La guerra de Gaza ha agravado la pesadilla de Joe Biden sobre Irán

Para Estados Unidos, Irán forma parte de un nuevo “eje del mal” con Rusia y China

Compartir
Compartir articulo
El presidente de Irán, Ebrahim Raisi, recibe en Teherán a su homólogo de Rusia, Vladimir Putin (Europa Press)
El presidente de Irán, Ebrahim Raisi, recibe en Teherán a su homólogo de Rusia, Vladimir Putin (Europa Press)

Cuando el presidente Joe Biden envió portaaviones a Oriente Próximo tras el ataque de Hamas a Israel el mes pasado, sólo tenía una palabra para Irán y sus aliados: “No lo hagan”. Desde entonces se han producido ataques con cohetes, drones y misiles contra Israel y las tropas estadounidenses por parte de la red de milicias aliadas de Irán en toda la región, pero hasta ahora no se ha producido una escalada que desemboque en una conflagración regional. El 3 de noviembre, Hassan Nasrallah, líder de Hezbollah, la milicia más poderosa respaldada por Irán, pronunció un discurso en Líbano lleno de grandilocuencia, pero en el que también pareció dar un paso atrás respecto a una escalada inmediata.

Sin embargo, en medio de la sangrienta lucha en Gaza entre Israel y Hamas, está creciendo una rivalidad más amplia y potencialmente más peligrosa con Irán. Habiendo abandonado el enfoque de la era Trump de “máxima presión” sobre Irán, en los últimos meses la administración Biden había tratado discretamente de reducir las tensiones. Hoy, sin embargo, Irán no sólo ha celebrado los atentados de Hamas y, a través de sus apoderados, ha amenazado los intereses estadounidenses. También parece estar actuando con la cooperación tácita de Rusia, e incluso de China, en una agrupación de autocracias. Esto plantea serias dudas sobre la capacidad de Biden para redefinir una nueva estrategia para Oriente Medio.

Desde el 7 de octubre, el planteamiento de Irán ha sido aumentar las tensiones sin provocar una confrontación total. Afirma que no ha participado directamente en la planificación o ejecución de las atrocidades de Hamas, afirmación que corroboran en su mayoría las declaraciones públicas estadounidenses e israelíes. Los ataques esporádicos contra Israel por parte de combatientes houthis proiraníes en Yemen y los ataques con drones contra bases estadounidenses en Irak y Siria por parte de milicias locales han elevado la temperatura sin llegar al punto de ebullición. Nasrallah señaló que la violencia calibrada de Hezbollah, consistente principalmente en ataques con cohetes contra el norte de Israel, había seguido perjudicando a la economía israelí al forzar la evacuación de sus comunidades en la frontera libanesa y provocar incertidumbre militar.

El líder supremo de Irán, el ayatollah Ali Khamenei (Europa Press)
El líder supremo de Irán, el ayatollah Ali Khamenei (Europa Press)

Irán está ahora ocupado intentando maximizar los dividendos diplomáticos, mientras el mundo pasa del horror del ataque de Hamas a la agonía de los palestinos que se enfrentan a las represalias de Israel. El ministro de Asuntos Exteriores iraní, Hossein Amirabdollahian, se ha mostrado tan activo como Blinken en las consultas regionales. Muchos países están instando a Irán a que interceda, ya sea para contener el conflicto o para ayudar a liberar a los rehenes. Irán espera aumentar su propia influencia y estropear los planes respaldados por Estados Unidos para estrechar los lazos entre Estados Unidos, Israel y los países del Golfo en el marco de los acuerdos de Abraham. Está observando con regocijo cómo el bando proamericano se ve sometido a tensiones cada vez mayores. Israel y los Estados árabes están retirando embajadores de sus respectivas capitales. Las manifestaciones propalestinas crecen en Occidente. Decenas de miles de personas se manifestaron en Washington para pedir un alto el fuego.

Sin embargo, es demasiado pronto para que Irán se regodee. En Estados Unidos se está produciendo un cambio rápido y potencialmente profundo en la política hacia Irán. Ha sido un problema neurálgico desde el derrocamiento del Sha en 1979. Este mes hace 44 años, activistas estudiantiles islamistas tomaron como rehenes a 52 personas en la embajada estadounidense en Teherán. Barack Obama intentó neutralizar el aspecto más peligroso de la enemistad entre Estados Unidos e Irán -el creciente programa nuclear iraní- mediante el Plan de Acción Integral Conjunto, negociado en 2015, que pretendía controlar el programa armamentístico iraní. El acuerdo fue abandonado en 2018 por Donald Trump, que en su lugar comenzó a aplicar sanciones.

Tras intentar restablecer el acuerdo nuclear, sin conseguirlo, la administración Biden optó por una diplomacia discreta. Antes del 7 de octubre había frágiles entendimientos: Irán diluía la concentración de uranio que producía en sus centrifugadoras y Estados Unidos suavizaba la aplicación de sanciones. Las exportaciones de petróleo iraní han pasado de unos 380.000 barriles diarios en 2020 a cerca de 1,5 millones en la actualidad, principalmente a China a través de oscuros intermediarios. Un polémico acuerdo que garantizó la liberación de cinco estadounidenses detenidos en Irán en septiembre supuso la descongelación de 6.000 millones de dólares de ingresos iraníes en Corea del Sur (que ahora están bloqueados en una cuenta bloqueada en Qatar).

Joe Biden (REUTERS/Leah Millis)
Joe Biden (REUTERS/Leah Millis)

Este enfoque de la Casa Blanca es ahora imposible de mantener. Una de las razones es que Irán coopera cada vez más con Rusia y mantiene lazos económicos más estrechos con China. Como dijo Antony Blinken, secretario de Estado estadounidense, al Senado el 31 de octubre: “Para decirlo sucintamente: para nuestros adversarios, sean o no Estados, todo esto es una sola lucha”. Instó al Congreso a aprobar un presupuesto suplementario de 106.000 millones de dólares para ayudar a Israel, Ucrania y Taiwán.

Añadió que existían “profundas conexiones” entre los enemigos autocráticos de Estados Unidos. Irán suministra a Rusia aviones no tripulados para su uso en Ucrania. Ambos cooperan en Siria, y Rusia ha recibido en Moscú a visitantes de Hamas. El Wall Street Journal informó de que Wagner, el grupo mercenario ruso, podría suministrar armas antiaéreas a Hezbollah. Estos lazos podrían desarrollarse aún más. Tras la expiración, el 18 de octubre, de las sanciones impuestas a Irán desde hace tiempo, el comercio de tecnología de misiles balísticos podría aumentar, tal vez incluyendo el suministro de misiles iraníes a Rusia para su uso en Ucrania, según funcionarios occidentales.

¿Cómo podría responder Estados Unidos a todo esto? Los congresistas republicanos quieren que la administración sea más dura. El senador Lindsey Graham ha dicho que Estados Unidos debería establecer una clara línea roja declarando que el asesinato de un soldado estadounidense por parte de Irán o sus aliados invitaría a un ataque directo estadounidense contra Irán. Marco Rubio, senador republicano, preguntó si Estados Unidos tiene la voluntad de utilizar sus fuerzas desplegadas en Oriente Próximo para golpear a Irán. “En este momento no tenemos una disuasión creíble”, dijo. Los grupos de presión también están en pie de guerra: United Against a Nuclear Iran, uno de los más destacados, ha pedido que Estados Unidos bombardee Irán de inmediato. “Hemos pasado de la máxima presión a la máxima deferencia hacia el régimen”, se quejó Mark Dubowitz, de la Fundación para la Defensa de las Democracias, otro grupo de reflexión.

Biden está a la defensiva. Es probable que imponga más sanciones, aunque la “máxima presión” de Trump no haya cambiado significativamente el comportamiento de Irán. El régimen iraní ha sobrevivido a años de aislamiento económico y, más recientemente, a más de 12 meses de protestas callejeras. Sin embargo, él y sus asesores también saben que emprender una acción militar contra Irán sería una gran apuesta. Atacar sus instalaciones nucleares, en el mejor de los casos, retrasaría el programa y, en el peor, empujaría a Irán a lanzarse a por la bomba, y probablemente desencadenaría la guerra regional que Estados Unidos teme.

En consecuencia, la diplomacia con Irán es la idea que no morirá, aunque sólo sea porque las alternativas parecen aún menos apetecibles. “La cuestión nuclear parece inmunizada frente a todas las demás presiones y consideraciones. Sospecho que este tipo de enfoque de control de armas nos acompañará durante algún tiempo”, afirma Ray Takeyh, del Council on Foreign Relations, un think-tank estadounidense. De hecho, hay algo que haría aún más aterradora la guerra en Gaza: que un Irán con armas nucleares estuviera detrás de su “eje de resistencia”. La embestida de Hamas hace que un acuerdo entre Estados Unidos e Irán parezca más necesario que nunca y, sin embargo, también más difícil de imaginar que nunca.

© 2023, The Economist Newspaper Limited. All rights reserved.