El drama de varios pasajeros del crucero cancelado que recorrería el mundo en 3 años: vendieron su casa para comprar el billete

La partida estaba prevista para el 30 de noviembre y sus precios superaban los 100.000 euros

Compartir
Compartir articulo
Un crucero (Shutterstock).
Un crucero (Shutterstock).

¿Te imaginas viajar en un crucero que recorre el mundo en tres años? Este iba a ser el sueño de multitud de viajeros, sin embargo, se ha visto truncado a dos semanas de su partida. El medio estadounidense CNN explica que esto se debe a que la compañía reconoció que no había barco para comenzar la travesía, prometiendo reembolsar a quienes se habían inscrito los precios del billete que cuestan hasta cientos de miles de euros. Este viaje tenía previsto recorrer más de 200.000 kilómetros, 375 puertos y 135 países.

Varios cambios de fecha y mucha desilusión

La salida estaba prevista para el 1 de noviembre desde el puerto de Estambul, en Turquía, sin embargo, pocos días antes se trasladó al 11 y en Ámsterdam, para terminar fijándose el 30 del mismo mes. Pero el 17 de noviembre, menos de dos semanas antes de la tercera fecha de salida, se informó a los pasajeros que el crucero se había cancelado. Ante esto, muchos viajeros ya se encontraban en la ciudad turca y otros no tenían adónde ir, ya que habían vendido su casa para vivir esta experiencia.

Te puede interesar: El pueblo español que parece el de la película ‘Frozen’ de Disney

Un ejemplo es el de Keri Witman, una ejecutiva de marketing de Cincinnati, la cual había planeado dirigir su firma, Clever Lucy, utilizando la conectividad Starlink del barco, según recoge Business Insider. Así, son muchos los viajeros molestos que expresaron su desconcierto e indignación.

“Estoy muy triste, enfadado y perdido”, “tenía planeados los próximos tres años de mi vida para vivir una experiencia extraordinaria, y ahora no tengo nada. Me está costando avanzar” o “la empresa parece no tener en cuenta lo que le han hecho a nuestras vidas”, son algunos de los testimonios recogidos por la CNN.

Fotografía cedida hoy por Aida Cruises donde se muestra el crucero Aida Aura. EFE/Aida Cruises/Andy Newman
Fotografía cedida hoy por Aida Cruises donde se muestra el crucero Aida Aura. EFE/Aida Cruises/Andy Newman

Los billetes tenían unos precios desorbitados y ahora tienen que esperar meses para recuperar su dinero. “La compañía ha dicho que realizará los pagos en cuotas mensuales, a partir de mediados de diciembre y completando los pagos a finales de febrero. También ha ofrecido pagar el alojamiento hasta el 1 de diciembre y los vuelos de regreso a casa para cualquiera que se encuentre ahora en Estambul. Pero algunos dicen que no tienen hogares adónde regresar”, señala el artículo de CNN.

Te puede interesar: Los 11 mejores lugares para visitar en Portugal, según ‘Lonely Planet’: de las playas del Algarve a bonitos pueblos medievales

El conflicto en oriente medio

La compañía encargada de la travesía, Life at Sea Cruises, perteneciente a Miray Cruises, quería adquirir el AIDAaura, un barco retirado este verano por AIDA Cruises, una filial alemana de Carnival Corp. Debía ser rebautizado como MV Lara. “Originalmente, la compañía había programado que la venta se concretara a finales de septiembre, antes de trabajar en el barco en dique seco en Alemania y luego renovarlo antes de navegar a Estambul para comenzar el crucero”, indica el mismo medio.

Sin embargo, y tras varias afirmaciones de que el viaje seguía en marcha, el 16 de noviembre, a 14 días de la salida, la compañía Celestyal Cruises anunció la compra del AIDAaura. Esto supuso la dimisión de la directora ejecutiva de Life at Sea, Kendra Holmes, la cual, a través de un vídeo de 15 minutos, anunció la cancelación del viaje a los pasajeros.

Días después, el propietario de Miray Cruises, Vedat Ugurlu, reconoció que la compañía no podía costear la compra del barco. “Miray no es una empresa lo suficientemente grande como para afrontar el pago de 40 o 50 millones de dólares por un barco”, indicó Ugurlu, mencionando que, aunque realizaron un pago inicial, los inversores “se negaron a apoyarnos a seguir apoyándonos debido a los disturbios en el Medio Oriente”.