marchó a Turquía con su madre y su hermana. “En este tiempo he empezado a practicar para disparar y tuve la fortuna de que un antiguo soldado profesional me enseñó durante 5-7 días. Ellos estaban muy felices de ayudar una vez que escucharon mis objetivos, así que muchas gracias a nuestros amigos de Turquía. No voy a ser Rambo en una semana, pero ya me siento cómodo con las armas y puedo disparar a la cabeza tres de cada cinco veces, desde 25 metros”, publicó en marzo del año pasado en sus perfiles de redes sociales. “Solía usar raquetas y cuerdas, y ahora uso esto”, publicó el tenista en sus redes sociales junto a una foto de un chaleco, un casco y un fusil.

Te puede interesar: Gaudenzi, presidente ATP: “Vamos a seguir discutiendo con todas las partes”

Casi dos años después, el conflicto sigue candente y Dolgopolov en primera línea de conflicto como operador de drones con el objetivo de ayudar en los ataques. “Les enseño dónde tienen que disparar, así pueden trabajar más efectivamente. Aprendes qué tipo de armas tiene el enemigo, cómo suena y desde dónde te pueden ver”, contó en una entrevista con el medio británico Daily Mail. “Todos los proyectos para el futuro han quedado en suspenso. No planeo nada. Planeo por un día, dos, tres lo que sea”, apuntó.

“Habíamos trabajado quince horas el día anterior. Parecíamos zombis tomando bebidas energéticas. En la guerra sientes como los proyectiles atraviesan tu cuerpo cuando aterrizan. Escuchas el disparo y esperas ver donde llega. Tienes pensamientos interesantes ahí sentado y no puedes hacer nada. Piensas, si salgo de la trinchera, tal vez pueda alcanzar el coche, lo que es, sin duda, la peor decisión posible”, relata el ucraniano sobre la dureza de los combates. “Ya no soy tan optimista como antes. La vida es mucho más estresante. Antes era una persona muy despreocupada, siempre sonriendo y bromeando. Todavía bromeamos, pero pagas el peaje de la guerra, es mentalmente agotador, lo pagas”, aseguró sobre la guerra.

En este contexto, Dolgopolov manifiesta su desacuerdo ante la presencia de tenistas, especialmente europeos, como Roberto Bautista, en un torneo de exhibición celebrado recientemente en San Petersburgo: “Es una vergüenza, sobre todo por parte de los jugadores europeos. No puedo entenderlo, no sé en qué están pensando. Los rusos amenazan a Europa a diario con ataques nucleares, con chantajes energéticos, y ellos siguen optando por ir allí y ganar dinero. Para mí es una broma. Es patético”.

Triunfos ante Rafa Nadal en 2014 y 2015

Anunció su retirada en 2021, después de arrastrar dolencias y encadenar lesiones desde 2017. Sin embargo, sus quince años en activo le permitieron demostrar un buen tenis e ir consiguiendo pequeños logros. Con preferencia en tierra batida, logró subir más de 300 puestos en el ranking mundial en menos de un año, llegando a ser el número 13 del mundo en 2013. En su palmarés cuenta con tres títulos ATP en Umag, Washington y Buenos Aires.

Desde que se metiese en el top-15, Dolgopolov encadenó dos triunfos en los años posteriores que, sin duda, recordará siempre. En 2014, en el Masters de Indian Wells logró lo que fue su mejor representación hasta el momento, venciendo al número uno, Rafa Nadal, en tercera ronda. Hecho que repitió en 2015, cuando lo venció en primera ronda de Queen’s.