Armengol explica por qué solo mencionó un logro del PP ante el rey y el Congreso: “Cada uno se valora a sí mismo”

La presidenta del Congreso fue duramente criticada y no aplaudida por PP y Vox en la solemne apertura de la XV Legislatura, otro ejemplo de lo embarrado que arranca el nuevo mandato de Pedro Sánchez

Compartir
Compartir articulo
Francina Armengol reivindicó este miércoles la legitimidad del Gobierno frente a quienes "distorsionan la realidad o cuestionan importantes valores democráticos desde la opacidad de la disputa".

Francina Armengol preside un parlamento donde, pese al nombre, empieza a predominar el lenguaje no verbal, la performance, bien sea con grupos, Vox, que se van del hemiciclo por escuchar hablar en catalán, euskera o gallego, bien porque se enumeran progresos de nuestro país en democracia y uno de los partidos, PP, que los ha recurrido en su mayoría uno tras otro, opta por sincronizarse con la extrema derecha, no así con Felipe VI, y evita el aplauso al discurso de la segunda autoridad del Estado en la solemne sesión de apertura de la legislatura. Junts, ERC y EH Bildu ni acudieron.

Alberto Núñez Feijóo y Santiago Abascal coinciden en que Armengol se sirve de su posición para pronunciar “mítines”. El nuevo ciclo derivado de las elecciones generales del 23 de julio ya comenzaba crispado por la amnistía concedida por el PSOE al independentismo y no parece haber resquicio para la fraternidad, partiendo de que la oposición cuestiona en diferentes manifestaciones públicas la legitimidad del gobierno surgido de las urnas. El independentismo, la del rey. Y Armengol está en en el centro, como árbitro del caro y complejo patio de colegio en el que toda acción se comete de cara a las cámaras.

Este viernes, el Congreso de los Diputados abre sus puertas con motivo el 6 de diciembre del 45 aniversario de la Constitución. Miles de ciudadanos pueden visitar la casa de la palabra y el acuerdo, donde confluye la voluntad popular. Esto sobre el papel. Antes de continuar, conviene recordar de dónde viene la polvareda. El miércoles, en esa solemne sesión, Armengol dijo, para asombro y enojo de la oposición:

“A lo largo de la historia de nuestra democracia, en esta asamblea legislativa se ha conseguido ampliar derechos y mejorar la vida de las personas, guiados siempre por nuestra Carta Magna. Me van a permitir que enumere solo algunas de las medidas históricas que nos han llevado a ser el país que hoy somos: la Ley General de Sanidad (...), la ley del divorcio, la despenalización del aborto o la Ley para la igualdad efectiva de hombres y mujeres. La Ley de Pensiones no Contributivas, la supresión del servicio militar obligatorio, el matrimonio igualitario, la ley de dependencia, el Ingreso Mínimo Vital o la ley de eutanasia, que han supuesto más derechos para todos y todas. O la Ley de cambio climático y transición energética, que nos ha situado como un referente, afrontando una necesidad y convirtiéndola en una oportunidad para desarrollar una industria de futuro. Esa es la verdadera política útil y la única huella que tenemos que dejar en nuestra sociedad”.

Te puede interesar: Desde el referéndum hasta el regreso de las empresas a Cataluña: los temas a negociar en las reuniones “de trabajo” entre PSOE y Junts

“Es una ley de la ciudadanía”

De los mencionados, solo la supresión del servicio militar obligatorio lleva la firma del PP, legado de José María Aznar. Además, Armengol reivindicó la legitimidad del Gobierno frente a quienes “distorsionan la realidad o cuestionan importantes valores democráticos desde la opacidad de la disputa”. Nadie duda a quiénes se refería. ¿Es un “mitin”, como señalan los ofendidos, o un discurso institucional, como alega la autora? Íñigo Alfonso, director de Las Mañanas de RNE, ha hecho el programa este viernes desde la Cámara Baja y entrevistado a Armengol, a la que ha hecho esta pregunta, o si no había más avances del PP que mencionar.

“No valoraré lo que hace el Grupo Popular, cada uno se valora a sí mismo”, ha comenzado Armengol, que ha señalado que se limitó a “poner en valor las cosas que ha hecho esta casa -el Congreso- durante toda su historia, imposible incluirlas todas en un discurso, cosas maravillosas”, ha añadido, que son de todos, no patrimonio de un solo partido. “Cuando una ley sale de aquí, es una ley de la ciudadanía, y me toca poner en valor lo que ha hecho esta institución”, ha insistido, así como en la importancia de “reconocer la legitimidad de las instituciones y herramientas que nos hemos dado como demócratas”.

En este sentido, Armengol ha admitido su “preocupación” por “comentarios” que evidencian que no todas las fuerzas en la cámara creen estar ante un gobierno o instituciones legítimos. Trabajará, ha prometido, por “bajar este suflé”.

Francina Armengol abre con la ayuda de ujieres la Puerta de los Leones del Congreso, este viernes. (Eduardo Parra/Europa Press)
Francina Armengol abre con la ayuda de ujieres la Puerta de los Leones del Congreso, este viernes. (Eduardo Parra/Europa Press)

Puertas abiertas

La Puerta de los Leones se abre un año más a la ciudadanía, que puede visitar el escenario de tanto debate crispado, pero también de tantos progresos, o de acontecimientos tan críticos como el 23-F, del que la cámara conserva cicatrices. Armengol ha recibido y estrechado la mano a los primeros curiosos, a primera hora. Son ya 26 años de puertas abiertas en el Congreso, una tradición que arrancó en 1997 bajo la presidencia de Federico Trillo. Aunque las reservas previas se agotaron rápidamente, los mayores de 65 años pueden acceder sin ella.

Los visitantes tendrán la oportunidad única de atravesar esa Puerta de los Leones, obra de José María Sánchez Pescador, y recorrer espacios como el Vestíbulo de Isabel II, el Salón de los Pasos Perdidos y el propio hemiciclo, paseando por los escaños del presidente del Gobierno, los ministros o el líder de la oposición. La visita también incluye el acceso a la galería de retratos de los presidentes del Congreso y la sala Ernest Lluch, culminando en el vestíbulo de Cedaceros. El Congreso ofrece visitas guiadas gratuitas durante todo el año y la posibilidad de asistir como público a las sesiones plenarias.

Francina Armengol saluda al primer ciudadano en la Jornada de Puertas Abiertas en el Congreso de los Diputados. (Eduardo Parra/Europa Press)
Francina Armengol saluda al primer ciudadano en la Jornada de Puertas Abiertas en el Congreso de los Diputados. (Eduardo Parra/Europa Press)
Asistentes toman fotografías del hemiciclo durante la Jornada de Puertas Abiertas en el Congreso de los Diputados. (Eduardo Parra/Europa Press)
Asistentes toman fotografías del hemiciclo durante la Jornada de Puertas Abiertas en el Congreso de los Diputados. (Eduardo Parra/Europa Press)