Cómo China, Rusia e Irán están forjando un eje antioccidental con vínculos más estrechos

Imperialistas de corazón, dejaron de lado antiguas disputas y ven a Estados Unidos como un enemigo común al que quieren enfrentar construyendo una alianza económica como base

Compartir
Compartir articulo
imagen: alberto miranda (The Economist)
imagen: alberto miranda (The Economist)

Vladimir Putin, el presidente de Rusia, y Ebrahim Raisi, su homólogo iraní, tienen varias cosas en común. Ambos pertenecen a un pequeño grupo de líderes que son objeto personalmente de las sanciones estadounidenses. Aunque ninguno de los dos viaja mucho, ambos han estado en China en los últimos años. Y ambos parecen cada vez más queridos el uno por el otro. En diciembre se reunieron en el Kremlin para discutir la guerra en Gaza. El 18 de marzo, Raisi se apresuró a felicitar a Putin por su victoria electoral “decisiva”.

Durante gran parte de la historia, Rusia, Irán y China fueron menos amigables. Imperialistas de corazón, a menudo se entrometían en los vecindarios de otros y se disputaban el control de las rutas comerciales de Asia. Sin embargo, últimamente las acciones de Estados Unidos han cambiado la dinámica. En 2020, dos años después de salir de un acuerdo que limitaba el programa nuclear de Irán, el Tío Sam volvió a imponer un embargo; En enero de este año se anunciaron más sanciones para castigar a Irán por apoyar a Hamás y a los rebeldes hutíes de Yemen. Rusia cayó bajo sanciones occidentales en 2022, después de invadir Ucrania, y recientemente se endurecieron. Mientras tanto, China enfrenta sus propias restricciones, que podrían volverse mucho más estrictas si Donald Trump es elegido presidente en noviembre. Unidos por un enemigo común, el trío ahora promete promover una política exterior común: apoyo a un mundo multipolar que ya no esté dominado por Estados Unidos. Todos ven unos vínculos económicos más fuertes como la base de su nueva alianza.

China ha prometido una asociación “sin límites” con Rusia y firmó un “acuerdo estratégico” por 25 años y 400.000 millones de dólares con Irán en 2021. Los tres países se están uniendo a los mismos clubes multilaterales, como los BRICS. El comercio bilateral entre ellos está creciendo; Se están elaborando planes para bloques libres de aranceles, nuevos sistemas de pago y rutas comerciales que eviten las ubicaciones controladas por Occidente. Para Estados Unidos y sus aliados, esto es materia de pesadillas. Un eje antioccidental próspero podría ayudar a los enemigos a eludir sanciones, ganar guerras y reclutar a otros actores malignos. La nueva entente involucra áreas donde los vínculos ya son fuertes, otras donde la colaboración es sólo parcial y algunas cuestiones sin resolver. ¿Cómo podría ser la alianza dentro de cinco a diez años?

Comienza con un negocio en auge. China ha sido durante mucho tiempo cliente de petroestados, incluidos Irán y Rusia. Pero estos dos también solían vender mucho petróleo a Europa, que estaba cerca de los campos de Rusia y de fácil acceso desde el Golfo. Desde que Europa empezó a desairarlos, China ha estado comprando barriles a precios de ganga. Los flujos desde los puertos occidentales de Rusia han aumentado a 500.000 barriles por día (b/d), frente a menos de 100.000 antes de la guerra, calcula Reid l’Anson de Kpler, una empresa de datos. En diciembre, eso elevó las importaciones de crudo ruso a 2,2 millones de b/d, o el 19% del total de China, frente a los 1,5 millones de b/d de hace dos años. En la segunda mitad del año pasado, las exportaciones de Irán a China promediaron 1 millón de b/d, un aumento del 150% con respecto al mismo período de 2021.

Mientras que las sanciones occidentales permiten que cualquier persona fuera del G7 importe petróleo ruso, la industria energética iraní está sujeta a las llamadas sanciones secundarias, que restringen a terceros países. Sin embargo, desde 2022, la administración Biden ha relajado la aplicación de las normas, dispuesta a que se incumplan las reglas si eso significa precios más bajos. El resultado ha sido un aumento de las importaciones chinas, cuyos beneficiarios no son las empresas estatales chinas, que algún día podrían verse expuestas a sanciones, sino las “refinerías tetera” más pequeñas sin presencia en el extranjero. Como beneficio adicional, China también obtiene gas barato de Rusia: las importaciones a través del gasoducto Power of Siberia se han duplicado desde la invasión de Ucrania por parte de Putin.

El presidente ruso Vladimir Putin. Sputnik/Grigory Sysoyev/Pool vía REUTERS
El presidente ruso Vladimir Putin. Sputnik/Grigory Sysoyev/Pool vía REUTERS

Rusia e Irán no tienen más remedio que vender a China. Por el contrario, China sólo está sujeta a restricciones a las importaciones de tecnología occidental: no enfrenta prohibiciones financieras ni embargos comerciales. Por lo tanto, puede comprar petróleo de otros países, y lo hace, lo que le da ventaja en las negociaciones. China obtiene suministros rusos e iraníes con un descuento de entre 15 y 30 dólares sobre el precio mundial del petróleo y luego procesa los hidrocarburos baratos para convertirlos en productos de mayor valor. La capacidad de producción de su industria petroquímica ha crecido más en los últimos dos años que la de todos los demás países juntos desde 2019. China también produce enormes volúmenes de productos refinados de petróleo.

Comercio, no ayuda

Impulsar el comercio de productos básicos entre los tres países siempre iba a ser la parte fácil. Todo el mundo quiere petróleo; una vez en un barco, se puede enviar a cualquier parte. Sin embargo, China tiene una política informal de limitar la dependencia de cualquier proveedor de materias primas al 15-20% de sus necesidades totales, lo que significa que está cerca del máximo que querrá importar de Irán y Rusia. Aunque el comercio todavía es suficiente para proporcionar a los dos países un salvavidas, sólo será útil si pueden gastar las divisas obtenidas en la importación de bienes. De ahí la ambición de desarrollar otros tipos de comercio.

Las exportaciones de China a Rusia se han disparado como era de esperar. Mientras las restricciones de la covid-19 estrangulaban su economía, China intentó compensarlo impulsando las exportaciones manufactureras. En lugar de zapatos y camisetas, intentó vender productos de alto valor, como maquinaria y dispositivos mecánicos, para los cuales Rusia actuó como mercado de prueba. El año pasado, el mayor importador de automóviles chinos no fue Europa, un gran comprador de vehículos eléctricos, sino Rusia, que compró tres veces más automóviles de gasolina que antes de la guerra.

Las encuestas a gerentes de compras muestran que las empresas iraníes carecen constantemente de “materias primas”, una categoría que incluye tanto productos sofisticados, como chips de computadora, como otros más básicos, como piezas de plástico. Esto obstaculiza la industria manufacturera de Irán, que es tan grande como su sector petrolero. Sin embargo, China exporta pocas piezas y sólo entre 300 y 500 automóviles al mes a Irán, en comparación con aproximadamente 3.000 al vecino Irak. No muchos de los exportadores de productos manufacturados de China, que venden mucho a Occidente, son lo suficientemente valientes como para arriesgarse a represalias estadounidenses.

En teoría, más negocios con Rusia podrían ayudar a Irán. Los dos países se abastecen mutuamente de bienes útiles. Desde 2022, Irán ha vendido a Rusia drones y sistemas de armas que están causando daños en Ucrania: su primer apoyo militar a un país no islámico desde la revolución de 1979. A principios de este año, Irán también envió a Rusia 1 millón de barriles de crudo por camión cisterna, otra novedad. Pero las sanciones complican los vínculos más profundos. Aunque Rusia dejó de publicar estadísticas detalladas en 2023, los datos del tráfico marítimo en el Mar Caspio muestran sólo un modesto aumento desde 2022, cuando los líderes del país fijaron un objetivo ambicioso para impulsar el comercio bilateral.

El comercio limitado entre Irán y Rusia significa que carecen de canales bancarios y sistemas de pago comunes. A pesar de la presión del gobierno, ni el spfs (la alternativa rusa al swift, el sistema global de mensajería interbancaria) ni el Mir (la respuesta rusa a las redes de tarjetas de crédito estadounidenses) son ampliamente utilizados por los bancos iraníes. Los esfuerzos por desdolarizar el comercio llevaron a la creación de un intercambio del rublo rial en agosto de 2022, pero los volúmenes de transacciones siguen siendo bajos.

Para resistir las sanciones a largo plazo, Irán y Rusia también necesitan inversiones, el área de cooperación más débil en la actualidad. El stock de inversión extranjera directa de China en la República Islámica se ha mantenido estable desde 2014, incluso cuando ha invertido dinero en otras economías emergentes, y con aproximadamente 3.000 millones de dólares sigue siendo insignificante para una economía del tamaño de Irán. Los acuerdos acordados durante la última visita del presidente de Irán a Beijing, que podrían estar valorados en 10.000 millones de dólares como máximo, quedan eclipsados por los 50.000 millones de dólares que China prometió a Arabia Saudita, el gran rival de Irán, en 2022.

La plataforma petrolera Filanovskogo junto al letrero de la compañía Lukoilen, el Mar Caspio, Rusia. REUTERS/Maxim Shemetov
La plataforma petrolera Filanovskogo junto al letrero de la compañía Lukoilen, el Mar Caspio, Rusia. REUTERS/Maxim Shemetov

Aunque China sigue involucrada en proyectos rusos como Arctic Lng, una instalación de licuefacción de gas en el norte del país, no ha adquirido activos abandonados por empresas occidentales, señala Rachel Ziemba, del grupo de expertos CNAS, ni ha respaldado nuevas empresas. Rusia esperaba que China financiara el gasoducto Power of Siberia 2, que transportará 50.000 millones de metros cúbicos de gas al Reino Medio cuando esté terminado, casi tanto como el gasoducto más grande de Rusia utilizado para entregar a Europa. Sin el apoyo de China, el proyecto está ahora en el limbo.

Un poco de ayuda de tus amigos

La alianza ya ha logrado algo notable: salvar a sus miembros más jóvenes del colapso ante los embargos occidentales. ¿Pero ha alcanzado su máximo potencial? La respuesta depende de la capacidad de sus miembros para superar obstáculos externos e internos.

Varios foros tienen como objetivo promover la cooperación y la inversión transfronteriza. En julio pasado, Irán se convirtió en el noveno miembro de la Organización de Cooperación de Shanghai, una alianza de seguridad liderada por China que también incluye a Rusia. En diciembre firmó un acuerdo de libre comercio con la Unión Económica Euroasiática liderada por Rusia, que cubre gran parte de Asia Central. En enero se unió a los BRIC, un grupo de mercados emergentes que incluye tanto a China como a Rusia.

Estas reuniones le dan al trío más oportunidades de hablar. En cumbres recientes, los ministros iraníes y rusos han reactivado las negociaciones para ampliar el Corredor Internacional de Transporte Norte-Sur (Instc), una ruta de 7.200 kilómetros que conecta Rusia con el Océano Índico a través de Irán. En la actualidad, el grano ruso debe viajar al Medio Oriente a través del Bósforo controlado por la OTAN. La propuesta, que incluye una combinación de carreteras, ferrocarriles y puertos, podría convertir a Irán en un mercado de exportación para Rusia.

Las burocracias de Irán y Rusia tienen relativamente poca experiencia en trabajar juntas, y la cantidad de inversión requerida es desalentadora: el Banco Euroasiático de Desarrollo, respaldado por Rusia, estima que será de 26 mil millones de dólares sólo en Irán y Rusia. Reunir ese financiamiento, en dos países que no son conocidos por ser amigables con los inversionistas, sería difícil en el mejor de los casos, y mucho menos bajo sanciones. Aún así, la idea está ganando terreno. El 1 de febrero, los enviados discutieron los próximos pasos para el ferrocarril Rasht-Astara, un proyecto de 1.600 millones de dólares que podría facilitar el tránsito de carga en el norte de Irán. El año pasado, Rusia utilizó parte del INSTC para transportar mercancías a Irán por ferrocarril por primera vez.

El problema más grave es que las economías de Irán y Rusia son demasiado similares para ser socios comerciales naturales. De las 15 principales categorías de bienes que cada uno exporta, nueve son compartidas; Diez de sus 15 mayores importaciones también son iguales. Sólo dos de los 15 productos más buscados de Rusia se encuentran entre las principales exportaciones de Irán. Cuando Irán tiene brechas de demanda que Rusia podría cubrir, como en automóviles, electrónica y maquinaria, la capacidad de producción de Rusia está limitada.

El líder supremo de Irán, el Ayatollah Ali Khamenei. Majid Asgaripour/WANA (Agencia de Noticias de Asia Occidental) vía REUTERS
El líder supremo de Irán, el Ayatollah Ali Khamenei. Majid Asgaripour/WANA (Agencia de Noticias de Asia Occidental) vía REUTERS

Con las ganancias del comercio restringidas por varias sanciones, la relación entre los dos países será competitiva, particularmente en lo que respecta a las exportaciones de energía. Desde que Occidente impuso un embargo al petróleo ruso, el país ha estado compitiendo con Irán para ganar una mayor proporción de las importaciones de China, lo que ha resultado en una guerra de precios. Es una batalla que Irán está perdiendo. Rusia es el mayor productor de petróleo y su energía no está sujeta a sanciones secundarias. Parte de su crudo también puede enviarse a China, una opción más barata.

Tener la ventaja hace que Rusia no esté interesada en ofrecer ayuda a sus aliados. Al principio de la guerra, los partidarios de Ucrania temían que Rusia e Irán se unieran para evadir las sanciones. En cambio, Rusia desarrolló su propia flota “en la sombra” de petroleros y no dio acceso a los iraníes, dice Yesar Al-Maleki de mees, un equipo de investigación. Irán ha buscado fondos y tecnología rusos para aprovechar sus gigantescas reservas de gas; Rusia ha brindado poca ayuda hasta ahora.

En otras áreas, China se ha convertido en un competidor de Irán. Hasta hace poco, la importante base manufacturera de la República Islámica era una fuente de resiliencia. El país podría aprovechar una moneda devaluada para vender nueces y artículos de tocador, dice Esfandyar Batmanghelidj de Bourse & Bazaar Foundation, otro grupo de expertos. Su esperanza, con el tiempo, era ascender en la cadena de valor, exportando unidades de aire acondicionado y tal vez incluso automóviles. China está frustrando esos sueños. A medida que avanza hacia exportaciones de mayor valor, está inundando los mercados objetivo de Irán con versiones mejores y más baratas de estos productos.

Occidente parece tener poco apetito por sanciones secundarias generalizadas. Pero las medidas existentes seguirán causando problemas. En diciembre, Estados Unidos anunció sanciones para cualquiera que tratara con empresas rusas en industrias como la construcción, la manufactura y la tecnología. Estos son similares a los que impuso a Irán en 2011, que luego fueron suspendidos en 2015, después de que se firmara el acuerdo nuclear. Antes de la suspensión, las medidas provocaron que las importaciones iraníes procedentes de China cayeran en picado. Hay pruebas de que algunos bancos chinos ya se están deshaciendo de los negocios rusos.

Aunque estas nuevas sanciones no están dirigidas al sector energético de Rusia, podrían obstaculizar el comercio de petróleo de Rusia con clientes distintos de China si los bancos reaccionan interrumpiendo los negocios con el gigante energético. Desde octubre, Estados Unidos también ha impuesto sanciones a 50 petroleros que, según afirma, violan las sanciones impuestas a Rusia; Alrededor de la mitad de ellos no han cargado petróleo ruso desde entonces. Todo esto hace que las exportaciones a China sean más necesarias y más difíciles para Rusia, lo que seguramente aumentará la competencia con Irán. Estados Unidos podría avivar aún más las llamas apoyándose en Malasia para inhibir el contrabando de petróleo en sus aguas, ahogando los flujos iraníes. Y la propia China está bajo un creciente escrutinio. En febrero, la UE anunció sanciones a tres empresas chinas que, según ella, están ayudando a Rusia.

El presidente ruso Vladimir Putin le da la mano al presidente chino Xi Jinping. Sputnik/Sergei Guneev/Pool vía REUTERS
El presidente ruso Vladimir Putin le da la mano al presidente chino Xi Jinping. Sputnik/Sergei Guneev/Pool vía REUTERS

El espantametro

Entonces, en esta etapa, la entente antioccidental es preocupante, pero no realmente aterradora. ¿Cómo se desarrollará en los años y décadas venideros? El escenario más probable es que siga siendo un vehículo que sirva a los intereses de China, en lugar de convertirse en una verdadera asociación. China lo utilizará mientras pueda obtener beneficios oportunistas y no llegará a darle las alas adecuadas. China se negará a respaldar rutas comerciales o sistemas de pago alternativos, porque no quiere poner en riesgo sus negocios en Occidente.

Sin embargo, eso podría cambiar si Estados Unidos, tal vez durante una segunda presidencia de Trump, intenta expulsar a China de los mercados occidentales. Sin nada más que perder, China destinaría muchos más recursos a formar un bloque alternativo e inevitablemente intentaría aprovechar las relaciones existentes y ampliar sus alianzas. Los socios menores pueden no estar contentos: sus industrias manufactureras se verían afectadas a medida que China redirija sus exportaciones. Estados Unidos también sufriría: sus consumidores pagarían más por sus importaciones y, con el tiempo, sus líderes verían el primer desafío serio a su dominio del sistema de comercio global.

© 2024, The Economist Newspaper Limited. All rights reserved.