El cambio radical en la venta de coches en Europa: ya se venden más vehículos 100% eléctricos que diésel

En la Unión Europea han aumentado un 16,7% durante los diez primeros meses del año después de 2023

Compartir
Compartir articulo
Un coche eléctrico se carga en un punto de carga de VE, Londres, 19 de octubre de 2021. (REUTERS/Toby Melville)
Un coche eléctrico se carga en un punto de carga de VE, Londres, 19 de octubre de 2021. (REUTERS/Toby Melville)

En un cambio histórico para la industria motor, Europa experimenta un aumento en las ventas de vehículos eléctricos respecto a los tradicionales de diésel. En concreto, los coches eléctricos han superado en número de matriculaciones a los modelos diésel en el continente. Este hito se ha alcanzado cuando se han confirmado los 1,2 millones de unidades, lo que supone un incremento del 53% comparado con el otoño de 2022.

Este aumento de coches eléctricos representa un significativo punto de inflexión marcado en octubre, cuando los registros de estos vehículos representaron el 14% del mercado europeo, apenas un 0,1% más que los matriculados de diésel. La Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA) ha destacado que, desde principios de 2023, la presencia de vehículos eléctricos en las carreteras ha tenido un crecimiento inusitado, aunque esperado. La tendencia refleja un cambio en las preferencias de los consumidores y una adaptación progresiva de la industria hacia tecnologías más limpias.

Te puede interesar: Las 10 frases más destacadas de Pedro Sánchez en su entrevista en La 1

En agosto de 2023, los coches propulsados exclusivamente por baterías y libres de emisiones directas locales incrementaron su cuota de mercado en más de un 100% en comparación con el mismo mes del año anterior. Dicho crecimiento ha culminado con que, por primera vez, los vehículos propulsados por electricidad superen a los que se mueven con gasóleo. La electromovilidad se consolida así como una tendencia al alza en el sector de la automoción.

La evolución del parque automotor refleja el compromiso europeo con la sostenibilidad y la transición energética. Si bien en España la situación puede diferir, el fenómeno en países con mayor renta per cápita indica un camino que, tarde o temprano, podría replicarse en múltiples regiones. El aumento de infraestructuras de carga y la mejora de la autonomía de los vehículos eléctricos son factores clave para entender esta transición que está marcando el fin de una era para el diésel y el comienzo de una nueva para la movilidad eléctrica.

Te puede interesar: Sánchez augura que la amnistía dará carpetazo al desafío independentista y aspira a convertirla en “un hito como el de Zapatero y el fin de ETA”

En la Unión Europea han aumentado un 16,7% durante los diez primeros meses del año después de 2023, alcanzando casi nueve millones de unidades. Destacando en el crecimiento, se sitúan Italia (+20,4%), España (+18,5%), Francia (+16,5%) y Alemania (+13,5%), siendo excepción en este avance la disminución registrada en Hungría.

Incremento en octubre

El mes de octubre ha sido testigo de un incremento notorio del 36,3% en la matriculación de coches eléctricos de batería, destacando Bélgica (+147,3%) y Dinamarca (+100,7%) con aumentos significativos. Alemania, a pesar de un crecimiento más modesto del 4,3%, mantiene su posición como el mayor mercado para estos vehículos, contabilizando un aumento del 53,1% respecto al año pasado, que representa 1,2 millones de unidades vendidas y un 14% de la cuota de mercado automovilístico de la UE en el periodo mencionado.

Te puede interesar: El verificador secreto que pide Junts para su reunión con el PSOE pone en aprietos la transparencia del Gobierno de Sánchez

En contraste con el auge de los vehículos eléctricos, las ventas de coches híbridos enchufables cayeron un 5% interanual, quedando en 72.002 unidades en octubre, a pesar de los aumentos en Bélgica (+70,2%) y Francia (+34,2%). En Alemania, que ha sufrido una caída del 49%, ha impactado significativamente a este segmento, reduciendo su cuota de mercado al 8,4%. Por otro lado, el segmento de automóviles diésel continúa con su tendencia descendente, registrando una disminución del 13,2% en las matriculaciones y reduciendo su presencia en el mercado al 12%.