Pattie Boyd subastará las cartas que exponen su triángulo amoroso con George Harrison y Eric Clapton

“He tenido todo esto durante muchos años, demasiado. Pensé: ¿por qué no lo vendo todo y dejo que los demás lo disfruten?”, declaró la ex modelo y fotógrafa

Compartir
Compartir articulo
Pattie Boyd, musa y esposa de Eric Clapton y George Harrison, pondrá a la venta las cartas y diversos artículos que recibió de los legendarios músicos 
(Photo by Larry Ellis/Daily Express/Hulton Archive/Getty Images)(Photo by John Rodgers/Redferns)
Pattie Boyd, musa y esposa de Eric Clapton y George Harrison, pondrá a la venta las cartas y diversos artículos que recibió de los legendarios músicos (Photo by Larry Ellis/Daily Express/Hulton Archive/Getty Images)(Photo by John Rodgers/Redferns)

Pattie Boyd, modelo y musa de dos iconos de la música de los años 60 y 70, Eric Clapton y George Harrison, ha decidido subastar una serie de cartas personales que revelan detalles sobre el triángulo amoroso que vivió con los guitarristas de Cream y los Beatles. Durante su juventud, Boyd inspiró algunas de las canciones más emblemáticas de ambos artistas, como Something de Harrison y Wonderful Tonight y Layla de Clapton.

La historia de amor entre Boyd y estos músicos comenzó en el set de filmación de A Hard Day’s Night, una película de The Beatles de 1964, donde ella conoció a Harrison. Dos años después, concretarían su unión matrimonial, un enlace que estuvo marcado por las constantes giras de la banda. Durante estas separaciones, Harrison expresaba su añoranza hacia Boyd a través de cartas y postales.

Entre las cartas que Pattie Boyd pondrá a la venta se encuentra una donde Eric Clapton le preguntaba si aún amaba a su esposo, George Harrison 
(Créditos: Pattie Boyd/Christies)
Entre las cartas que Pattie Boyd pondrá a la venta se encuentra una donde Eric Clapton le preguntaba si aún amaba a su esposo, George Harrison (Créditos: Pattie Boyd/Christies)

Eric Clapton, amigo cercano de Harrison y asiduo visitante en la casa que compartía con Boyd en Surrey, comenzó a desarrollar un interés amoroso por ella, lo cual fue evidente en una serie de cartas apasionadas que le envió a Boyd, marcando el inicio del mencionado triángulo amoroso. Una de estas cartas destacaba por iniciar con una pregunta directa sobre los sentimientos de Boyd hacia su marido, mostrando la profunda complejidad emocional que rodeaba a este triángulo amoroso.

“Te escribo esta carta con el propósito principal de conocer tus sentimientos hacia un tema que ambos conocemos bien. Lo que deseo preguntarte es si aún amas a tu esposo. Todas estas preguntas son muy impertinentes, lo sé, pero si todavía hay un sentimiento en tu corazón por mí... ¡debes hacérmelo saber! ¡No llames por teléfono! Envía una carta... Es mucho más seguro”, decía la carta que Clapton le escribió a Pattie.

Una de las cartas de Eric Clapton a Pattie Boyd muestra lo perdidamente enamorado que estaba de la modelo
(Créditos: Christies/Pattie Boyd)
Una de las cartas de Eric Clapton a Pattie Boyd muestra lo perdidamente enamorado que estaba de la modelo (Créditos: Christies/Pattie Boyd)

En un principio, la esposa de Harrison creyó que la carta era de un fan, pero la verdad salió a la luz cuando un desesperado Clapton le habló por teléfono horas más tarde.

Eric volvería a escribirle cartas a Pattie llamándole con el pseudónimo de “Layla”, mismo que más tarde se plasmaría en una de sus piezas más famosas. Una de las cartas de Clapton a Boyd es una evidencia fidedigna de lo perdidamente enamorado que el músico estaba por la modelo.

“Querida Layla, ¿Por qué dudas, soy un mal amante, soy feo, soy demasiado débil, demasiado fuerte, sabes por qué? Si me quieres, tómame, soy tuyo... si no me quieres, por favor, rompe el hechizo que me ata. Enjaular a un animal salvaje es un pecado, domarlo es divino. Mi amor es tuyo”.

Otro de los artículos que Pattie Boyd pondrá a la venta es el cuadro  “La jeune fille au bouquet” de Emile Théodore Frandsen, el cual utilizó Eric Clapton como portada de su disco "Layla and Other Assorted Love Songs". El músico utilizó esta imagen porque le recordaba a Boyd
Otro de los artículos que Pattie Boyd pondrá a la venta es el cuadro “La jeune fille au bouquet” de Emile Théodore Frandsen, el cual utilizó Eric Clapton como portada de su disco "Layla and Other Assorted Love Songs". El músico utilizó esta imagen porque le recordaba a Boyd

Después de algunos rechazos iniciales y un matrimonio en declive con Harrison, Boyd y Clapton comenzaron un romance que culminaría en matrimonio en 1979, con el aparente beneplácito de Harrison. Sin embargo, la relación entre Boyd y Clapton, pese a comenzar con pasión, terminaría en 1989 debido a problemas relacionados con el alcoholismo y la infidelidad de Clapton.

Cartas y manuscritos de George Harrison para Pattie Boyd también serán parte de la subasta
(Créditos: Christies/Pattie Boyd)
Cartas y manuscritos de George Harrison para Pattie Boyd también serán parte de la subasta (Créditos: Christies/Pattie Boyd)

Además de las cartas, Boyd también pondrá en venta otros objetos personales, entre los que se incluyen pinturas, fotografías, joyas y moda. Entre las piezas más destacadas de la subasta se encuentra la pintura “La jeune fille au bouquet” de Emile Théodore Frandsen de Schomberg, utilizada en la portada del álbum de 1970 “Layla and Other Assorted Love Songs” de la banda de Clapton, Derek and the Dominoes. Esta obra, que Clapton adquirió por su parecido con Boyd, está valorada entre USD 51.000 y USD 76.000 y contó con la bendición del guitarrista para ponerse a la venta.

“He tenido todo esto durante muchos años, demasiado. Pensé: ¿por qué no lo vendo todo y dejo que los demás lo disfruten?”, declaró Pattie Boyd de 80 años de edad
EFE/NACHO GALLEGO
“He tenido todo esto durante muchos años, demasiado. Pensé: ¿por qué no lo vendo todo y dejo que los demás lo disfruten?”, declaró Pattie Boyd de 80 años de edad EFE/NACHO GALLEGO

En lo que respecta a los artículos de Harrison, la subasta contará con cartas y manuscritos entre el que destaca la letra de la canción Mystical One, cuyo precio se estima entre los USD 38.000 y los USD 63.000.

“He tenido todo esto durante muchos años, demasiado. Pensé: ¿por qué no lo vendo todo y dejo que los demás lo disfruten?”, declaró Pattie Boyd a Telegraph sobre la histórica subasta.