Los espías rusos han vuelto y son más peligrosos que nunca

Las agencias de inteligencia del Kremlin han aprendido de sus errores de los últimos dos años

Compartir
Compartir articulo
Las agencias de inteligencia del Kremlin han aprendido de sus errores de los últimos dos años (Maxime Mouysset/The Economist)
Las agencias de inteligencia del Kremlin han aprendido de sus errores de los últimos dos años (Maxime Mouysset/The Economist)

Es inusual que los jefes de espías se burlen abiertamente de sus rivales. Pero el mes pasado, Bill Burns, director de la CIA, no pudo resistirse a observar que la guerra en Ucrania había sido una bendición para su agencia. “La corriente subterránea de descontento [entre los rusos] está creando una oportunidad de reclutamiento única en una generación para la CIA“, escribió en Foreign Affairs. “No vamos a dejar que se desperdicie”. El comentario bien podría haber tocado una fibra sensible en los “servicios especiales” de Rusia, como el país describe a sus agencias de inteligencia. Los espías rusos arruinaron los preparativos para la guerra y luego fueron expulsados en masa de Europa. Pero la evidencia reunida por el Royal United Services Institute (RUSI), un grupo de expertos de Londres, y publicada hoy exclusivamente por The Economist, muestra que están aprendiendo de sus errores, ajustando su oficio y embarcándose en una nueva fase de guerra política contra el oeste.

Los últimos años fueron tórridos para los espías rusos. En 2020, agentes del FSB, el servicio de seguridad de Rusia, arruinaron el envenenamiento de Alexei Navalny, el activista de la oposición recientemente fallecido. Se burló de ellos por untar Novichok en su ropa interior. Luego, el FSB le dio al Kremlin una visión optimista de cómo se desarrollaría la guerra, exagerando las debilidades internas de Ucrania. No logró impedir que las agencias occidentales robaran y publicitarán los planes de Rusia para invadir Ucrania. Y no quiso o no pudo detener un breve motín organizado el año pasado por Yevgeny Prigozhin, líder del grupo mercenario Wagner. La SVR, la agencia de inteligencia exterior de Rusia, vio su presencia en Europa destripada, con unos 600 oficiales expulsados de las embajadas de todo el continente. Al menos ocho “ilegales” (oficiales de inteligencia que operaban sin cobertura diplomática, a menudo haciéndose pasar por no rusos) quedaron expuestos.

El estudio de RUSI, escrito por Jack Watling y Nick Reynolds, un par de analistas de la organización, y Oleksandr Danylyuk, ex asesor del Ministro de Defensa de Ucrania y del jefe de inteligencia exterior de Ucrania, se basa en documentos “obtenidos de los servicios especiales rusos” y en entrevistas con “organismos oficiales relevantes” (presumiblemente agencias de inteligencia) en Ucrania y Europa. A finales de 2022, según el estudio, Rusia se dio cuenta de que necesitaba informes más honestos por parte de sus agencias. Puso a Sergei Kiriyenko, subjefe de gabinete del Kremlin, a cargo de “comités de influencia especial”. Estos coordinan operaciones contra Occidente y luego miden su efecto.

Alexei Navalny (REUTERS/Shamil Zhumatov)
Alexei Navalny (REUTERS/Shamil Zhumatov)

Ese cambio de personal parece haber producido campañas de propaganda más coherentes. En Moldavia, por ejemplo, un esfuerzo de desinformación que alguna vez fue disperso contra la candidatura del país a ser miembro de la Unión Europea se volvió más consistente y enfocado el año pasado. Vinculó la candidatura de adhesión a la presidenta personalmente, al mismo tiempo que la culpaba de los problemas económicos de Moldavia. También se han intensificado las campañas destinadas a socavar el apoyo europeo a Ucrania. En enero, expertos alemanes publicaron detalles de bots que difundían cientos de miles de publicaciones en alemán al día desde una red de 50.000 cuentas durante un solo mes en X (antes Twitter). El 12 de febrero, Francia expuso una gran red de sitios rusos que difunden desinformación en Francia, Alemania y Polonia.

Mientras tanto, el GRU, la agencia de inteligencia militar de Rusia, también ha estado reevaluando su estrategia. En los últimos años, Bellingcat expuso a gran parte de su personal, actividades e instalaciones en su Unidad 29155, que había intentado asesinar a Sergei Skripal, un ex oficial del GRU, en Salisbury, Gran Bretaña, en 2018. El grupo de investigación se basa en información disponible públicamente y en bases de datos rusas filtradas para sus revelaciones.

El GRU concluyó que su personal estaba dejando demasiadas migajas digitales, en particular al llevar sus teléfonos móviles hacia y desde sitios sensibles asociados con la inteligencia rusa. También se dio cuenta de que la expulsión de oficiales de inteligencia rusos en Europa había dificultado el montaje de operaciones y el control de agentes en el extranjero, una de las razones por las que la invasión de Ucrania salió mal.

El resultado fue una reforma integral, que comenzó en 2020 pero se aceleró después de que comenzó la guerra. El general Andrei Averyanov, jefe de la Unidad 29155, fue, a pesar de su letanía de errores, ascendido a jefe adjunto del GRU y estableció un nuevo “Servicio para Actividades Especiales”. El personal de la Unidad 29155, una vez ejemplificado por Alexander Mishkin y Anatoly Chepiga, los desventurados envenenadores de Skripal, quienes insistieron en que habían viajado a Salisbury para ver la famosa aguja de su catedral, ya no llevan sus teléfonos personales o de trabajo a sus instalaciones, sino que utilizan teléfonos fijos. La capacitación se realiza en una variedad de casas seguras en lugar de en el sitio. Mientras que la mitad del personal alguna vez provino de las Spetsnaz, las fuerzas especiales de Rusia, la mayoría de los nuevos reclutas ya no tienen experiencia militar, lo que dificulta que los servicios de seguridad occidentales los identifiquen a través de fotografías antiguas o bases de datos filtradas.

Una rama separada del Servicio de Actividades Especiales, la Unidad 54654, está diseñada para construir una red de ilegales que operan bajo lo que Rusia llama “legalización total”: la capacidad de pasar pruebas incluso bajo un estrecho escrutinio por parte de una agencia de espionaje extranjera. Recluta contratistas a través de empresas fachada, manteniendo sus nombres y detalles fuera de los registros gubernamentales, y coloca a sus funcionarios en ministerios no relacionados con la defensa o en empresas privadas. El GRU también se ha centrado en los estudiantes extranjeros que estudian en universidades rusas, pagando estipendios a estudiantes de los Balcanes, África y otros lugares del mundo en desarrollo.

Yevgeny Prigozhin murió el pasado 23 de agosto (REUTERS/Anton Vaganov)
Yevgeny Prigozhin murió el pasado 23 de agosto (REUTERS/Anton Vaganov)

Para ver otro ejemplo de cómo los espías rusos han convertido el desastre en oportunidad, consideremos el caso del Grupo Wagner, una serie de empresas fachada supervisadas por Prigozhin. Wagner inicialmente sirvió como un brazo negable de la influencia rusa, proporcionando fuerza y poder de fuego a los autócratas locales en Siria, Libia y otros países africanos. En junio de 2023, Prigozhin, enojado por la mala gestión de la guerra por parte del ministro de Defensa y el jefe del ejército de Rusia, marchó hacia Moscú. El motín fue detenido. Dos meses después, Prigozhin murió cuando su avión explotó en el aire.

Los servicios especiales de Rusia rápidamente se dividieron entre ellos la creciente empresa criminal militar de Prigozhin. El FSB se quedaría con las empresas nacionales y el SVR con las armas mediáticas, como las granjas de trolls que interfirieron en las elecciones presidenciales de Estados Unidos en 2016. El GRU se quedaría con las partes militares extranjeras, divididas en un Cuerpo de Voluntarios para Ucrania y un Cuerpo Expedicionario, dirigido por General Averyanov, para el resto del mundo. Este último no cumplió su objetivo de reclutar 20.000 soldados para finales del año pasado, dice RUSI, aunque su fuerza está “aumentando constantemente”. Ha habido contratiempos: el hijo de Prigozhin, que misteriosamente sigue vivo y en libertad, ofreció tropas de Wagner a la Rosgvardia, la guardia nacional rusa, lo que provocó una guerra de ofertas entre la guardia y el GRU, según los autores.

El resultado neto de esta consolidación es una amenaza rusa revitalizada en África. Poco después de la muerte del señor Prigozhin, el general Averyanov visitó varias capitales africanas para ofrecer lo que RUSI describe como un “paquete de supervivencia del régimen”. En teoría, las propuestas implican que el GRU proporcione a las élites locales fuerza militar y propaganda contra los rivales locales. En Malí, observan, la emisora de radio Lengo Songo, creada por el GRU, es una de las más populares del país. A cambio, Rusia obtendría concesiones económicas, como minas de litio y refinerías de oro, y así influencia sobre sus enemigos, incluida quizás la capacidad de separar a Francia de las minas de uranio en Níger (Francia necesita uranio para sus centrales nucleares). El señor Prigozhin ha muerto; su influencia malévola sigue viva.

Misión posible

La inteligencia rusa, aunque magullada, se ha recuperado firmemente después de sus recientes humillaciones. En las últimas semanas, Insider, un sitio web de investigación con sede en Riga, ha publicado una serie de artículos que documentan el espionaje y la influencia rusos en toda Europa. Incluyen detalles de cómo un oficial del GRU en Bruselas continúa suministrando equipo europeo a fabricantes de armas rusos, y la revelación de que un alto asesor del Bundestag y un miembro letón del Parlamento Europeo eran ambos agentes rusos, este último quizás durante más de 20 años.

“No es tan malo para ellos como pensamos”, dice Andrei Soldatov, un periodista de investigación, quien considera que los servicios rusos han “regresado con venganza” y cada vez más inventivos. Vladimir Putin, presidente de Rusia y antiguo oficial (mediocre) de la KGB, está “tratando de restaurar la gloria del formidable servicio secreto de Stalin”, explica Soldatov. Señala un caso ocurrido en abril de 2023 cuando Artem Uss, un empresario ruso arrestado en Milán bajo sospecha de contrabandear tecnología militar estadounidense a Rusia, fue llevado de regreso a Rusia con la ayuda de una banda criminal serbia, un intermediario común de los servicios rusos.

En el pasado, dice Soldatov, el FSB, el SRV y el GRU tenían una división del trabajo más clara. No más. Las tres agencias han sido particularmente activas en el reclutamiento entre la avalancha de exiliados que abandonaron Rusia después de la guerra. Es fácil ocultar a los agentes en un grupo grande y sencillo amenazar a quienes tienen familiares que aún se encuentran en Rusia. Alemania es motivo de especial preocupación, dado que los muchos rusos que se han trasladado allí podrían constituir una reserva de reclutamiento para los organismos de espionaje rusos. La avalancha de recién llegados se debe en parte a que los países bálticos se han vuelto más hostiles hacia los emigrados rusos.

Vladimir Putin (Kremilin Pool/dpa/Europa Press)
Vladimir Putin (Kremilin Pool/dpa/Europa Press)

Además, la ciberactividad rusa va viento en popa. En diciembre, Estados Unidos y Gran Bretaña emitieron advertencias públicas sobre “Star Blizzard”, un grupo de piratería de élite del FSB que ha estado atacando a países de la OTAN durante años. El mes siguiente, Microsoft dijo que “Cosy Bear”, un grupo vinculado al SVR, había penetrado las cuentas de correo electrónico de algunos de los ejecutivos más importantes de la empresa. Esto se sumó a un sofisticado ciberataque del GRU contra la red eléctrica de Ucrania, que provocó un corte de energía aparentemente coordinado con ataques con misiles rusos en la misma ciudad.

La renovación del aparato de inteligencia de Rusia llega en un momento crucial en la competencia entre Este y Oeste. Un informe anual del servicio de inteligencia de Noruega, publicado el 12 de febrero, advertía que, en Ucrania, Rusia estaba “tomando la iniciativa y ganando ventaja militar”. El informe equivalente de Estonia, publicado un día después, decía que el Kremlin estaba “anticipando un posible conflicto con la OTAN dentro de la próxima década”.

La prioridad para los espías rusos es prepararse para ese conflicto no sólo robando secretos, sino ampliando las grietas dentro de la OTAN, socavando el apoyo a Ucrania en Estados Unidos y Europa y erosionando la influencia occidental en el sur global. En cambio, ha habido muy poco sabotaje ruso contra los suministros en Europa con destino a Ucrania. Una de las razones es el temor del Kremlin a una escalada. Otra es que los rusos no pueden hacerlo todo, en todas partes y al mismo tiempo.

Mientras tanto, los espías seguirán luchando contra sus pares. En su informe, los servicios de inteligencia extranjeros de Estonia publicaron las identidades de los rusos que trabajan para los servicios de inteligencia del país. “Para aquellos que prefieren no encontrar sus nombres e imágenes junto con los del FSB u otros oficiales de inteligencia rusos en nuestras publicaciones, afectando potencialmente sus asociaciones con Occidente, les extendemos una invitación a ponerse en contacto”, señalaron los espías estonios. “¡Confiamos en que se podrán negociar acuerdos mutuamente ventajosos!”

© 2024, The Economist Newspaper Limited. All rights reserved.