Cómo Ucrania está derrotando a Rusia en la batalla marina

En los últimos siete meses hundió cuatro grandes buques

Compartir
Compartir articulo
Así fue destruido el buque ruso Caesar Kunikov en el ataque de drones marinos no tripulados

Mientras las fuerzas terrestres ucranianas sufren la creciente ventaja de Rusia en fuegos de artillería, su campaña naval contra la Flota del Mar Negro está dando resultados espectaculares. El 14 de febrero, menos de dos semanas después de destruir el buque misilero Ivanovets, los ucranianos afirmaron haber hundido de madrugada otro valioso buque de guerra ruso, el Caesar Kunikov, un buque de desembarco de la clase Ropucha. La afirmación fue respaldada por imágenes de vídeo del buque, que se encontraba en alta mar frente a Alupka, en Crimea, siendo alcanzado en numerosas ocasiones por drones marítimos Magura V5 que son operados por los servicios de inteligencia militar del país.

Se trata del cuarto buque de la clase Ropucha que Ucrania destruye o daña de forma irreparable en siete meses. El Olenegorsky Gornyak fue atacado de forma similar en agosto por drones marinos; el Minsk fue alcanzado por misiles de crucero Storm Shadow/scalp en septiembre, mientras era reparado en Sebastopol, cuando también fue destruido un submarino de clase Kilo. En diciembre, misiles de crucero alcanzaron al Novocherkassk mientras se encontraba en el puerto de Feodosia, en Crimea, desencadenando una enorme explosión secundaria que, según fuentes de inteligencia ucranianas, fue causada por su cargamento de drones Shahed de fabricación iraní.

El objetivo de los grandes buques de desembarco tiene un claro objetivo estratégico. Pueden transportar hasta 500 toneladas de carga, por ejemplo, diez carros de combate principales y 340 soldados al mismo tiempo. Además, tienen un diseño roll-on/roll-off que les permite descargar material mucho más rápidamente que un buque normal. Si los ucranianos consiguieran dejar temporalmente fuera de servicio el puente de Kerch, que une el territorio continental ruso con Crimea, los Ropuchas podrían ser fundamentales para mantener abastecidas a las fuerzas rusas en el frente. Rusia dispone de un número cada vez menor de Ropuchas que podría transferir de las flotas del Norte o del Báltico en el improbable caso de que Turquía les permitiera entrar en el Mar Negro, pero serían igualmente vulnerables a los ataques ucranianos.

El Caesar Kunikov antes de ser hundido en el ataque de esta semana. REUTERS/Yoruk Isik/File Photo
El Caesar Kunikov antes de ser hundido en el ataque de esta semana. REUTERS/Yoruk Isik/File Photo

El hundimiento del Caesar Kunikov es otro indicio más de que los ucranianos están ganando la guerra en el mar, a pesar de carecer de una armada convencional. Calculan que han eliminado al menos un tercio de la Flota del Mar Negro (25 buques de superficie y un submarino han sido destruidos; 15 están en reparación) y han obligado a los buques restantes a operar a distancias mucho mayores de la costa ucraniana. Sebastopol, en Crimea, hasta ahora la base principal de la Flota del Mar Negro, se ha vuelto demasiado peligrosa, lo que ha obligado a la mayor parte de la flota a retirarse a Novorossiysk, un puerto en Rusia situado a unos 450 km de distancia.

Gran parte de este éxito ha sido el resultado del ingenio ucraniano a la hora de idear drones marítimos letalmente eficaces. El Magura V5 fue desarrollado por la empresa estatal ucraniana SpetsTechnoExport y probablemente entró en servicio hace aproximadamente un año como una versión más madura de diseños anteriores. Mide unos 5,5 metros de largo, está equipado con múltiples sensores y puede transportar una ojiva de 320 kg a 800 km, acelerando a 42 nudos cuando se acerca a su objetivo. Dispone de una mezcla de diferentes sistemas de guiado, como GPS, malla inalámbrica o una cámara impermeable de visión en primera persona. La propulsión puede ser eléctrica o híbrida, lo que, unido a su perfil aerodinámico y su estructura hidrodinámica, le confiere una capacidad semioculta.

Los drones marinos ucranianos han sido tan eficaces contra una armada convencional aparentemente poderosa que inevitablemente han surgido dudas sobre el valor de unas fuerzas tan costosas. Pero sería un error extender las suposiciones sobre la incompetencia naval rusa a las armadas de Estados Unidos y China, mucho mejor equipadas y entrenadas.

La consecuencia más importante hasta ahora de la campaña naval ucraniana ha sido la apertura de un corredor para el transporte marítimo comercial de las exportaciones de grano del país. Las exportaciones totales de grano, semillas oleaginosas y aceites vegetales en enero superaron los 6,4 millones de toneladas, un poco más que en el mismo mes de 2019 y 2020, según el sitio web GrainCentral.com. En lugar de tomar la ruta más rápida (navegar directamente por aguas internacionales hasta el Bósforo), los buques graneleros, escoltados por la marina ucraniana, abrazan las costas de Ucrania y las de los miembros de la OTAN Rumanía y Bulgaria.

En una rueda de prensa celebrada el 14 de febrero tras conocerse la noticia del Caesar Kunikov, Jens Stoltenberg, secretario general de la OTAN, declaró: “Pocos creían que esto fuera posible hace sólo unos meses. Pero ahora, de hecho, la exportación de grano desde Ucrania tiene lugar incluso sin un acuerdo con Rusia. Esto demuestra las habilidades y la competencia de las Fuerzas Armadas ucranianas”.

© 2024, The Economist Newspaper Limited. All rights reserved.