Un informe de la autopsia revela cómo fueron los últimos días de Matthew Perry

Una amiga del actor contó que estuvo muy irritable en las últimas semanas, lo que se atribuye al consumo de inyecciones de testosterona

Compartir
Compartir articulo
Matthew Perry habría mezclado varias sustancias los días previos a su muerte  (Reuters)
Matthew Perry habría mezclado varias sustancias los días previos a su muerte (Reuters)

El informe de autopsia del actor Matthew Perry ha reflejado un panorama oscuro de los últimos días antes de su fallecimiento. Según el documento obtenido compartido por el medio Page Six, una amiga de Perry señaló que el actor se mostraba “enojado y grosero” en las semanas previas a su muerte, lo que se atribuye al consumo de inyecciones de testosterona.

El informe destacó que, además de una cantidad letal de ketamina combinada con buprenorfina (un fármaco similar a los opioides utilizado para aliviar el dolor y ayudar en la adicción a estos), Perry consumía Tammoxifen para perder peso, medicación antidiabética y paletas de nicotina en su intento por dejar de fumar. El asistente que vivía con él afirmó que Perry llegó a un punto que fumaba aproximadamente dos paquetes de cigarrillos diarios.

El análisis del médico forense, al que tuvo acceso Page Six, evidenció la fuerte dependencia de Perry a los medicamentos prescritos y de venta libre para sostener su calidad de vida. En la habitación del asistente se encontraron múltiples botellas de medicamentos, vitaminas, ayudas digestivas y recipientes con un surtido de píldoras sueltas, tabletas, cápsulas y dulces.

Para lidiar con su adicción al tabaco, Perry consumía paletas de nicotina de manera constante (Instagram/Matthew Perry)
Para lidiar con su adicción al tabaco, Perry consumía paletas de nicotina de manera constante (Instagram/Matthew Perry)

Según lo compartido por Page Six, Perry recibía regularmente infusiones de ketamina antes de su muerte, pero el informe señaló que la ketamina encontrada en su cuerpo provenía de otra fuente, ya que su última infusión ocurrió una semana y media antes de su fallecimiento y la vida media de esta sustancia es de solo tres a cuatro horas.

El Dr. Bankole Johnson, uno de los principales neurocientíficos y médicos del mundo, comentó al medio estadounidense que es probable que se tratara de un consumo recreativo de ketamina. “Sería una medicina cuestionable proporcionar ketamina a alguien que también utiliza buprenorfina, una verdadera receta para el desastre”, explicó.

En su libro de memorias de 2022, Perry ya había manifestado su aversión hacia la ketamina, mencionando que a menudo sentía como si estuviera “muriendo” durante los tratamientos recibidos en un centro de rehabilitación suizo durante la pandemia. A pesar de que su anestesiólogo, el Dr. Ataoin, había indicado que ya no necesitaba dichos tratamientos porque su depresión estaba controlada, la mujer anónima consultada por el médico forense afirmó que Perry se encontraba en buen ánimo durante su última conversación días antes de su deceso.

Jennifer Aniston corroboró esta información, comentando que había hablado con Perry la mañana del 28 de octubre, horas antes de que su asistente lo encontrara boca abajo en la piscina de su mansión en Hollywood valorada en 4 millones de dólares. “Había dejado de fumar. Estaba poniéndose en forma. Estaba feliz, eso es todo lo que sé”, declaró a Variety tras su muerte.

Jennifer Aniston confesó recientemente que habló con Perry el mismo día de su muerte, y al parecer, estaba completamente feliz y sano
Jennifer Aniston confesó recientemente que habló con Perry el mismo día de su muerte, y al parecer, estaba completamente feliz y sano

Perry, quien reveló en 2022 que gastó cerca de USD 9 millones de dólares en su lucha por la sobriedad a lo largo de su vida, deseaba ser recordado no como Chandler Bing, su emblemático personaje de Friends, sino como alguien que guió a las personas a través de sus adicciones. En 2013 fundó Perry House para ayudar a las personas a mantenerse sobrias y tenía planes de lanzar una fundación antes de su fallecimiento. La Fundación Matthew Perry fue creada en su honor días después de su muerte.