Así son los VMTT, los nuevos todoterrenos del Ejército para atravesar corrientes de agua y superar obstáculos verticales

Los vehículos han sido encargados para abordar gestiones tácticas sobre el terreno, pero, en ningún caso, misiones de combate

Compartir
Compartir articulo
El nuevo todoterreno del Ejército español. Este es un modelo LTV de la empresa Urovesa (Urovesa).
El nuevo todoterreno del Ejército español. Este es un modelo LTV de la empresa Urovesa (Urovesa).

El Consejo de Ministros ha dado luz verde a la adquisición de nuevos vehículos militares tácticos. Tal y como contamos en Infobae España, la operación tendrá un coste de más de 345 millones de euros y se produce con el objetivo de sustituir de forma paulatina los vehículos, ya veteranos, Santana Anibal y Nissan. El contrato tendrá una duración de cuatro años, aunque existe la posibilidad de prorrogarlo hasta dos años más.

El motivo por el que el Ejército ha encargado estos vehículos es para tener una adecuada movilidad por el terreno y carretera de cualquier tipo, ya que, este tipo de productos tienen un sistema propulsor 4x4 y con reductora, y deberán tener la capacidad de superar obstáculos tanto horizontales (zanjas), como verticales.

Te puede interesar: Así será el ‘Poseidón’, el futuro buque rescata submarinos de la Armada de España

Además, los vehículos tácticos tendrán una capacidad de carga, como máximo 3.500 kilos. En cuanto a las plazas de asiento, estarán separadas de la carga y la altura total del vehículo no superará los dos metros. Podrán conducirse con un carné de conducir B, es decir, con el tipo de carnet habitual y podrá arrastrar un remolque de hasta 3.000 kilos.

Te puede interesar: Así son los Guardian 30, los cañones españoles para tanques que compró Emiratos Árabes

El vehículo deberá contar con una protección antivuelco, con aire acondicionado y calefacción, cinturones de seguridad y airbags. Los VMTT encargados serán de dos tipos: unos contarán con cuatro plazas disponibles, y otros con tan solo dos. Además, dentro de estas dos modalidades, cada uno tendrá cinco versiones diferentes en función de los objetivos de la misión táctica. Deberán atravesar corrientes de agua, aunque no superiores a 650 mm, deberá poder superar obstáculos superiores a 20 cm de altura y zanjas cuyo ancho no superen los 40 cm.

El encargo de Defensa

Un Aníbal Santana del Ejército de Tierra
Un Aníbal Santana del Ejército de Tierra

Los nuevos vehículos militares tácticos no serán de combate, sino que su objetivo será llevar a cabo actividades que “no impliquen una posibilidad de encuentro con el enemigo”, es decir, su uso estará circunscrito a misiones de ”apoyo logístico, instrucción y adiestramiento, funciones de vida, funcionamiento de unidades”, entre otras cuestiones, tal y como indica el pliego de la convocatoria.

El mismo texto especifica que los vehículos estarán destinados a “satisfacer cometidos tácticos que se alejan de las actividades inherentes al combate para la vida y funcionamiento del territorio nacional”, establece el documento de la convocatoria del concurso público.

La propia convocatoria también establece que los vehículos que se entreguen al Estado deberán “reunir unas características específicas que condicionan tanto su mecánica y aspecto, como sus exigencias técnicas”. El carácter versátil de este tipo de vehículos parece que no podrán ser ni vehículos comerciales, ni puramente militares, por lo que, todo parece indicar que será un híbrido entre ambos modelos.

Seguir leyendo: