Los “nepo babies” asiáticos dominan la política en el continente

Los efectos del nepotismo pueden ser profundos, como se ve en la terriblemente pobre Corea del Norte

Guardar

Nuevo

Corea del Norte sólo ha conocido tres generaciones de la misma familia gobernante (Kyodo/via REUTERS)
Corea del Norte sólo ha conocido tres generaciones de la misma familia gobernante (Kyodo/via REUTERS)

Si la política en Asia demuestra algo es que la familia importa. En Filipinas, tres de los cuatro presidentes más recientes fueron hijos de presidentes anteriores. En Camboya, Hun Sen, el hombre fuerte que ha gobernado desde 1985, recientemente pasó el cargo de primer ministro a su hijo, Hun Manet. Corea del Norte sólo ha conocido tres generaciones de la misma familia gobernante. La mayoría de las familias están decididas a mantenerse en el poder.

Las dinastías políticas no son nuevas. Asia tampoco puede reclamar un monopolio sobre ellas. Han dado forma a casi todos los continentes. Sin embargo, es difícil pensar en un país asiático que no esté manchado por ellas. En ningún otro lugar las dinastías y sus seguidores cultivan con tanta asiduidad la idea de que el poder transmitido por las familias es el mejor garante de la paz social y la expansión de la prosperidad. Esta afirmación profundamente errónea tiene efectos atroces en las economías de la región y su capacidad de crecer.

De hecho, los “nepo babies” están consolidando el poder. En enero, Sheikh Hasina, hija del padre fundador de Bangladesh, Sheikh Mujibur Rahman, consiguió su reelección como primera ministra, en parte acosando a la oposición: su viejo enemigo, Khaleda Zia, jefe de un clan rival, languidece bajo arresto domiciliario. (Ella insiste en que la votación fue libre y justa.) En Pakistán, en febrero, los Sharif y los Bhutto-Zardaris, dos dinastías políticas rivales que históricamente se han alternado en el poder, de hecho unieron fuerzas, con el respaldo del poderoso ejército, para impedir que una no dinastía -Imran Khan- llegue a las elecciones.

En las elecciones presidenciales de Indonesia, también en febrero, triunfó una alianza familiar. Prabowo Subianto, general bajo la dictadura del difunto Suharto y ex marido de la hija de Suharto, ganó la presidencia. Eligió al hijo de Jokowi, el popular presidente saliente, como compañero de fórmula (En 2014, Jokowi insistió en que convertirse en presidente “no significa canalizar el poder hacia mis propios hijos”).

Prabowo Subianto, junto con su compañero de fórmula Gibran Rakabuming Raka, hijo mayor del presidente indonesio saliente Joko Widodo (REUTERS/Willy Kurniawan/File Photo)
Prabowo Subianto, junto con su compañero de fórmula Gibran Rakabuming Raka, hijo mayor del presidente indonesio saliente Joko Widodo (REUTERS/Willy Kurniawan/File Photo)

Las alianzas, por supuesto, también pueden fracturarse. El presidente Ferdinand “Bongbong” Marcos es hijo de un ex presidente, también Ferdinand, que se convirtió en dictador antes de ser depuesto en una revolución popular en 1986. Su vicepresidenta, Sara Duterte, es hija del presidente anterior. Desde entonces, la incómoda alianza que los llevó al poder en 2022 se ha convertido en una disputa abierta.

La historia contribuye a que Asia sea propensa a un gobierno dinástico. En Filipinas muchas familias políticas se remontan al colonialismo. Tras la independencia, las familias ricas se apoderaron de tierras que los filipinos pobres no podían permitirse. Los clanes, entre ellos los Marcos, desarrollaron vastas haciendas. Cuatro presidentes desde 2001 provienen de estas clases terratenientes. Ronald Mendoza, de la Universidad Ateneo de Manila, calcula que el 78% de los gobernadores del país, el 73% de los congresistas y el 57% de los alcaldes provienen de familias con más de un miembro que ocupa un cargo electo.

La propiedad de la tierra también influye en la prominencia de las familias políticas en Pakistán y Bangladesh. En la India, por el contrario, las dinastías son producto de elites democráticas posteriores a la independencia. Este es especialmente el caso de la familia Nehru-Gandhi, de la que han surgido tres primeros ministros, empezando por el primero, Jawaharlal Nehru. Su bisnieto, Rahul Gandhi, dirige el Congreso, el principal partido de oposición (aunque parece probable que sea derrotado en las próximas elecciones de la India).

Los efectos del nepotismo pueden ser profundos, como se ve en la terriblemente pobre Corea del Norte. En Filipinas, el trabajo del señor Mendoza y otros muestra que en las regiones más prósperas del país, como Luzón en el norte, las familias políticas fomentan el desarrollo económico, pero también expanden su riqueza e influencia. Los límites de la reforma se alcanzan cuando sus intereses y los de sus compinches están en riesgo. El periódico del señor Mendoza llama a estos políticos dinásticos “bandidos estacionarios”.

En cuanto a Pakistán, un artículo de Ayesha Ali, de la Universidad de Ciencias de la Gestión de Lahore, destaca cómo, después de las desastrosas inundaciones nacionales de 2010, el gasto en desarrollo fue más de una décima parte inferior al promedio en aquellos distritos gobernados por dinastías políticas. En la India, el gobierno dinástico reduce el crecimiento de la luz visible de noche (un indicador de la actividad económica) en 6,6 puntos porcentuales por año, según un artículo de Siddharth Eapen George y Dominic Ponattu. Para brillar, Asia necesita deshacerse de sus dinastías.

© 2024, The Economist Newspaper Limited. All rights reserved.