El Gobierno aprueba gastarse 315 millones en comprar los nuevos todoterrenos del Ejército

Sustituirán a los veteranos Aníbal Santana. El objetivo es dotar de un único vehículo con varias versiones a todas las ramas de las Fuerzas Armadas. Entre 51.000 y 75.000 euros por unidad

Compartir
Compartir articulo
Estos vehículos nunca llegaron a cumplir con las expectativas, sufriendo múltiples defectos desde el inicio de su uso

El Consejo de Ministros ha aprobado este martes un nuevo gasto dentro del plan de modernización de las Fuerzas Armadas: 315 millones de euros para la adquisición de los nuevos vehículos tácticos todoterreno (VMTT), que sustituirán a los veteranos Aníbal (del fabricante Santana) y a los Nissan Patrol MC-4 y ML-6. Defensa ya publicó a principios de mayo el pliego de prescripciones técnicas de lo que espera de este todoterreno, con un sistema propulsor 4 x 4, capaz de transportar una carga útil de al menos 900 kilos y que pueda arrastrar un remolque. La licitación contempla precios que ronda entre 51.000 euros y 75.000 euros por unidad.

El Ejército ha abierto un procedimiento negociado con publicidad, lo que permite invitar al contrato a determinados fabricantes. Entre los posibles candidatos está el constructor gallego Urovesa, que ya ha suministrado a las Fuerzas Armadas el todoterreno pesado VAMTAC ST5. Otro sería el Jeep J8 VIR, un Wrangler transformado por la española Einsa. Pero con un contrato tan importante ambién se podría optar por vehículos de importaciónta, como Nissan Navara, Ford Ranger o Raptor, Toyota Hilux, Mitsubishi o Volkswagen Amarok.

Te puede interesar: Así son los VMTT, todoterrenos que atraviesan corrientes de agua y obstáculos verticales

Lo que quiere Defensa es comprar una gama de vehículos de un solo fabricante a partir de un único tipo de vehículo con diferentes variantes. El pliego prevé dos configuraciones de cabina, una sencilla para dos personas y una doble para cuatro. En términos generales se trata de un vehículo 4x4 polivalente, para conducir en terrenos y carretera, lo que permitirá conducirlo con carnet B. Deberá poder arrastrar un remolque de al menos 3 toneladas. El compartimento de carga y la cabina deben estar separadas (“no estén en un compartimento único”) y con una altura máxima no superior a los 2 metros.

Te puede interesar: Tanques, helicópteros, drones y dos buques: España compra 3.929 millones en armamento

El objetivo es que sustituyan a los Santana Aníbal, que en casi 20 años de servicio han presentado múltiples problemas de funcionamiento y fiabilidad. Su adquisición en 2004 fue el último intento de salvar la ya extinta compañía Santana Motor de Linares (Jaén), aunque enseguida empezaron a recibir críticas porque era incómodos y peligrosos. Un vehículo al que, literalmente, se le salían las ruedas, se le aflojaban los tornillos o se le partían las ballestas, según varios artículos publicados. El coche nunca tuvo viabilidad comercial en el ámbito militar.

Un Aníbal Santana del Ejército de Tierra
Un Aníbal Santana del Ejército de Tierra

El VMTT podrá atravesar una corriente de agua de profundidad no inferior a 650 mm y superar obstáculos verticales de 20 cm de altura y zanjas cuyo ancho no superen los 40 cm. Además, por gestión logística, señala el Ejército, “es deseable/valorable que monten el mismo neumático que el Santana Anibal”. El depósito de combustible tendrá una capacidad mínima de 70 litros que además permitirá obtener una autonomía minima de 500 kilómetros a una velocidad sensiblemente constante de 100 km/h en llano. El vehículo estará preparado para su transporte en helicópteros ‘Chinook’, en la bodega del A400M, buques anfibios, en ferrocarril y por carretera con camiones con remolque.

El VMTT no solo será el vehículo todoterreno ligero del Ejército de Tierra, también se destinará a la Armada, el Ejército del Aire y del Espacio y la Guardia Civil. El objetivo es dotar a todas las Fuerzas Armadas de un único modelo de todoterreno ligero, lo que permitirá ahorrar costes desde el punto de vista logístico.

Seguir leyendo: