Un fracaso olvidado: la primera película de George Lucas que derivó en la creación de “Star Wars”

El largometraje futurista de 1971 estableció los pilares para el éxito posterior del director de cine de ciencia ficción. Sin embargo, le valió el descontento de Warner Bros. por su baja recepción comercial

Compartir
Compartir articulo
"THX 1138", que se originó como cortometraje universitario de George Lucas, sentó las bases para el universo de "Star Wars". (Créditos: American Zoetrope)
"THX 1138", que se originó como cortometraje universitario de George Lucas, sentó las bases para el universo de "Star Wars". (Créditos: American Zoetrope)

Nació del propósito de crear algo futurista, muy visual, sin demasiado diálogo ni personajes muy profundos. El cortometraje universitario de George Lucas que germinó la base mitológica de Star Wars se conoció en 1967 con el nombre THX 1138 4EB. Fue a partir de este proyecto que el cineasta exploraba la importancia del sonido para ofrecer una experiencia singular y aquí nació su exhaustivo trabajo tanto para promover la composición musical de gran calibre como de la inclusión de sistemas de sonido en cines de Estados Unidos.

A través de THX también desarolló una mayor cercanía con Marcia Griffin (quien sería su esposa tiempo después) en las salas de edición de Verna Fields. Con un año de experiencia en el campo del montaje, ella ya se ganaba la vida como profesional gracias a su talento único y un instinto inigualable para pegar imágenes una sobre otra. Para el ensamblaje del corto, ambos pasaron largas horas trabajando juntos y compartiendo conversaciones sobre cine.

Warner Bros. apostó por el visionario proyecto del joven director en 1969, transformándolo en una película de hora y media. (Créditos: Sunset Boulevard/Corbis via Getty Images)
Warner Bros. apostó por el visionario proyecto del joven director en 1969, transformándolo en una película de hora y media. (Créditos: Sunset Boulevard/Corbis via Getty Images)

Costó varios meses culminar la edición del metraje y, una vez que cumplió las expectativas visuales y de sonidos surrealistas propuestos por su director, pudo ser proyectado. El resultado era un festín de tecnología que, incluso, terminaría por encantar a Francis Ford Coppola, uno de los grandes amigos de Lucas a lo largo de su vida. Gracias a su trayectoria en ascenso y una mayor red de contactos, logró que la pequeña producción estudiantil fuera adquirida por Warner Bros. para su distribución en forma de película como parte de su acuerdo por Dos almas en pugna, donde George trabajó para él.

Poco después, Warner accedió invertir unos 300 mil dólares para hacer realidad THX 1138 4EB. “Fue en ese momento cuando realmente nació American Zoetrope. En cuanto THX se hizo realidad pudimos pagar a la gente y de pronto todo el mundo tenía trabajo”, declaró Lucas, según recoge su biografía no autorizada de Brian Jay Jones (George Lucas: una vida). Dicha compañía de producción, originada por la camaradería de los directores, hoy pertenece únicamente a Roman Coppola y Sofia Coppola y los derechos de la biblioteca de películas pertenecen a Lionsgate.

Lucas captó su interés por crear una atmósfera a través del sonido con la realización de "THX 1138" y este elemento se mantuvo a lo largo de su filmografía. (Créditos: American Zoetrope)
Lucas captó su interés por crear una atmósfera a través del sonido con la realización de "THX 1138" y este elemento se mantuvo a lo largo de su filmografía. (Créditos: American Zoetrope)

Para George Lucas, en ese entonces, era una novedad contar con esa cantidad de dinero y tanta gente a su cargo. No esperaba que allí también comenzaran sus problemas. El 22 de septiembre de 1969, inició el rodaje del film en un metro de San Francisco a mitad de construir ubicado en Bay Area Rapid Transit System.

Esos 15 minutos que había ideado durante sus días en la universidad tenían que ser ampliados a una hora y media de duración, una ardua tarea que emprendió desde el desarrollo del guion. También utilizó otros metros abandonados como locación y construyó un solo plató, mientras que la cámara tenía que estar ubicada en un ángulo muy específico para que no se notara que estaban dentro de una estación común y corriente.

El film se caracterizó por su innovación cinematográfica y sus locaciones ubicadas en estaciones de metro abandonadas o sin terminar de construir. (Créditos: American Zoetrope)
El film se caracterizó por su innovación cinematográfica y sus locaciones ubicadas en estaciones de metro abandonadas o sin terminar de construir. (Créditos: American Zoetrope)

Una sociedad distópica y la búsqueda de libertad

La película planteaba una sociedad mecanizada y totalmente despersonalizada que, según contó Dorothy Lucas, madre del cineasta, estaría inspirada en la vez que se cayó el sistema informático de la Universidad del Sur de California (USC, por sus siglas en inglés), donde George pasó sus años más valiosos de formación profesional. Los protagonistas, llamados THX y LUH 3417, también son una suerte de antecedente a los curiosos apodos de los droides (R2-D2, C-3PO, etc). A Lucas siempre le fascinaron las combinaciones de números y letras que no tuvieran sentido del todo, sino que nacieran de forma inesperada.

Dentro de este sistema opresivo y frígido, THX va en búsqueda de la libertad cuando intenta escapar de su “prisión” (que podría entenderse como el lugar físico o el contexto distópico como tal). “Hay personas que darían cualquier cosa por dejar su puesto de trabajo. Todo lo que tienen que hacer es hacerlo [...] Son personas en jaulas con las puertas abiertas”, dijo George en 1971 al explicar el planteamiento filosófico en su largometraje.

George Lucas buscó capturar la esencia de la libertad en una sociedad mecanizada y opresora con "THX 1138". (Créditos: American Zoetrope)
George Lucas buscó capturar la esencia de la libertad en una sociedad mecanizada y opresora con "THX 1138". (Créditos: American Zoetrope)

Como parte de su estilo y sello cinematográfico, George Lucas valoraba cada imagen capturada por la cámara, incluso, las tomas que sólo mostraban máquinas. Quería dejar la impronta del sentimiento a todo. En conversación con la revista American Cinematographer, aseguró que su creación era “cinema verité del futuro”. Es decir, hacer parecer que hubiera sido rodada por documentalistas, lo cual aportaría su visión para Star Wars con las cámaras fijas y encuadres donde sólo las máquinas o los personajes tienen movimiento.

Warner Bros. explotó contra Coppola por “THX 1138”

Sin embargo, no todos veían emociones en THX 1138, llegando incluso a ser descrita como fría y abstracta. El horror golpeó la puerta de Warner Bros. cuando en 1970 insistieron en verla, pues Francis Ford Coppola les había prometido un producto muy grande y novedoso. Cuando este último la llevó a Hollywood para proyectarla a los ejecutivos, la sorpresa y rechazo desbordó en sus rostros. Le acusaron de no haber cumplido con el guion aprobado y la queja más relevante es que no era para nada comercial.

La visión de Lucas para una nueva era del cine fue un fracaso comercial y no terminó por convencer a Warner Bros. (Créditos: American Zoetrope)
La visión de Lucas para una nueva era del cine fue un fracaso comercial y no terminó por convencer a Warner Bros. (Créditos: American Zoetrope)

En el documental A Legacy of Filmmakers: The Early Years of American Zoetrope (2004), Lucas admitió que “nadie sabía qué hacer con THX 1138″ y que el fracaso era inminente. Los jefes de Warner estaban enojados, porque no encontraban en ella una típica película de ciencia ficción y se negaron a entender la movida experimental tan encarnada por personalidades de cineastas jóvenes en la década de los 70.

Un desastre a todo nivel para George Lucas

THX casi hizo quebrar a Zoetrope y determinó su rompimiento con Warner Bros., pero logró —sin pena ni gloria— ser estrenada en 1971. Buena parte de la crítica y cinéfilos aficionados en Francia aplaudieron el trabajo de Lucas, pero una facción le dedicó su completo desprecio: entre los comentarios se acusaba a George de lucir a sus actores como parte del decorado del set. De allí el hecho de que, durante la filmación de Star Wars, se dijera que no conectaba del todo con sus estrellas.

Del fracaso inicial al legado eterno: George Lucas y el camino hacia "Star Wars" que determinó su primera película en Hollywood. (Créditos: REUTERS/Mike Blake)
Del fracaso inicial al legado eterno: George Lucas y el camino hacia "Star Wars" que determinó su primera película en Hollywood. (Créditos: REUTERS/Mike Blake)

A pesar de que su esposa Marcia Lucas nunca le recriminó la catástrofe, no dejó de recordarle que en el proceso le advirtió que era una película que no involucraba emocionalmente al público. George Lucas no soportó esta crítica y estuvo determinado a volverlo a intentar con un film optimista y comercial, hecho para todos. Quería demostrar que sí podía lograrlo, pese a que el camino sería aun más difícil que con THX 1138.

En principio sería una versión cinematográfica de Flash Gordon, pero no logró hacerse con los derechos. Frustrado por tantas puertas cerradas, decidió que crearía su propio mundo con todos los gags futuristas y de sci-fi que le fascinaban. Este solo sería el comienzo para la creación de La guerra de las galaxias.

"El Festival de Cannes siempre ha ocupado un lugar especial en mi corazón", admitió George Lucas tras anunciarse que obtendrá el distintivo. (Créditos: EFE/FACUNDO ARRIZABALAGA)
"El Festival de Cannes siempre ha ocupado un lugar especial en mi corazón", admitió George Lucas tras anunciarse que obtendrá el distintivo. (Créditos: EFE/FACUNDO ARRIZABALAGA)

George Lucas recibirá este año la Palma de Oro honorífica en Cannes, festival francés donde se proyectó su primera película.

“El Festival de Cannes siempre ha ocupado un lugar especial en mi corazón. Me quedé sorprendido y eufórico cuando mi primera película, ‘THX-1138′, fue seleccionada para ser proyectada en un nuevo programa para directores noveles llamado Quincena de Realizadores. Desde entonces, he regresado al festival en numerosas ocasiones en diversas funciones como guionista, director y productor. Me siento realmente honrado por este reconocimiento especial, que significa mucho para mí”, declaró el multipremiado cineasta en un comunicado, a más de 50 años de aquel ambicioso proyecto cuyo fracaso representó el inicio de un universo que cambió los paradigmas del cine para siempre.