La mayor banda narco de Sudamérica ya se expande a otros continentes

El Primer Comando Capital es una mafia que se extiende por Europa y África

Compartir
Compartir articulo
El Primer Comando Capital se expandió desde Brasil por América y ya comenzó su avanzada en otros continentes (Archivo DEF)
El Primer Comando Capital se expandió desde Brasil por América y ya comenzó su avanzada en otros continentes (Archivo DEF)

Los partidos de fútbol son asuntos tensos en Brasil. Esto es doblemente cierto cuando tienen lugar en prisiones. En agosto de 1993, un partido en una cárcel de São Paulo terminó de forma horrible. Ocho presos atacaron a sus oponentes, matando al menos a dos. Cubiertos de sangre, proclamaron el nacimiento de una nueva banda: el Primer Comando Capital (PCC). Treinta años después, el PCC es la mayor banda de América Latina, y se calcula que cuenta con 40.000 miembros vitalicios y otros 60.000 “contratistas”. Esto la convertiría en uno de los mayores grupos criminales del mundo. Y el 6 de noviembre, un informe filtrado por los servicios de seguridad portugueses afirmaba que el grupo tiene 1.000 asociados en Lisboa, la capital. El PCC se globaliza.

La red de aliados de la banda comenzó en Sudamérica. Hace una década, el PCC se asoció con algunos de los mayores traficantes de cocaína del mundo. Con sede en la ciudad boliviana de Santa Cruz, esta “superbanda” se dedica a empresas conjuntas de drogas y blanqueo de dinero. Los medios de comunicación locales pensaron que sonaba a Mercosur, el bloque comercial regional. La bautizaron como “Narcosur”. El PCC también mantiene relaciones con el Tren de Aragua de Venezuela, un grupo dedicado al tráfico de personas.

Pero en los últimos años, el PCC se ha concentrado en estrechar lazos con Europa. En 2021 se incautó la cifra récord de 303 toneladas de cocaína en la Unión Europea. Cuanto más lejos se envía, mayores son los márgenes. Antes, el PCC compraba coca al por mayor en Bolivia a 1.500 dólares el kilogramo, lo subía a un barco en un puerto brasileño y lo vendía a 8.000 dólares el kilogramo. Al establecer una base en Europa, los miembros pueden vender ese kilogramo por más de 30.000 dólares.

Se cree que hay miembros del PCC en media docena de países europeos, entre ellos Gran Bretaña. La banda dirige más del 50% de las exportaciones de droga de Brasil al continente, afirma Lincoln Gakiya, fiscal de crimen organizado de São Paulo. Trabaja sobre todo con la ‘Ndrangheta italiana, la mayor mafia de Europa. Ambos sindicatos llevan años colaborando. Los intermediarios de la ‘Ndrangheta son detenidos regularmente en Brasil, donde realizan cuantiosos negocios. En mayo, una investigación de Europol, la agencia policial de la UE, reveló que la ‘Ndrangheta enviaba las armas de la PCC desde Pakistán. También colabora con bandas de narcotraficantes albanesas y serbias.

Otra zona de expansión de la banda es África occidental, una de las principales zonas de tránsito de la sustancia blanca. Según un informe reciente de la Iniciativa Mundial contra la Delincuencia Organizada Transnacional, un grupo de reflexión con sede en Suiza, el PCC se ha convertido en uno de los principales traficantes de la región. También es probable que esté detrás de una ruta inversa, por la que el cannabis marroquí se introduce de contrabando en Brasil.

Según Christian Azevedo, de la policía federal brasileña, en Nigeria los mafiosos del PCC recorren descaradamente las calles de Lagos y Abuja. “Incluso controlan barrios allí, del mismo modo que lo hacen en São Paulo”, afirma, citando información de sus homólogos nigerianos. La conexión nigeriana también ha ayudado a la banda a introducirse en el sur de África. Sudáfrica es un punto clave para el envío de coca a los mercados emergentes de India y China.

La influencia criminal no se limita a los amigos poderosos o al alcance geográfico. El control territorial y social también es importante. En eso el PCC no se queda atrás. “Ejercen un tipo de control que ningún otro grupo ha ejercido jamás, excepto las FARC colombianas en su momento álgido”, afirma Steven Dudley, de InSight Crime, un medio de investigación. La banda es un Estado paralelo en las favelas de Brasil, que gobierna la vida de decenas de millones de personas. En la década de 2000 incluso ordenó reducir la violencia urbana, convirtiendo São Paulo de una de las ciudades más peligrosas de Brasil en una de las más seguras. Aun así, si sus intereses se ven amenazados, el grupo empleará la violencia extrema, señala Gakiya. En 2019 ordenó el traslado de 22 líderes del pcc a cárceles de máxima seguridad. Como consecuencia, la banda le incluyó en una lista negra. Ahora vive bajo protección policial. Al ser entrevistado, advirtió de que la llamada podría cortarse: sus puertas blindadas interrumpen la señal.

La última etapa de la transición hacia una mafia global es la penetración en la política y la economía legal. El PCC está empezando a hacerlo, piensa Gakiya. La Fiscalía General del Estado de São Paulo ha investigado a alcaldes y concejales. Ha descubierto que el PCC está implicado en todo, desde la recogida de basuras y el transporte público hasta proyectos de construcción y hoteles.

© 2023, The Economist Newspaper Limited. All rights reserved.