El palacio del siglo XVII donde durmió Napoleón que es uno de los Paradores más impresionantes de España

Este imponente edificio es uno de los alojamientos más singulares de Burgos gracias a que entre sus muros se han vivido acontecimientos de gran relevancia para la historia de nuestro país

Compartir
Compartir articulo
Este imponente edificio es uno de los alojamientos más singulares de Burgos gracias a que entre sus muros se han vivido acontecimientos de gran relevancia para la historia de nuestro país

A lo largo y ancho de nuestro país, son muchos los palacios que se alzan como muestra de poder y riqueza. En ellos se alojaron y vivieron algunos de los personajes más ilustres de la historia de España, desde reyes a importantes duques o marqueses, pero a día de hoy, sus muros se han reconvertido en impresionantes hoteles. De esta forma, han mantenido su esencia y permiten al visitante disfrutar de una experiencia única en un espacio lleno de historia.

Este es el caso de los Paradores, los cuales muchos de ellos se enclavan en castillos o palacios, dando lugar a un alojamiento digno de reyes. Así, uno de los más impresionantes que incluye la red es el Parador de Lerma, en Burgos. El Palacio Ducal de Lerma se erige en lo alto de la villa, dominando todos los alrededores y es, sin duda, uno de sus principales atractivos.

Te puede interesar: El hotel de Lisboa que está en un antiguo convento del siglo XIII

Su imponente arquitectura es testigo de la importancia y el poder que tuvo durante el siglo XVII, pues allí se celebraron bodas reales, durmieron algunos de los personajes más importantes del momento, y también fue cuna de la literatura española.

Parador de Lerma, en Burgos (Shutterstock).
Parador de Lerma, en Burgos (Shutterstock).

Una boda real y los aposentos de Napoleón

El Palacio Ducal de Lerma es uno de los símbolos de la localidad. Se construyó en el siglo XVII por orden del duque de Lerma en otro de los emblemas de la villa, su Plaza Mayor. Con 7.000 metros cuadrados es una de las mayores de la provincia. Durante su construcción, el arquitecto encargado, Francisco Mora, aprovechó el emplazamiento del antiguo castillo del siglo XV para alojar a la corte de Felipe III, un invitado corriente del Duque de Lerma.

Te puede interesar: El pintoresco pueblo que tiene una de las plazas de toros más antiguas de España y la única que es cuadrada

Así, durante ese periodo fue la envidia de la corte. Su disposición imita a los palacios típicos castellanos, pues cuenta con un patio central rodeado de galerías columnadas, el claustro, así como una imponente fachada que deja con la boca abierta. A esto se le suma su diseño sobrio y elegante, con sus regios muros de piedra, sus más de 200 balcones de hierro y las cuatro torres con tejados de pizarra.

Por si fuera poco, alberga una gran importancia histórica, pues entre sus muros se han vivido acontecimientos de gran relevancia para el desarrollo de nuestro país. Así, tuvo lugar una boda real y fue la morada de Napoleón Bonaparte durante la Guerra de la Independencia. A su vez, el patio interior era el lugar escogido por Lope de Vega para estrenar sus obras hace más de 500 años.

Parador de Lerma, en Burgos (Paradores.es).
Parador de Lerma, en Burgos (Paradores.es).

Una gastronomía típica castellana

En cuanto al Parador, el visitante puede disfrutar hoy en día de uno de los alojamientos más especiales de Castilla y León. Sus habitaciones cuentan con todo tipo de servicios y comodidades a disposición del viajero, a lo que se le suma un diseño elegante y moderno combinado con trazados más clásicos propios del siglo XVII.

Tampoco hay que olvidar la oferta gastronómica que alberga el Parador. De esta forma, los “asados, en especial de cordero lechal, y la morcilla de Burgos son dos de los principales protagonistas de la propuesta gastronómica del Restaurante Mayorazgo del Parador de Lerma”, explican desde su página web. A esto le acompaña la Bodeguita de Lerma, “un espacio gastronómico con entidad propia, carta de carácter más informal y con productos representativos de las comarcas burgalesas.”, concluyen.

En este sentido, y tal y como exponen en su portal web, el visitante puede disfrutar de especialidades de la casa tales como “lomo de bacalao ajo arriero, asado de lechazo churro IGP, cochinillo asado tradicional, así como dulcería artesanal propia”.

Te puede interesar: Una de las cuevas más bonitas de España: un río subterráneo bajo impresionantes formaciones

Un paseo por Lerma

El Palacio Ducal de Lerma es uno de los mejores puntos para conocer la villa. Sus calles invitan al viajero a pederse por su hermoso trazado, el cual conduce a sus principales monumentos. Así, más allá del Parador, el Duque de Lerma es el artífice de la espectacular red de conventos y monasterios que alberga la localidad. De esta forma, uno no se puede ir sin visitar la impresionante Colegiata de San Pedro, un imponente edificio construido en el silo XVII y que alberga dos órganos de la época.

Lerma, en Burgos (Shutterstock).
Lerma, en Burgos (Shutterstock).

Junto a ella sobresalen también el convento de San Blas - Dominicas; el convento de la Ascensión; el de la Madre de Dios; el de Santa Teresa, el cual alberga la oficina de turismo, la parroquia, y el Ayuntamiento; y de Santo Domingo. También se puede aprovechar la visita a Lerma para acercarse a otras villas monumentales del Valle del Arlanza como Covarrubias, Santo Domingo de Silos o Salas de los Infantes.

Cómo llegar

Desde Burgos, el viaje hasta Lerma es de alrededor de 25 minutos por la carretera A-1. Por su parte, desde Valladolid el trayecto tiene una duración estimada de 1 hora y 15 minutos por las vías A-62 y N-622.