Las ciudades del este de Ucrania temen ser el próximo objetivo de Rusia

Tras la caída de la estratégica Avdiivka, en las pequeñas localidades orientales del país recorre el miedo a ser las siguientes

Compartir
Compartir articulo
La gente espera para subir a un tren de evacuación en Pokrovsk, Ucrania, después de un aumento de los ataques con misiles rusos contra los asentamientos en el área alrededor de Avdiivka, en medio del ataque de Rusia contra Ucrania, 20 de febrero de 2024. REUTERS/Thomas Peter
La gente espera para subir a un tren de evacuación en Pokrovsk, Ucrania, después de un aumento de los ataques con misiles rusos contra los asentamientos en el área alrededor de Avdiivka, en medio del ataque de Rusia contra Ucrania, 20 de febrero de 2024. REUTERS/Thomas Peter

El miedo recorre las pequeñas ciudades del este de Ucrania tras la caída del reducto estratégico de Avdiivka el 17 de febrero. Pokrovsk, una zona minera a 45 km al noroeste de Avdiivka, está abarrotada de soldados, muchos de los cuales acaban de retirarse de la ciudad. Según los informes, los ataques rusos en las horas posteriores a la retirada de Avdiivka mataron a cinco personas en otras tres ciudades del este. Aunque estos lugares están alejados del frente, el sonido de la artillería en todos ellos es claro. Nunca cesa por mucho tiempo.

El 18 de febrero, los guardias del hospital militar de Pokrovsk dijeron que lo que había sido una avalancha de bajas durante los días anteriores había terminado, lo que implicaba que la retirada de Avdiivka había concluido. Fuertemente fortificada, Avdiivka había permanecido en un saliente rodeado de territorio ruso durante una década. Aunque su caída es un revés, el mayor Rodion Kudriashov, subcomandante de la 3ª Brigada de Asalto, que ayudó a cubrir la retirada, dice que tiene una visión a largo plazo, después de haber luchado contra los rusos desde 2014. “Hemos perdido una pequeña batalla”, dice, “pero no hemos perdido la guerra”.

La cuestión es si las fuerzas rusas presionarán su ventaja y avanzarán desde Avdiivka, o se volverán para atacar en otros lugares. El 19 de febrero se informó de ataques rusos en varios sectores. Pero el comandante Kudriashov dice que no cree que los rusos puedan seguir avanzando desde Avdiivka, al menos a corto plazo. Porque incluso cuando las fuerzas ucranianas se retiraron, pudieron infligir fuertes golpes al enemigo.

Según Oleksandr Tarnavsky, comandante general del sector, 47.000 rusos murieron o resultaron heridos en cuatro meses de batalla por Avdiivka, una cifra imposible de verificar. Las fuerzas ucranianas no dan sus propias cifras de bajas, aunque el comandante Kudriashov afirma que fueron muy inferiores.

Raisa Nazarenko frente a su destrozado apartamento en la planta baja que resultó dañado como consecuencia de un ataque con misiles rusos en Selydove, cerca de Avdiivka, en medio del ataque de Rusia a Ucrania, 19 de febrero de 2024. REUTERS/Thomas Peter
Raisa Nazarenko frente a su destrozado apartamento en la planta baja que resultó dañado como consecuencia de un ataque con misiles rusos en Selydove, cerca de Avdiivka, en medio del ataque de Rusia a Ucrania, 19 de febrero de 2024. REUTERS/Thomas Peter

El comandante de una unidad de aviones no tripulados que se retiró el día antes de la caída afirma que, durante un periodo de cinco horas la semana pasada, fue testigo de cómo unos 200 rusos se apresuraban a cruzar terreno expuesto. Las tropas ucranianas no tenían munición suficiente para abatirlos a todos, pero la mitad de ellos no lo consiguieron, afirma.

El mayor Kudriashov dice que los rusos se impusieron porque tenían una ventaja once veces mayor en términos de artillería y, en los 12 días anteriores a la caída, lanzaron 60 bombas aéreas guiadas de destrucción masiva al día. Cree que si las fuerzas ucranianas hubieran tenido más equipamiento y munición, la batalla de Avdiivka habría terminado “de forma totalmente distinta”.

En Pokrovsk, Alyona Sobolenko, reportera de Kapri, un canal de televisión local, acaba de regresar de filmar las secuelas de un ataque nocturno en la cercana ciudad de Selydove. Ha estado hablando con su familia para evacuarla. Pero por ahora, como muchos civiles de las ciudades del este, está esperando a ver cómo evoluciona la situación. En los últimos tres meses, Pokrovsk ha sufrido 59 ataques rusos, aunque ninguno en las últimas dos semanas.

En otra ciudad del este, los médicos han establecido un punto de estabilización al que son evacuados los soldados heridos antes de ser enviados al hospital. (Piden que no se revele su ubicación.) La mayoría llegan por la noche, dice Mila Makarova, encargada de las evacuaciones, cuando es más fácil sacarlos. La guerra con drones ha transformado el campo de batalla, convirtiendo a los hombres que corren con camillas o intentan sacar a los heridos en objetivos, visibles como nunca lo habían sido en la historia de la guerra.

Una mujer camina junto a bloques de apartamentos que fueron destruidos en un ataque con misiles rusos en Selydove, cerca de Avdiivka, en medio del ataque de Rusia a Ucrania, 19 de febrero de 2024. REUTERS/Thomas Peter
Una mujer camina junto a bloques de apartamentos que fueron destruidos en un ataque con misiles rusos en Selydove, cerca de Avdiivka, en medio del ataque de Rusia a Ucrania, 19 de febrero de 2024. REUTERS/Thomas Peter

Los drones son responsables del 30-40% de las bajas en este sector, según Asan Charuhov, jefe de la unidad; frente a sólo un puñado hace seis meses. En tres horas de la noche del 16 de febrero llegó un flujo constante de hombres cojeando. Cuentan que estuvieron inmovilizados durante horas por una mezcla de ataques de drones y morteros, y mencionan a un compañero herido que murió después de que los dos hombres que habían intentado ponerlo a salvo fueran atacados y se vieran obligados a abandonarlo.

Según el mayor Kudriashov, las tropas ucranianas se están retirando de Avdiivka hacia nuevas líneas defensivas. Supuestamente se están construyendo a lo largo de toda la línea del frente. Pero una fuente de inteligencia describe lo que se ha construido hasta ahora como irregular. “Hemos sufrido bajas”, dice, “debido a posiciones mal atrincheradas”.

Ocho kilómetros al este de Kupiansk -que los rusos tomaron en febrero de 2022, perdieron seis meses después y desde entonces han estado intentando retomar- nuevas líneas defensivas se despliegan por los campos. Hay cinco líneas, con una profundidad de cuatro kilómetros. Incluyen trincheras, campos de minas, alambre de espino y “dientes de dragón” de hormigón, obstáculos antitanque piramidales. Se ven pocos soldados; muchos de ellos se mantienen calientes en búnkeres subterráneos fortificados con troncos. Fuera, el barro es tan espeso que resulta difícil caminar, por no hablar de cavar más defensas.

Preparando un té de frambuesa en una habitación con cuatro literas que podría pasar por un decorado de una película sobre la primera guerra mundial, los hombres enumeran las batallas en las que han participado. También se quejan de la falta de municiones. “No podemos aguantar mucho tiempo sin ayuda”, dice un soldado con el indicativo Viter. El camino de regreso a Kupiansk pasa por las ruinas de la pequeña Petropavlivka, destrozadas por las bombas aéreas guiadas. “No hay palabras para explicar lo cansados que estamos”, agrega Viter.

© 2024, The Economist Newspaper Limited. All rights reserved.