El ejército ucraniano tiene dificultades para encontrar buenos reclutas

Rusia está sufriendo un gran número de bajas, pero tiene ventaja en mano de obra.

Compartir
Compartir articulo
Valla publicitaria en Kupiansk, Ucrania, reclutando gente para unirse al ejército ucraniano (Europa Press)
Valla publicitaria en Kupiansk, Ucrania, reclutando gente para unirse al ejército ucraniano (Europa Press)

Los nuevos reclutas procedían de entornos muy diversos, pero tenían algo en común: tras una formación rudimentaria en Europa occidental, ninguno de ellos esperaba ser destinado a una unidad de asalto en la zona más caliente del frente ucraniano. Algunos se habían alistado voluntariamente, esperando que les dieran plazas en unidades que se ajustaran a sus perfiles: como operadores de drones o artilleros. Otros fueron arrancados de sus aldeas sin previo aviso. Un recluta de edad avanzada ni siquiera tuvo la oportunidad de recoger su dentadura postiza. Tras menos de una semana en las trincheras del Donbás, en el este de Ucrania, el pelotón de 20 se había reducido a seis. Tres habían muerto en combate, tres estaban gravemente heridos.

Esta es una de las peores historias de reclutamiento, pero no es ni mucho menos un caso aislado. Ucrania busca desesperadamente taponar sus líneas del frente contra nuevos ataques rusos. Ningún ejército ofrece garantías a los nuevos reclutas sobre dónde serán desplegados, y mucho menos en tiempo de guerra, y las brigadas de asalto se encuentran entre las unidades más desesperadas.

Pero lo que los juristas describen como una “lotería del despliegue” está poniendo a prueba el proceso de reclutamiento. Los jefes del ejército se esfuerzan por cubrir las plazas con los voluntarios; algunos están recurriendo a redadas de reclutamiento en gimnasios y centros comerciales. Pocos de los que se alistan de esta forma llegan a ser buenos soldados. “Vemos gente de entre 45 y 47 años”, se queja un oficial superior. “Se quedan sin aliento cuando llegan al frente”.

Consciente del problema, el Ministerio de Defensa ucraniano empezó a trabajar en septiembre en una nueva estrategia de movilización. Illarion Pavliuk, portavoz del ministerio, dice que parte del problema radica en el éxito del ejército: muchos ciudadanos ya no ven la guerra en los términos existenciales que lo hicieron inmediatamente después de la invasión de Rusia en febrero de 2022. “Algunos piensan erróneamente que hay alguien más que puede hacer el trabajo por ellos”, afirma.

Las reformas pretenden dar más opciones a los indecisos: los nuevos reclutas pueden, más o menos, apuntarse a un puesto concreto. Un nuevo registro digital permitirá al Ministerio conocer mejor los recursos humanos de Ucrania. Habrá un sistema más claro de descansos y rotaciones. Con el tiempo, los voluntarios se movilizarán por un periodo finito, no indefinidamente como ocurre ahora.

Hay varios ejemplos de campañas de reclutamiento exitosas en unidades individuales. La 3ª Brigada de Asalto, creada a los nueve meses de la guerra como una rama de las fuerzas especiales ucranianas, es quizás la más visible. Los anuncios del tamaño de un rascacielos en las ciudades ucranianas ensalzan la vida como uno de los soldados de asalto de la brigada, matando caricaturas del mal parecidas a duendes. Pero no menos importante es la reputación de la brigada de mando competente, buen equipo y bajas tasas de deserción. Los nuevos reclutas suelen pasar meses de entrenamiento, a diferencia de la norma de un mes.

Khrystyna Bondarenko, portavoz de la brigada, afirma que no le faltan voluntarios. A principios del año que viene, la brigada será la más grande de Ucrania, con un tamaño similar al de una división de la OTAN. (El ejército ucraniano no tiene divisiones.) La mayoría de sus nuevos reclutas son menores de 25 años, y ella rechaza 150 solicitudes al mes de menores. “Nadie dice que haya millones de personas esperando para luchar en Avdiivka [una ciudad de Donbás que recientemente ha sido escenario de encarnizados combates]”, afirma. “Pero hay gente con la que se puede trabajar”.

Rusia también tiene dificultades para movilizar a los efectivos que necesita. Su táctica de lanzar grandes cantidades de hombres contra las posiciones defendidas, a menudo sin el equipo adecuado, puede suponer pérdidas diarias de hasta 1.000 hombres. Pero los fundamentos apuntan a un desafío gigantesco para Ucrania. Con una reserva de soldados potenciales unas cuatro veces mayor, Rusia parece favorecida a largo plazo. En sus prisiones y zonas más pobres, alistarse en el ejército parece racional.

En otros lugares, el Kremlin ha sido capaz de satisfacer sus necesidades mínimas con el reclutamiento secreto para una guerra a gran escala que todavía finge que no está ocurriendo. Si necesitara aumentar su movilización, el Kremlin tendría que admitir que Rusia está en guerra. Esto tendría consecuencias políticas.

Los ucranianos críticos con el Gobierno de Kiev, mientras tanto, acusan al país de sólo “fingir que se moviliza”. Viktor Kevlyuk, coronel retirado que supervisó la aplicación de la política de movilización de la mitad occidental del país desde 2014 -cuando Rusia invadió por primera vez- hasta 2021, afirma que Ucrania corre el riesgo de caer en una trampa. En su opinión, Rusia intensificará su movilización una vez concluidas las elecciones presidenciales de marzo. (Hur, la agencia de inteligencia militar de Ucrania, está de acuerdo).

Vladimir Putin ya ha firmado un edicto aumentando el tamaño de las fuerzas armadas rusas en 170.000 efectivos. El coronel Kevlyuk sostiene que Ucrania debe responder con una movilización nacional de la industria, el gobierno y los recursos. En su opinión, el estilo de vida, a menudo decadente, de quienes disfrutan de la seguridad en Kiev debe cambiar. “No es momento de salmón ahumado importado”.

A lo largo de la guerra, Volodymyr Zelensky se ha resistido a las peticiones maximalistas de sus soldados, para disgusto de éstos. Sus principales generales, por ejemplo, han presionado para que se reduzca la edad a la que se puede movilizar a los no reservistas, que actualmente es de 27 años. Otros han propuesto una aplicación más estricta de las leyes de movilización.

El Presidente se ha opuesto en parte por razones políticas: no quiere irritar innecesariamente a la población. Pero a Zelensky también le mueven preocupaciones más nobles. “Zelensky quiere hacer lo correcto por los ucranianos”, afirma una fuente gubernamental de alto nivel. “No quiere ser un dictador”.

Se avecinan decisiones difíciles. Para el coronel Kevlyuk, el ejército es una bestia a la que hay que alimentar: “No tenemos más remedio que ser sanguinarios”, afirma. Pero algunos oficiales prefieren un enfoque más consensuado. La fuente de alto nivel prevé campañas mediáticas que promuevan el sacrificio nacional y adviertan de que Rusia sigue representando una amenaza existencial. “Si perdemos, será malo para todos nosotros”, afirma.

La tarea consiste en convencer a los posibles reclutas. “Conductor”, uno de los hombres desplegados en la malograda unidad en el Donbás, dice estar comprometido a servir a su país, “pero sólo de una manera que pueda ser útil”. Mientras tanto, está ocupado “24 horas al día, 7 días a la semana” en conseguir un traslado lejos de las fuerzas de asalto. “No se puede descartar así la vida de la gente”, dice.

© 2023, The Economist Newspaper Limited. All rights reserved.