¿Está Europa preparada para defenderse de Vladimir Putin?

La agresión rusa y las vacilaciones estadounidenses revelan lo mal equipado que se encuentra el continente

Compartir
Compartir articulo
El presidente ruso, Vladimir Putin (Sputnik/Sergei Bobylev/Pool via REUTERS/Archivo)
El presidente ruso, Vladimir Putin (Sputnik/Sergei Bobylev/Pool via REUTERS/Archivo)

Rusia es cada vez más peligrosa, Estados Unidos es menos fiable y Europa sigue sin estar preparada. El problema es simple, pero la escala de su solución es difícil de comprender. Los acuerdos de seguridad basados en la OTAN que surgieron de la segunda guerra mundial -y que han evitado una tercera- forman parte del tejido europeo hasta tal punto que rehacerlos será una tarea inmensa. Los líderes europeos deben abandonar urgentemente su autocomplacencia postsoviética. Eso significa aumentar el gasto en defensa a un nivel no visto en décadas, restaurar las descuidadas tradiciones militares europeas, reestructurar sus industrias armamentísticas y prepararse para una posible guerra. El trabajo apenas ha comenzado.

El asesinato de Alexei Navalny, principal líder de la oposición rusa, en una colonia penal el 16 de febrero debería haber hecho añicos cualquier ilusión que pudiera quedar sobre la crueldad y la violencia de Vladimir Putin. Cuando los combates entran en su tercer año, Rusia está ganando en Ucrania. Tras haber puesto la economía en pie de guerra, el presidente ruso gasta el 7,1% del PIB en defensa. En un plazo de tres a cinco años, según el ministro de Defensa danés, Putin podría estar listo para enfrentarse a la OTAN, quizá lanzando operaciones híbridas contra uno de los países bálticos. Su objetivo sería echar por tierra la promesa de la OTAN de que si un país es atacado, los demás estarán dispuestos a acudir en su ayuda.

Aunque la amenaza rusa crece, la disuasión occidental se debilita. Esto se debe en parte al vacilante apoyo estadounidense a Ucrania. Pero también se debe a que Donald Trump, que muy bien podría ser el próximo presidente estadounidense, ha sembrado dudas sobre si se pondría del lado de Europa tras un ataque ruso. El Partido Republicano y parte del establishment de seguridad están cada vez menos comprometidos con Europa. La defensa estadounidense se centra cada vez más en el Pacífico. Incluso si el presidente Joe Biden es reelegido, puede que sea el último presidente instintivamente atlantista de Estados Unidos.

Foto tomada en Arlington, Virginia, Estados Unidos, el 22 de octubre de 2020 muestra la transmisión en vivo de C-SPAN de Donald Trump (I) y su contrincante demócrata Joe Biden asistiendo a su debate final en la carrera presidencial de 2020. Europa Press/Contacto/Liu Jie/Archivo
Foto tomada en Arlington, Virginia, Estados Unidos, el 22 de octubre de 2020 muestra la transmisión en vivo de C-SPAN de Donald Trump (I) y su contrincante demócrata Joe Biden asistiendo a su debate final en la carrera presidencial de 2020. Europa Press/Contacto/Liu Jie/Archivo

Las implicaciones son sombrías. Europa depende totalmente de la fuerza militar dominante de la OTAN. Un general estadounidense se quejaba recientemente de que muchos de sus ejércitos tendrían dificultades para desplegar incluso una brigada completa de unos pocos miles de soldados. En 2015-23, Gran Bretaña perdió cinco de sus batallones de combate. Muchos países carecen de capacidades, como aviones de transporte, mando y control, y satélites. Polonia puede desplegar el excelente sistema de artillería de cohetes Himars, pero depende de Estados Unidos para encontrar sus objetivos de largo alcance. Los rápidos avances rusos y ucranianos en la guerra de drones, que se prueban a diario en el campo de batalla, corren el riesgo de dejar a la OTAN rezagada.

Dados los largos ciclos de la planificación militar, Europa necesita empezar a corregir esto hoy mismo. La prioridad es aumentar su propia capacidad de combate. Esto comienza con un programa masivo de reclutamiento y adquisiciones. El servicio militar obligatorio es caro e ineficaz, pero Europa podría aprender de países nórdicos como Finlandia y Suecia, que mantienen grandes reservas. Los ejércitos europeos intentan agrupar sus pedidos de material, pero los que tienen industrias de defensa a menudo discuten sobre si sus empresas tienen una parte justa del negocio. Francia está enfadada con los países europeos que compran un sistema de defensa antiaérea que utiliza lanzadores estadounidenses e israelíes. En la disyuntiva entre mejorar rápidamente el poder de combate de sus soldados y construir lentamente sus propias industrias, deberían poner más énfasis en la velocidad.

No será barato. Este año la OTAN europea gastará unos 380.000 millones de dólares en defensa. Ajustado al poder adquisitivo, es más o menos lo mismo que Rusia, pero Europa obtiene menos bazuca por su dinero. La fragmentación es una de las razones. La OTAN espera que sus miembros gasten el 20% de sus presupuestos en armamento. El déficit que los países de la OTAN (más Noruega) han acumulado desde 1991 es de 557.000 millones de euros (600.000 millones de dólares).

Cubrir ese déficit será difícil. En 2022, después de ocho años de aumentos tras la anexión rusa de Crimea, los miembros europeos de la OTAN no gastaron en total más que en 1990 en términos reales. El gasto social se había más que duplicado. Las discusiones sobre los presupuestos de la OTAN a menudo se reducen a si un país destina el 2% del PIB a defensa. También importa cómo se gasta el dinero. Sin embargo, incluso con eficiencias, el 2% no será suficiente.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg. EFE/EPA/STEPHANIE LECOCQ/Archivo
El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg. EFE/EPA/STEPHANIE LECOCQ/Archivo

Si los líderes europeos tienen que recaudar los fondos mediante recortes en otros servicios, impuestos y endeudamiento, tendrán que convencer a los votantes de que los sacrificios merecen la pena. En Alemania, que probablemente se convierta en el país europeo que más gasta en armamento, tendrán que cambiar el límite de déficit inscrito en la Constitución. Un plan de la Comisión Europea para coordinar las compras de armamento ha suscitado las críticas de los Estados miembros, quizá porque frenaría los grupos de presión de los campeones industriales. Tras haber confiado durante tantas décadas en Estados Unidos, muchos europeos que sólo han conocido la paz siguen eludiendo las difíciles decisiones que exige la agresión rusa.

Estas difíciles decisiones se extienden a las armas nucleares. Putin ha amenazado con una escalada para disuadir a Occidente de entregar a Ucrania armas convencionales avanzadas. Sin la disuasión nuclear estadounidense, Europa del Este sería vulnerable a las mismas tácticas. ¿Podrían Gran Bretaña y Francia, con armas nucleares, ofrecer garantías en su lugar? ¿Lo harían? Si lo hicieran, ¿les creería Putin?

El peligro es que Europa se atasque en torno a la teología institucional. Algunos, especialmente en Francia, sostienen que el continente debería buscar la autonomía estratégica respecto a Estados Unidos lo antes posible, idealmente a través de la Unión Europea. Sería mucho mejor centrarse en la OTAN. La alianza tiene mucha más capacidad y margen de expansión que la incipiente operación de seguridad de la UE. Reforzar el papel europeo dentro de la OTAN tiene sentido porque ya existen las estructuras militares necesarias. También vincularía a aliados no pertenecientes a la UE, vitales para la defensa de Europa: Gran Bretaña es el mayor gastador militar de Europa, Noruega comparte frontera con Rusia e Islandia controla el acceso al Atlántico Norte. Aumentar el peso de Europa en la OTAN tiene la ventaja de demostrar que está dispuesta a hacer más, con la esperanza de que Estados Unidos se quede, y al mismo tiempo prepararse por si Estados Unidos se retira.

Rusia es mucho más pobre y menos poblada que Europa. Las depredaciones de Putin la convierten en una potencia en declive. Pero el oso todavía puede sembrar la destrucción y la miseria. El mejor lugar para detener a Putin es Ucrania. Pero incluso si lo consigue, Europa tendrá que pensar de forma muy diferente en materia de defensa. Y hay que empezar ya.

© 2024, The Economist Newspaper Limited. All rights reserved.