La ‘solidaridad’ de Madrid: es la CCAA que más aporta en la financiación autonómica, pero recauda 1.400 millones menos en impuestos

La política continuada de rebajas fiscales de la Comunidad de Madrid contribuye a que sea la región que mayor agujero fiscal registra en comparación con la recaudación normativa de la Agencia Tributaria

Compartir
Compartir articulo
Las comunidades con mayores rentas per cápita aportan más al fondo común que las pobres, de manera que, junto con las aportaciones del Estado, se consiguen “nivelar” los recursos de los que disponen las regiones

El sistema de financiación autonómica está diseñado para que las comunidades con mayores rentas per cápita aporten más al fondo común que las pobres, de manera que, junto con las aportaciones del Estado, se consigan “nivelar” los recursos de los que disponen las regiones. La finalidad última es que todas tengan el dinero necesario para costear los servicios públicos fundamentales según su número de habitantes y atendiendo a sus particularidades.

El estudio publicado este lunes por el economista y director de Fedea, Ángel de la Fuente, constata que Madrid, Cataluña y las Islas Baleares fueron las tres únicas regiones “aportantes netas” en 2021 debido a que inyectaron más dinero al sistema de financiación autonómica del que recibieron. Madrid aportó a la nivelación un 24% de sus ingresos tributarios homogéneos brutos (antes de ejercer su capacidad normativa para subir o bajar impuestos); Cataluña un 9% y Baleares un 8%. Entre lo que aportaron estas tres regiones (8.815 millones) y lo que aportó el Estado (10.684 millones más), Fedea calcula que las comunidades receptoras percibieron recursos por encima de sus ingresos tributarios por un importe de 19.499 millones de euros.

La consejera de Economía, Hacienda y Empleo de la Comunidad de Madrid, Rocío Albert, ha ensalzado estos cálculos este martes en declaraciones a los medios: “Lejos de los mantras de la izquierda que dicen que Madrid aplica un supuesto ‘dumping fiscal’, nos encontramos con todo lo contrario. Madrid, con los impuestos más bajos, consigue ser la comunidad autónoma más solidaria de toda España”.

Realmente, Madrid es la que más aporta al sistema común por ser la región más rica, pero también tiene una política continuada de rebajas fiscales que contribuyen a que sea la que mayor agujero fiscal registra año tras año. Según el observatorio de la AIReF, los beneficios fiscales vigentes durante el año 2021 en esta comunidad supusieron el 1,86% del PIB regional, muy por encima de la media de los beneficios fiscales en el conjunto de las comunidades (0,65% PIB). Esta cifra ascendió al 2,18% en 2022

Según los datos de la liquidación de 2021 publicados el pasado julio por el Ministerio de Hacienda, Madrid recaudó por impuestos 1.429 millones menos de los que debería. Lo mismo se repitió en 2020 y 2019, cuando su recaudación real fue inferior en 1.626 millones y en 1.427 millones, respectivamente.

Esta cifra es la resultante de restar a la recaudación real la recaudación normativa, cantidad teórica que la Agencia Tributaria (AEAT) estima que debería ingresar cada región si todas aplicasen las mismas escalas impositivas, es decir, si las comunidades no hubieran hecho uso de sus competencias para alterar la escala de referencia que fija el Estado.

Según establece la ley de financiación autonómica de 2009, las comunidades deben aportar cada año el 75% de su capacidad tributaria normativa por los tributos cedidos al Fondo de Garantía, el principal del sistema de financiación autonómica. Como explicó a Infobae España el economista de Fedea Diego Martínez López, si la recaudación real de las comunidades está por debajo de la normativa (teórica) “tienen que poner millones cada año” para salvar esa diferencia. De esta manera, los ingresos tributarios que las comunidades “pierden” bajando impuestos terminan teniendo un doble impacto al detraer recursos para cubrir el ‘gap’ con la recaudación normativa en vez de destinarse a otras políticas.

Madrid recauda menos de lo que debería en IRPF y Cataluña más

Desagregando por los principales impuestos cedidos, Cataluña recaudó 421.274 miles euros más por IRPF en 2021 de los que marcaba su recaudación normativa, mientras que en el otro extremo se situó Madrid con 688.754 menos de recaudación. En cuanto a los impuestos de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, hay seis regiones que recaudan lo mismo que esperaba la AEAT y otras nueve que recaudan menos, también liderado el ranking por Madrid (-344.894 miles de euros). Lo mismo se repite en el impuesto de Sucesiones y Donaciones, aunque es Andalucía la región que más deja de recaudar (-105.928).

La AEAT estima cada año la recaudación normativa para los distintos impuestos. La diferencia entre sus cálculos y la recaudación real ascendió a 5.510 millones de euros en 2021 porque, aunque Madrid sea el caso más llamativo, el resto de regiones tampoco alcanzaron la recaudación normativa. Lo cierto es que la manera en la que se calcula oficialmente este indicador recibe críticas de los economistas desde hace años por estar anticuada y no reflejar la situación real.

Según el estudio citado anteriormente de De la Fuente, en el caso de los tributos que son recaudados directamente por las autonomías, el procedimiento utilizado para fijar la recaudación normativa “prácticamente asegura que con el paso del tiempo esta se convierta en una pésima aproximación”. Por ello, propone un cálculo alternativo de “recaudación homogénea de los tributos cedidos tradicionales”. Según su propuesta, la foto cambiaría en 2021 y habría ciertas comunidades con recaudaciones “efectivas” a competencias homogéneas ajustadas por encima de las normativas: Cataluña, Islas Baleares, Madrid y La Rioja.

Seguir leyendo: