Mientras Irán asusta a Medio Oriente, en casa su régimen se pudre

Las falsas elecciones parlamentarias mostraron cómo los clérigos han perdido el apoyo de la opinión pública

Compartir
Compartir articulo
Un clérigo iraní vota en las elecciones parlamentarias de este 1 de marzo.
Un clérigo iraní vota en las elecciones parlamentarias de este 1 de marzo.

Los resultados de las últimas elecciones del sha fueron un triunfo. Su partido ganó los 268 escaños. Oficialmente, casi la mitad del electorado votó en 1975. Pero cuando estalló la revolución en 1979 su partido se deshizo. Las elecciones del 1 de marzo para el parlamento y la asamblea de expertos de Irán, que elige al líder supremo, tienen rasgos similares. A diferencia de comicios anteriores, en los que podían presentarse pragmáticos y reformistas, han sido descalificados todos menos los partidarios acérrimos de la línea dura, incluido un ex presidente, Hassan Rouhani. De ahí que los leales arrasen.

Pero a medida que el régimen purga a sus reformistas, se reduce a su núcleo interno. En su afán por monopolizar el poder, vacía el Estado. Irán, que antes era una teocracia híbrida con democracia, se está transformando en una dictadura absoluta con una base tambaleante. Cada vez más, las organizaciones clericales anulan al Parlamento, reduciéndolo a una tertulia. Una reciente encuesta gubernamental filtrada al servicio persa de la BBC muestra una hemorragia de apoyo a los teócratas. Según la encuesta, el apoyo a la separación de religión y Estado ha pasado del 31% en 2015 al 73% en la actualidad. “Los ‘yes-men’ son maravillosos cuando las cosas están en calma, pero son inútiles bajo una crisis”, dice un analista político que trabaja con frecuencia en Irán. “Sin una oposición pierdes el puente hacia el pueblo”.

Antes, los mulás se esforzaban por conseguir el voto. Ahora están tan resignados a su impopularidad que apenas se molestan. La campaña electoral ha sido la más mediocre de Irán desde 1979. Según una encuesta de la radiotelevisión estatal, más de la mitad de los iraníes desconocían la fecha de la elección. Se esperaba que muchos la boicoteen. Temiendo un fiasco, el régimen denegó los visados a los periodistas extranjeros. En lugar de aplacar la ira popular, el año pasado el gobierno ejecutó a manifestantes que habían protestado en 2022. Una canción popular es “Tiempos extraños”, de Alireza Ghorbani. “El que llama a la puerta por la noche ha venido a matar la luz”, canta.

Enfrentados a la desobediencia civil contra sus normas de modestia, los clérigos vuelven corriendo a los seminarios. Un visitante iraní en Gran Bretaña observa con sorpresa que hay más velos en el metro de Londres que en el de Teherán. El desvelo es tan decidido que algunos establecen comparaciones con los últimos años del sha, cuando las mujeres llevaban el velo desafiando su prohibición. “Como ocurrió con el sha al final de su régimen, el sistema está culturalmente en bancarrota y ya no puede controlar los cuerpos de la gente”, afirma Yaser Mirdamadi, un clérigo disidente del norte de Inglaterra.

Iraníes hacen fila para votar en las elecciones del último viernes REUTERS
Iraníes hacen fila para votar en las elecciones del último viernes REUTERS

La economía impulsa los agravios. El presidente iraní, Ebrahim Raisi, de línea dura pero ineficaz, ha luchado por superar las sanciones estadounidenses. A diferencia del gabinete mundano de su predecesor reformista, Rouhani, sus ministros proceden de los cuarteles del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC) o del Imam Sadiq, un colegio religioso privado de Teherán. Años de alta inflación y una moneda que se deprecia han erosionado el valor de los ahorros. Los precios de los productos básicos se disparan y las subvenciones se comen el presupuesto, dejando poco para gastos de capital. Sin financiación para la gestión del agua, los lagos y ríos se están secando. Las ayudas sociales llegan tarde.

La política exterior de Raisi empeora las cosas. La mañana después de que un avión no tripulado disparado por una milicia apoyada por Irán en Irak matara a tres estadounidenses, el rial se desplomó. No está claro si Irán puede frenar a las milicias que forman su eje de resistencia: Hezbollah en Líbano; el Hashd en Irak; y los Hutíes en Yemen. Sobre el papel son activos. Pero han demostrado ser un pasivo. A los iraníes les preocupa que el lanzamiento de misiles contra Israel, los soldados estadounidenses y el transporte marítimo haga caer el fuego del infierno sobre Irán.

Tanto en el exterior como en el interior, los clérigos hablan con dureza pero luego transigen. Irán ha proseguido su acercamiento a los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudí, a pesar de que ambos se están acercando a Israel, al que Irán califica de “tumor canceroso”. Tras fracasar en su intento de convencer a Muhammad bin Salman (MBS), el príncipe heredero saudí, de que acudiera a Teherán, Raisi visitó la capital saudí, Riad, en noviembre. Irán también se ha mostrado dispuesto a cambiar su postura respecto a Israel en caso de que se alcance un acuerdo de paz con los palestinos. En los últimos meses, sus mulás han votado (en la ONU y en una reunión de la Organización de la Conferencia Islámica en Riad) a favor de un acuerdo de dos Estados, reconociendo implícitamente a Israel. Según sus interlocutores, Irán se compromete a controlar a sus milicias aliadas si Israel y los palestinos alcanzan la paz.

Ese de la esquina soy yo

Los interlocutores también hacen flotar otros globos. Cuando Estados Unidos y la Unión Soviética convocaron una conferencia de paz árabe-israelí en Madrid hace tres décadas, dejaron a Irán al margen, a pesar de los deseos de su entonces presidente, Ali Akbar Rafsanjani, de participar. Desairado, el nuevo líder supremo iraní, Jamenei, convocó en su lugar su propia conferencia para la resistencia contra Israel. A ello siguieron los atentados de Hamás contra autobuses en Israel, que socavaron el proceso de paz entre Israel y los palestinos.

Con las conversaciones sobre un acuerdo de paz de nuevo en el aire, Badr Albusaidi, ministro de Asuntos Exteriores de Omán, en un artículo de opinión en The Economist, pidió otra conferencia similar a la de Madrid, esta vez con Irán en la mesa. Aunque israelíes y estadounidenses enmarcan la normalización entre Israel y el Golfo como un frente común contra Irán, la República Islámica está señalando que quiere formar parte de un nuevo orden.

La diplomacia constructiva resulta extraña, dado el historial de los partidarios de la línea dura como aguafiestas. Pero es una medida de su desesperación que estén adoptando políticas nacionales e internacionales de las que antes se burlaban. “Todo aquello a lo que se opusieron los partidarios de la línea dura durante el gobierno de Rouhani, lo están haciendo ahora ellos mismos”, afirma Mirdamadi. La participación en una conferencia internacional (y el reconocimiento de facto de Israel) podría suponer para los clérigos un balón de oxígeno para la legitimidad internacional y una prórroga de las sanciones.

No es por falta de alternativas. Jamenei había intentado llegar a China. Pero ésta ha acatado, al menos en parte, las sanciones de Estados Unidos sobre los flujos de dólares. Los 400.000 millones de dólares en proyectos de infraestructuras a lo largo de 25 años que China había prometido en 2021 han tenido un comienzo lento. Las autoridades iraníes se arrepienten ahora de haber dado largas a un nuevo acuerdo con Estados Unidos para aliviar las sanciones a cambio de restricciones nucleares.

A falta de un nuevo comienzo con Estados Unidos, los iraníes se preguntan cuánto durará el incómodo pulso entre los clérigos y su pueblo. La edad de Jamenei (84 años) y su mala salud han dejado un vacío. A diferencia de su predecesor, Jamenei se abstiene de nombrar a un sustituto. Los partidarios de la línea dura esperan que las elecciones, en particular las de la asamblea de expertos, consoliden su control de la sucesión. Pero no son un grupo unido. Los conservadores quieren meter con calzador a Raisi en el puesto, aunque carece de credenciales. Otros proponen a Mojtaba, el segundo hijo de Jamenei.

Mientras tanto, las fuerzas de la oposición se unen contra ellos. Un círculo de reformistas agraviados y marginados se mantiene a la espera de que fracasen los partidarios de la línea dura. Funcionarios normalmente reservados informan ahora a los extranjeros sobre los abusos de poder de los partidarios de la línea dura. Mohammad Zarif, que había sido el amistoso ministro de Asuntos Exteriores de Rouhani, está siendo vigilado y se le ha retirado el pasaporte, según algunos.

Sin embargo, los que quieren el cambio también discrepan sobre cómo lograrlo. Los ambiciosos comandantes del IRGC aspiran al modelo pakistaní de una pseudodemocracia bajo el pulgar de los militares. Los demócratas esperan una nueva constitución que confiera la soberanía al parlamento. Algunos buscan un hombre fuerte de mentalidad reformista. Todos parecen estar de acuerdo en que el wilayat al-faqih iraní, o gobierno del jurista religioso, ha llegado a su fin.

© 2024, The Economist Newspaper Limited. All rights reserved.

Últimas Noticias

Líderes de la Unión Europea buscan alternativas para superar el rezago económico ante el avance de EEUU y China

El bloque enfrenta el desafío de mantener su competitividad global, especialmente en sectores clave como el de las baterías para vehículos eléctricos y la inteligencia artificial
Líderes de la Unión Europea buscan alternativas para superar el rezago económico ante el avance de EEUU y China

Murió un nene de 3 años por dengue en Córdoba: “Su corazón estaba cosido y no aguantó”

El menor de edad era oriundo de San Luis, pero había viajado a la capital cordobesa para ser intervenido por una cardiopatía congénita
Murió un nene de 3 años por dengue en Córdoba: “Su corazón estaba cosido y no aguantó”

Una joven conoció a un francés por Tinder; él se vino a vivir a Argentina, la relación no prosperó y la terminó estafando

La víctima del engaño es una mujer de 22 años, oriunda de Paraná, Entre Ríos. “Me bloqueó de todos lados, no me contesta las llamadas ni los mensajes y me dejó una deuda de 400.000 pesos”, denunció
Una joven conoció a un francés por Tinder; él se vino a vivir a Argentina, la relación no prosperó y la terminó estafando

Javier Milei acelera un acuerdo clave de política exterior con una misión diplomática ante la OTAN

Por instrucción de Balcarce 50, Luis Petri mantendrá hoy en Bruselas reuniones con directivos de la alianza militar. Argentina busca el estatus de “socio global” de ese organismo. El ministro de Defensa también estará el viernes en Noruega para destrabar un contrato por aviones para la Fuerza Aérea y tratar temas estratégicos de seguridad y defensa
Javier Milei acelera un acuerdo clave de política exterior con una misión diplomática ante la OTAN

Israel abrió un corredor humanitario a través del puerto de Ashdod para facilitar el ingreso de ayuda alimentaria en Gaza

La operación marcó la primera vez que se permite el acceso de asistencia por esta vía desde su reciente autorización. “Sabemos que nuestra guerra es contra Hamas, no contra el pueblo del enclave”, dijo un portavoz del Ejército israelí
Israel abrió un corredor humanitario a través del puerto de Ashdod para facilitar el ingreso de ayuda alimentaria en Gaza
MÁS NOTICIAS