El sistema arbitral en España: requisitos para acceder y salarios

La figura del árbitro es determinante para el desarrollo de los partidos. El CTA establece una serie de requisitos para poder desempeñar esta profesión

Compartir
Compartir articulo
El árbitro español Jesús Gil Manzano. (REUTERS/Thilo Schmuelgen)
El árbitro español Jesús Gil Manzano. (REUTERS/Thilo Schmuelgen)

Los árbitros son los ‘jueces’ de los partidos y su actuación no deja de ser determinante para el buen funcionamiento y el orden de los partidos. El contexto en el que desarrollan su trabajo está marcado por la presión ante la exigencia de tener que hacerlo bien, pues sus decisiones marcarán el camino del encuentro. Sin embargo, la dificultad de realizar bien la labor no es tarea fácil, ya que, el tiempo del que disponen para señalar las acciones podría considerarse ‘récord’, pues se basa en cuestión de segundos y minutos. A todo esto, hay que añadir la continua presión pública a la que están sometidos, y más en los últimos meses con la puesta en duda de los funcionamientos aplicados, como puede ser el sistema VAR.

Hace unas semanas el presidente del Comité Técnico de Árbitros (CTA), Luis Medina Cantalejo, compareció ante los medios para hacer balance del sistema arbitral español en el primer tercio de temporada. En esta rueda de prensa, se mostró “muy satisfecho por la labor y el rendimiento de la plantilla”: “Dijimos que la anterior temporada había sido complicada y que el rendimiento de los árbitros era mejorable, pero lo que son estas jornadas estamos muy satisfechos por la labor y el rendimiento de nuestra plantilla, admitiendo que ha habido errores, pero muchísimos aciertos”. En esta línea, Cantalejo añadió que “ha habido un buen desempeño en las áreas”, concretando que solo “ha habido dos manos erróneamente sancionadas tanto por el árbitro de campo como por el de VAR”. “En el área, que es la zona donde el árbitro tiene que tener la determinación, se está funcionando bien, con muchísimo acierto”, zanjó.

Te puede interesar: La intrahistoria de la memorable noche de Nico Paz con el Real Madrid en Champions: “Llámalo ya”

Requisitos para ser árbitro en España

La labor arbitral es una profesión en España, si bien es cierto que no todas las personas pueden desempeñar dicha labor, sino que el CTA expone una serie de requisitos que hay que cumplir para poder llegar a ser árbitros. Además, de la existencia de un proceso para poder llegar a arbitrar en partidos de Primera División. ¿Cuáles son estos requisitos?

  1. El primer paso es acudir a una federación autonómica a realizar la inscripción para poder optar a los cursos de formación que ofrece el CTA. Una vez finalizada esta formación, recibirás una acreditación de la Real Federación Española de Fútbol.
  2. La formación, cuya duración está en torno a los tres meses (el inicio suele coincidir con el calendario escolar), consta de una parte práctica y otra teórica. La teoría se basa en el conocimiento de las reglas del juego y el análisis de las situaciones de tensión que puedan surgir. Por su parte, la práctica está compuesta por la redacción de las actas y las pruebas físicas. Estas últimas son diferentes para hombres y mujeres. Los primeros tendrán que superar seis series de 40 metros en menos de seis minutos y cinco segundos, y 2.000 metros en menos de nueve minutos. Las mujeres realizarán la misma prueba con la diferencia que las series las tienen que lograr en menos de ocho minutos y 15 segundos; y los 2.000 metros en nueve minutos y 45 segundos.
  3. La edad también es un punto a tener en cuenta, y aunque varíe dependiendo de cada comunidad autónoma, suele situarse en un mínimo de 14-16 años y un máximo de 26-29 años.
  4. Para poder acceder al sistema de colegiados españoles no puedes tener ficha que te vincule a ningún equipo, garantizando así la imparcialidad.
  5. En el caso del sistema arbitral masculino hay que añadir un pago de tasas que asciende a una cantidad entre los 30-50 euros. En el femenino, dichas cuantías están subvencionadas por la FIFA.
  6. El último requisito a tener en cuenta es la obligatoriedad de la nacionalidad española. En el caso de que no se tenga, es necesario demostrar un dominio perfecto del español, así como presentar el certificado de empadronamiento.

Te puede interesar: Alexia Putellas habla sobre el ‘caso Rubiales’: “A nosotras nos ha tocado vivir esto, a las generaciones anteriores que las insultaran por jugar”

No obstante, una vez que te adentres en el CTA no significa que se vaya a pasar directamente a dirigir partidos de Primera División, sino que existen varias categorías para arbitrar los encuentros. Un comité de 45 delegados, compuesto generalmente por exárbitros elegidos por el CTA y el presidente de la RFEF, serán los encargados de valorar el rendimiento del árbitro y decidir si ascienden o descienden de categoría.

  • Auxiliar: partido de alevines e infantiles.
  • Juvenil: partidos de cadetes y juveniles.
  • Regional: partidos de primera y segunda división regionales.
  • Nacional: partidos de primera, segunda y tercera división.

¿Cuánto cobran los árbitros españoles?

Como toda profesión, la de los árbitros también consta de una remuneración económica. Esta depende del número de partidos que arbitres, así como del alcance de los mismos, pues no es la misma remuneración si es un partido de LaLiga como si es uno europeo, como puede ser la Champions League. Independientemente de esto, los árbitros, piten o no partidos durante el mes, tienen un sueldo fijo de 12.500 euros mensuales (137.000 brutos al año). Es a esta cantidad fija, a la que se le suma la cuantía por cada encuentro disputado, que se fija en 4.200 euros por cada partido (2.100 en el caso de árbitro VAR). En el caso de que el árbitro dirija un partido de competición europea, supondría una remuneración de 7.000 euros por encuentro.

Con esto, más o menos un árbitro viene a dirigir una media de 20 partidos por temporada en el verde y otros 20 en la sala VAR, por lo que, sumado al salario fijo mensual, cada colegiado estaría rondando los 300.000 euros anuales (una cantidad variable dependiendo del número exacto de partidos dirigidos).

En el caso del sistema arbitral femenino, esta recompensa es diferente, y mucho más inferior. Una árbitra rondaría los 25.000 euros anuales, es decir, una cantidad de 1.666 euros por partido. En el caso de las asistentes, unos 1.006 euros por partido.