Vladimir Putin se reunirá con su “gran hermano” en Beijing

El jefe del Kremlin quiere fortalecer su asociación “sin límites” con Xi Jinping

Compartir
Compartir articulo
El presidente ruso Vladimir Putin le da la mano al presidente chino Xi Jinping. Sputnik/Sergei Guneev/Pool vía REUTERS
El presidente ruso Vladimir Putin le da la mano al presidente chino Xi Jinping. Sputnik/Sergei Guneev/Pool vía REUTERS

En marzo del año pasado, el líder de China, Xi Jinping, se detuvo ante la puerta del Kremlin. Antes de despedirse de Vladimir Putin, le ofreció un último pensamiento. Utilizando la frase bainian bianju, abreviatura de lo que China considera un cambio histórico en el orden mundial, Xi dijo: “Promovámoslo juntos”. Ahora los dos líderes se reúnen por 43ª vez: Putin llegará a Beijing el 16 de mayo mientras la guerra arrasa Ucrania. Rusia se ha convertido en un socio cada vez más importante en la ofensiva de China contra el poder estadounidense. Los vínculos económicos se han ido fortaleciendo y hay signos de profundización de los vínculos militares. En lo que va de mes, Estados Unidos ha endurecido dos veces las sanciones al comercio chino-ruso. El gobierno de Xi ha respondido furiosamente, instando a Occidente a “dejar de difamar y contener a China”.

China será el primer destino de Putin en el extranjero después de una farsa electoral en marzo que le dio un quinto mandato como presidente. Existe una especie de simetría con la reunión de 2023. Esto se produjo justo después de que el parlamento de China hubiera dado su aprobación para que Xi rompiera precedentes y cumpliera un tercer mandato como presidente, y días después de que la Corte Penal Internacional emitiera una orden de arresto al señor Putin por crímenes de guerra en Ucrania. Para ambos hombres, sus encuentros son una muestra de desprecio por los esfuerzos de Occidente por obstaculizar a los autócratas.

Putin viaja frecuentemente a China. Esta será su decimonovena visita desde que asumió la presidencia en 2000. Un viaje a Beijing en febrero de 2022, unos días antes de lanzar su guerra a gran escala contra Ucrania, cruzó un rubicón. Los dos líderes emitieron una declaración conjunta en la que intentaron redefinir la dictadura, alardeando de las “largas tradiciones de democracia” de sus dos países. Se apoyaron mutuamente en sus luchas contra los “intentos de fuerzas externas”, con lo que se referían a Estados Unidos, de “socavar la seguridad y la estabilidad en sus regiones adyacentes comunes”. Lo más sorprendente es que, al describir la relación entre Rusia y China, dijeron que “no tiene límites, no hay áreas de cooperación ‘prohibidas’”.

La cuestión de si existen límites al apoyo de China a Rusia es ahora objeto de intenso escrutinio por parte de Occidente. En muchos ámbitos, la amistad entre los dos países ha ido alcanzando nuevas alturas. Estados Unidos y sus aliados dicen que las empresas chinas brindan un apoyo fundamental a la industria de defensa rusa. El floreciente comercio de China y de India con Rusia ha sido un salvavidas para Putin. Las fuerzas armadas rusa y china se han ejercitado juntas con cada vez más frecuencia. No mucho antes del viaje de Xi a Moscú el año pasado, el asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, Jake Sullivan, habló de una “noción caricaturesca de que estos dos países se han convertido en aliados inquebrantables”. Durante esa visita, un portavoz de la Casa Blanca calificó la relación entre Rusia y China como “un matrimonio de conveniencia… menos que de afecto”. El panorama actual contradice esos comentarios despectivos.

Comencemos con el flujo de tecnología china y otros artículos útiles hacia los fabricantes de armas rusos. Durante visitas separadas a China en abril, la secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, y el secretario de Estado, Antony Blinken, reprendieron a los funcionarios chinos por esto. Blinken dijo a los periodistas al final de su viaje que China era el “principal proveedor” de máquinas herramienta, microelectrónica, nitrocelulosa (un ingrediente crucial en los proyectiles de artillería) y otros artículos que Estados Unidos considera de “doble uso”, lo que significa que tienen ambos. Aplicaciones civiles y militares. “Rusia tendría dificultades para mantener su ataque a Ucrania sin el apoyo de China”, afirmó. Más tarde le dijo al presidente del Foro Económico Mundial, Borge Brende, que, durante el año pasado, la tecnología de China había permitido a Rusia producir armas y municiones, incluidos misiles y tanques, “a un ritmo más rápido que en cualquier otro momento de su historia moderna”. incluso durante la guerra fría”.

Los datos comerciales respaldan la opinión de Estados Unidos. Tomemos como ejemplo las máquinas herramienta para trabajar metales, que se necesitan para fabricar brazos. Antes de la guerra en Ucrania, muchos de los proveedores rusos de tipos avanzados procedían de Estados Unidos, Europa y países ricos de Asia. Las sanciones cortaron esos suministros, lo que llevó a Rusia a recurrir a China. En 2022, las importaciones rusas de máquinas herramienta procedentes de China crecieron casi un 120% hasta los 362 millones de dólares, según cifras comerciales chinas. En 2023 volvieron a aumentar casi un 170%. La participación de China en estas importaciones rusas creció de menos del 30% antes de la guerra a alrededor del 60% en 2022 y al 88% en 2023, según muestran las cifras comerciales. En un artículo para la Fundación Jamestown, un grupo de investigación estadounidense, Pavel Luzin califica esta dependencia de China como una “creciente debilidad y vulnerabilidad” para Putin.

Sin duda, China disfruta de esta transformación. En los primeros días de la República Popular, antes de la división chino-soviética que comenzó a fines de la década de 1950, China dependía en gran medida de la Unión Soviética, su “hermano mayor”, para obtener ayuda y armas. El Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (csis), un grupo de expertos estadounidense, considera que el viaje de Xi a Moscú en marzo del año pasado aceleró el cambio. En un informe sobre la industria de defensa de Rusia, publicado en abril, se decía que ese mes hubo un “fuerte aumento” de los envíos chinos a Rusia de productos de doble uso que Estados Unidos designa como “alta prioridad”. Esto significa que son de gran importancia en la fabricación de armas rusas y están sujetos a estrictos controles de exportación en Estados Unidos y sus países aliados.

La maquinaria y las piezas eléctricas, como los chips de computadora, constituyen la mayor parte de las importaciones rusas de productos de alta prioridad. Casi todos los principales proveedores extranjeros de bienes militares clave de Rusia provienen de China continental y Hong Kong, señala el CSIS. Los datos compilados por The Economist muestran que las exportaciones chinas de semiconductores a Rusia valieron casi 230 millones de dólares en 2023, frente a 157 millones de dólares en 2021. Sus ventas a Rusia de maquinaria para fabricar chips de computadora crecieron espectacularmente en el mismo período, de apenas 3,5 millones de dólares. a casi 180 millones de dólares

La lista de alta prioridad incluye los rodamientos de bolas, que se utilizan en la fabricación de tanques. Las exportaciones chinas de estos productos aumentaron casi un 170% el año pasado en comparación con el mismo período de 2021, el año anterior a la invasión total de Rusia. Mientras tanto, las ventas de China a Kirguistán se dispararon en más de 1.800%. “Si bien es posible que el mercado interno de Kirguistán requiera repentinamente rodamientos de bolas, la explicación mucho más probable es que estos productos se reexportan inmediatamente a Rusia”, escribieron Markus Garlauskas y sus colegas académicos para el Atlantic Council, un grupo de expertos en Washington.

También se ha desarrollado un gran negocio para los productores chinos de artículos que no están en la lista, pero que aún están sujetos a controles de exportación occidentales porque pueden ser útiles para el ejército ruso. Tomemos como ejemplo las excavadoras, que son útiles para cavar zanjas. Las entregas chinas de estos vehículos a Rusia se cuadruplicaron en 2023 en comparación con 2021. Los grandes camiones de fabricación china han ayudado a Rusia a mantener abastecidas a sus tropas. Las ventas de estos productos a Rusia el año pasado fueron siete veces mayores que en 2021.

Estados Unidos ahora está aumentando la presión sobre China para que deje de vender el kit de alta prioridad. El 1 de mayo impuso sanciones a casi 300 entidades extranjeras, incluidas 20 empresas de China continental y Hong Kong. El Departamento del Tesoro los acusó de ayudar a Rusia a “adquirir insumos clave para armas o producción relacionada con la defensa”.

No está claro si alguna de las empresas chinas actuaba bajo la dirección del gobierno. Entre ellos se encontraba uno en Wuhan, Global Sensor Technology, que supuestamente había exportado detectores de infrarrojos a Rusia. Otra, llamada Jinmingsheng Technology hk, es una empresa registrada en Hong Kong con dirección en Shenzhen. Supuestamente suministró sensores de presión que se utilizan en drones y misiles rusos. El 9 de mayo, Estados Unidos impuso sanciones a varias empresas chinas más por razones similares. El Ministerio de Relaciones Exteriores de China insiste en que su comercio con Rusia es “normal” y acusa a Estados Unidos de agravar el conflicto en Ucrania al suministrar armas a ese país.

En algunos aspectos, los países occidentales pueden estar tranquilos sabiendo que existen límites a la relación entre China y Rusia. China es claramente consciente del riesgo de una escalada con Estados Unidos. En diciembre, el presidente Joe Biden permitió que el Departamento del Tesoro impusiera sanciones a los bancos extranjeros involucrados en acuerdos que ayudan al ejército ruso. Varios de los bancos estatales de China se han vuelto extremadamente cautelosos, deteniendo o ralentizando las transacciones que involucran a entidades rusas. El comercio entre Rusia y China alcanzó un récord de 240 mil millones de dólares en 2023. Pero después de haber aumentado un 47% el año pasado a 111 mil millones de dólares, las exportaciones de China a Rusia han caído en los últimos dos meses, un 16% en marzo y un 14% en abril. , año con año. Es probable que los problemas bancarios sean un factor.

La diplomacia china tampoco es unidireccional. Blinken le ha dado crédito a China por haber persuadido a Rusia de no utilizar un arma nuclear en Ucrania cuando Putin estaba barajando la idea (se informa que Xi planteó esto durante la visita del año pasado a Moscú). China no pareció entusiasmada con la decisión de Rusia de invadir Ucrania (no reconoce a Crimea ni al Donbás como parte del territorio ruso, como afirma Putin). Y una victoria rusa total puede no ser del agrado de China. Se correría el riesgo de centrar aún más la atención en Occidente en el fracaso de China para controlar a Rusia y en la amenaza que China representa para el orden liberal occidental.

Sin embargo, en última instancia, China está interesada en garantizar la supervivencia del régimen ruso. No querría ningún resultado que hiciera que Putin perdiera poder. Por un lado, es demasiado útil en la lucha de China con Occidente. Esto es evidente en la relación cada vez más estrecha entre las fuerzas armadas chinas y rusas. Desde que Xi llegó al poder, los dos países han aumentado la frecuencia de sus ejercicios militares conjuntos y su alcance geográfico. En marzo, las armadas rusa, china e iraní realizaron ejercicios conjuntos en el Golfo de Omán, los últimos de una serie que comenzó en 2018. Una patrulla naval conjunta realizada en agosto por Rusia y China cerca de Alaska fue posiblemente la más grande tan cerca del continente estadounidense. . En él participaron once barcos, entre destructores y fragatas. La Armada estadounidense envió cuatro destructores propios, además de un avión de vigilancia, para seguirlos.

Rusia y China aún no se están preparando para luchar juntas. En su última evaluación anual de amenazas, publicada en febrero, los espías estadounidenses dijeron que las maniobras conjuntas habían dado lugar a “sólo mejoras menores a la interoperabilidad”. Parecen más bien una forma de señalar la profundidad de la relación Rusia-China. Un mensaje implícito es que, si China y Estados Unidos van a la guerra, Estados Unidos tendría que contar con que Rusia le dé a China, al menos, apoyo indirecto.

Dadas las dificultades de Rusia en Ucrania, China puede haber llegado a la conclusión de que atacar a Taiwán a través de un estrecho de más de 125 kilómetros de ancho con tropas que carecen de experiencia en combate sería un riesgo que sería mejor no correr por un tiempo más, si es que se arriesgara. Sin embargo, Xi quiere mostrarle a Estados Unidos que está preparado para luchar y preparar a su país para esa posibilidad.

Rusia tiene un papel útil que desempeñar aquí. Si estallara una guerra entre China y Estados Unidos, Rusia podría mantener a China abastecida con al menos parte de la energía que necesita, evitando los cuellos de botella marítimos controlados por Estados Unidos mediante el uso de oleoductos y rutas terrestres. El año pasado, las importaciones chinas de petróleo ruso alcanzaron un récord de 107 millones de toneladas, un 24% más que en 2022 (ver gráfico 5). Rusia suministró casi una quinta parte de las importaciones de crudo de China, lo que la convierte en la mayor fuente (la segunda, Arabia Saudita, envió 86 millones de toneladas). Las importaciones chinas de gas natural ruso aumentaron un 62%. A Rusia le gustaría que China comprara aún más, a través de un segundo gasoducto propuesto llamado Power-of-Siberia 2. Las conversaciones se han prolongado durante años y China ha jugado duro con el precio.

La guerra de Putin en Ucrania no le ha facilitado la vida a Xi, por decirlo suavemente. Ha centrado la atención occidental en la necesidad de reforzar las defensas de Taiwán, lo que podría hacer que a Xi le resulte aún más difícil apoderarse de la isla. Ha hecho que los países europeos sean más cautelosos con respecto a China: su apoyo a Rusia (a pesar de su declarada neutralidad en el conflicto de Ucrania) se considera una amenaza indirecta a la seguridad del continente.

Pero si Xi tiene dudas sobre las consecuencias negativas de la guerra, no permitirá que debiliten la relación. Él y Putin parecen genuinamente amistosos. Se regalan tartas de cumpleaños, beben vodka juntos y se llaman “querido amigo”. Xi también es un realista acérrimo. Valora la amistad por la seguridad que proporciona a lo largo de su frontera de 4.300 kilómetros (una condición previa vital para enfrentarse a Estados Unidos; China tiene malos recuerdos de su tensión de la Guerra Fría con la Unión Soviética). Putin también hace que el Partido Comunista se sienta más seguro: si Rusia fuera gobernada por un líder liberal pro occidental, Xi temería el contagio. En su reunión en Moscú el año pasado, los dos líderes se comprometieron a cooperar en la lucha contra las “revoluciones de color”, es decir, desafíos populares al gobierno autoritario. Este no es un matrimonio de conveniencia. Para ambos hombres, es una necesidad vital y de largo plazo.

© 2024, The Economist Newspaper Limited. All rights reserved.

Últimas Noticias

El 84% de las cuentas abiertas en el sistema financiero en 2024 pertenece a menores de 30 años

El dato incluye tanto las cuentas radicadas en bancos (con CBU) como las de billeteras virtuales (con CVU) en el primer cuatrimestre del año. Fuerte crecimiento de las transferencias electrónicas y del e-cheq
El 84% de las cuentas abiertas en el sistema financiero en 2024 pertenece a menores de 30 años

Cuál es la fruta deshidratada que ayuda a regular el colesterol y combate el estreñimiento

Incluirla en la alimentación diaria es de gran ayuda para la salud cardiovascular, y por su contenido de fibra es beneficiosa para quienes sufren de tránsito lento. Cómo consumirla e ideas para incluirla en la dieta
Cuál es la fruta deshidratada que ayuda a regular el colesterol y combate el estreñimiento

Tensa calma en Misiones a la espera del anuncio de aumento salarial para destrabar el conflicto

El gobierno de Hugo Passalacqua confirmará el incremento en las próximas horas. Las manifestaciones comenzaron el viernes pasado y tienen a la provincia en vilo
Tensa calma en Misiones a la espera del anuncio de aumento salarial para destrabar el conflicto

El pronóstico del mayor banco de inversión de la región sobre las acciones argentinas: cuánto pueden ganar y de qué dependen

La entidad brasileña BTG Pactual anticipa una mejora en la cotización en dólares de los activos domésticos, aunque supeditada a una baja más amplia para el riesgo país y la estabilización de la economía
El pronóstico del mayor banco de inversión de la región sobre las acciones argentinas: cuánto pueden ganar y de qué dependen

Milei calificó de extraordinaria su reunión con las empresas españolas, en medio de la pelea con el gobierno de Sánchez: qué les dijo

El Presidente explicó a Infobae los temas abordados en ese encuentro en Madrid; cuál fue la reacción de algunos ejecutivos ante su cruce con el gobierno socialista
Milei calificó de extraordinaria su reunión con las empresas españolas, en medio de la pelea con el gobierno de Sánchez: qué les dijo