Después de dos años de guerra, los ucranianos se vuelven pesimistas

Ya no esperan que acabe pronto

Compartir
Compartir articulo
El mandato presidencial de Volodímir Zelenski termina en mayo. Pero se extenderá por la guerra.  EFE/EPA/SERGEY DOLZHENKO
El mandato presidencial de Volodímir Zelenski termina en mayo. Pero se extenderá por la guerra. EFE/EPA/SERGEY DOLZHENKO

Han sido dos largos años para los ucranianos, pero para algunos el reloj se detuvo en el momento en que los tanques rusos cruzaron la frontera. Los habitantes de Hlibivka, un pueblo a 40 km al norte de Kiev, se vieron atrapados por el avance cuando volaron los puentes que tenían a sus espaldas para salvar la capital. La ocupación rusa marcó el comienzo de una pesadilla para Olha Manukhina. A los dos días, unos enmascarados saltaron su valla y secuestraron a su marido y a su hijo. Desde entonces no los ha vuelto a ver. Sabe que están retenidos en una prisión del sur de Rusia, dos de los miles de prisioneros civiles que oficialmente no existen. Es la incertidumbre lo que la afecta, dice, “el no saber, la sensación de que los están dejando morir”.

A medida que la guerra entra en su tercer año, la sensación de limbo de Manukhina es cada vez más común. Según una encuesta reciente, el 85% de la población sigue creyendo en una “victoria” final. Pero las opiniones sobre lo que eso significa y cuándo ocurrirá han empezado a divergir fuertemente. La mayoría cree ahora que tardará años. Y por primera vez desde el comienzo de la guerra, los sondeos sugieren también que la mayoría cree que el país va en la dirección equivocada. Según Oleksandr Martynenko, periodista y antiguo alto funcionario, las esperanzas de devolver a Rusia a sus fronteras legales se están viendo eclipsadas por el afán de supervivencia. “Vamos a mantener a raya a los rusos todo este año. La única pregunta es si podremos”.

El vacilante apoyo económico y militar de Occidente significa que es probable que las cosas empeoren. Los funcionarios ucranianos están cada vez más nerviosos por las cifras: tesorería, cifras de movilización, armamento. Serhiy Marchenko, ministro de Finanzas, cree que los socios occidentales de su país cumplirán el presupuesto no militar de 37.000 millones de dólares de este año -los impuestos ucranianos pagan los gastos militares-, pero le preocupa lo que pueda ocurrir después. “No nos han dado garantías para 2025″. La escasez de municiones ya es un problema, y sólo mejorará si Europa aprende a producir armas de nuevo.

Rusia tiene sus propios problemas de recursos y mano de obra, pero conserva una relativa ventaja de tamaño. En una guerra de desgaste, eso cuenta. “Mientras el gordo se encoge, el flaco desaparece”, dice un oficial de inteligencia ucraniano, citando un conocido proverbio local.

Mykhailo Fedorov, viceprimer ministro y defensor de la tecnología militar, afirma que el único camino es la autosuficiencia. “No tenemos más remedio que mostrarnos fuertes. Pero soy optimista. Tenemos una clara ventaja en eficacia y velocidad”. El pensamiento creativo permitió a Ucrania anotarse victorias improbables en el Mar Negro, argumenta. En 2023, Ucrania hundió una quinta parte de la flota rusa del Mar Negro y estableció un corredor marítimo frente a los constantes bombardeos. El mismo enfoque ha visto un enorme aumento en la producción de drones de combate baratos y capaces. Ucrania cuenta con casi una docena de modelos de largo alcance capaces de atacar objetivos a más de 600 km de distancia. Un fabricante de drones de largo alcance predice con confianza que en 2024 la guerra se adentrará en las regiones centrales de Rusia. “Putin tendrá que dar explicaciones a su pueblo”, afirma. “Las cosas no serán fáciles para él a nivel interno”.

Sin embargo, es la política interna de Ucrania, más que la de Rusia, la que empieza a parecer más frágil. Dos años de inusual unidad política han dado paso a luchas internas públicas. El Presidente Volodymyr Zelensky ha respondido con dureza a muchas de las críticas. A principios de febrero destituyó a su popular comandante de las fuerzas armadas, Valery Zaluzhny, tras romperse las relaciones entre ambos. Aún no se han visto todos los efectos de esta arriesgada decisión. En vísperas de su despido, el 94% de los ucranianos afirmaba confiar en su general de guerra, frente al 40% que lo hacía en su sustituto, Oleksandr Syrsky. Un alto funcionario del gobierno ucraniano se muestra preocupado por la capacidad del sistema político ucraniano para gestionar las crecientes tensiones, y afirma que al Kremlin le encantaría sacar provecho de ellas. “Rusia quiere destituir a Zelensky porque no hay nadie más que pueda controlar la situación”, afirma.

Valeriy Zaluzhny, comandante del ejército ucraniano, fue destituido este mes luego de perder la confianza de Zelensky.
Valeriy Zaluzhny, comandante del ejército ucraniano, fue destituido este mes luego de perder la confianza de Zelensky.

El punto difícil llegará en mayo, fecha en la que finaliza oficialmente el mandato presidencial de cinco años de Zelensky. La ley marcial es clara al permitir que el presidente continúe en el cargo hasta que se elija a otro, y las elecciones también son imposibles en virtud de las mismas disposiciones. Sin embargo, el debate político en Kiev gira en torno a la inminente ruptura de la legitimidad. Andriy Mahera, experto constitucionalista cuya decisión en 2004 de no ratificar una votación fraudulenta marcó el inicio de la Revolución Naranja, afirma que las críticas no tienen sentido desde el punto de vista jurídico. “El presidente seguirá en el cargo más allá de los cinco años sólo porque hay una guerra en marcha, ni más ni menos. Tiene que entenderlo y, en lugar de luchar contra sus oponentes, intentar unirlos a su alrededor”. Hasta ahora, la colaboración en la gran carpa no ha sido el estilo de Zelensky.

Sin duda, el presidente puede consolarse con la opinión pública, que sigue respaldándole, aunque con una trayectoria descendente. Las encuestas del Centro Razumkov, una empresa sociológica local, muestran que la confianza en él se mantiene en el 70%. Este porcentaje es mucho más alto que el del Parlamento y que el de cualquier oponente potencial, salvo Zaluzhny. La opinión pública también apoya en gran medida la postura intransigente de Zelensky en las negociaciones con Rusia. El sondeo de Razumkov muestra que sólo el 18% apoyaría concesiones a Rusia incluso si Occidente dejara de apoyarla por completo. Un tercio opina que Ucrania debería seguir luchando aunque se la deje sola; el 22% sugiere intentar congelar el conflicto sin hacer concesiones, y el resto está indeciso.

El verdadero obstáculo para cualquier acuerdo no es tanto el apoyo interno como encontrar un socio negociador digno de confianza. “Para que las negociaciones funcionen, se necesita un tango”, dijo el alto funcionario del gobierno. “La guerra es en realidad bastante exitosa para Putin. ¿Cuál es su razón para parar?” Una fuente de inteligencia militar ucraniana sugirió que el ritmo actual de uso de equipos y municiones podría obligar a ambas partes a un alto el fuego temporal en algún momento del próximo año. Pero sería sólo una pausa, dice: hay poca confianza en un acuerdo duradero mientras Putin siga vivo. “Sabemos que odia Ucrania y nuestra libertad. Somos un mal ejemplo para su sociedad”.

A Manukhina, la sugerencia de esperar un cambio en la cúpula rusa le hace llorar. Dice que la gente pequeña, como ella, está siendo olvidada. “Si vamos a esperar a que Putin muera, todos los nuestros perecerán. Si nada más funciona, debemos negociar”.

© 2024, The Economist Newspaper Limited. All rights reserved.