“Yo Capitán”: una travesía épica que desnuda la crisis migratoria en la nueva película de Matteo Garrone

La última obra maestra del director italiano no solo relata la conmovedora odisea de dos jóvenes senegaleses en busca de un futuro en Europa, sino que también arroja luz sobre la cruda realidad de quienes intentar ingresar al continente

Compartir
Compartir articulo
Trailer de "Yo Capitán", de Matteo Garrone

El próximo jueves 15 de febrero podrá verse en los cines la impactante travesía de Yo Capitán, la última película del director italiano Matteo Garrone. El film presenta la conmovedora historia de Seydou (Seydou Starr) y Moussa (Moustapha Fall), dos jóvenes africanos menores de edad que, motivados por el sueño de enviar dinero a sus familias en Senegal, emprenden un épico viaje hacia Europa. Sin embargo, la realidad les depara un camino lleno de desafíos y peligros que ponen a prueba su esperanza y determinación.

Si bien el espectador puede imaginarse aquello que le sucederá a los protagonistas, casi como un film documental, la película es una de las más humanistas del director, donde de manera cruda se ve truncado todo aquello que ellos soñaron. Comenzará con el anhelo de dos adolescentes que trabajan a escondidas de su familia largos meses para ahorrar para ese tan esperado viaje clandestino que los llevará a cruzar de continente. Entre ellos conviven dos discursos, el de que en Europa podrán convertirse en artistas musicales y podrán grabar esas canciones que componen y guardan celosamente en un cuaderno, o conocer los estadios de fútbol donde juegan las estrellas que tanto admiran y sus camisetas se han convertido en su vestimenta diaria.

Seydou Sarr, el 'Yo, capitán' de Matteo Garrone
Seydou Sarr, el 'Yo, capitán' de Matteo Garrone

Ellos son músicos y tocan instrumentos de percusión en distintas fiestas que comparten con su comunidad. Ambos quieren salirse de esa rutina y también buscan ayudar a sus familias que viven en una zona muy humilde de Senegal. Una realidad muy diferente a la suya es aquella de Europa que ven desde las pantallas de sus celulares. En contraposición a eso, están los adultos que los advierten acerca de las atrocidades que sufren aquellos que se animan a ingresar de manera ilegal al viejo continente. Además, son advertidos que la vida para aquellos que sí logran ingresar es muy dura y lejos está de lo que imaginan. Ellos deciden ignorarlas y continuar la marcha.

Apenas se embarcan en esta aventura, comienzan los estragos: estafas, viajes en vehículos pocos seguros, caminatas interminables por el desierto donde muchos que los acompañan se quedan en el camino y descubren por primera vez la crueldad de ese sistema que también ellos son parte. Yo Capitán se sumerge en la crudeza de la vida de la migración precaria desde África a Europa, a través de los ojos de estos jóvenes, que además de amigos, son primos. Sin el conocimiento de sus familias y con la aspiración de proporcionar un futuro mejor, los protagonistas se aventuran hacia el norte, enfrentándose a una serie de pruebas desgarradoras. Desde el implacable desierto hasta peligrosas pandillas armadas, campos de detención en Libia y el temible cruce del Mar Mediterráneo, la película ofrece una visión sin filtros de los desafíos que enfrentan los migrantes en su búsqueda de una vida digna.

Los protagonistas de 'Yo, capitán', atravesando el desierto en su particular odisea (GRETA DE LAZZARIS)
Los protagonistas de 'Yo, capitán', atravesando el desierto en su particular odisea (GRETA DE LAZZARIS)

A medida que avanza esta road movie dividida en capítulos donde a través de imágenes impactantes se mostrarán cada ciudad y país que deben atravesar estos jóvenes para cumplir con su cometido. Además, el director se permite explorar un costado más onírico para darle lugar a aquellos deseos que tienen los protagonistas y ya saben que no podrán cumplir, como reunirse nuevamente con sus familias.

La producción ha sido nominada al Oscar a la Mejor Película Internacional y ha resonado en audiencias de todo el mundo, destacando la relevancia universal de las experiencias migratorias. Unicef ha elogiado la película por dar “rostro y voz” a aquellos que buscan el sueño de una vida mejor, reconociendo la importancia de abordar estas narrativas en la pantalla grande.

Matteo Garrone dedicó su película a todos aquellos que no lograron sobrevivir durante su viaje a Europa. El director, que ganó el León de Plata al mejor director en el Festival de Venecia y recibió doce minutos de aplausos durante su presentación, ha expresado que Yo Capitán es un homenaje al anhelo de libertad y libre circulación que impulsa a personas de todas las latitudes, especialmente a los jóvenes, en busca de un futuro mejor y diferente.

El Papa Francisco se reúne con el director Matteo Garrone y los miembros del reparto Seydou Sarr y Moustapha Fall de la película "Yo Capitán" (Vatican Media/Handout via REUTERS)
El Papa Francisco se reúne con el director Matteo Garrone y los miembros del reparto Seydou Sarr y Moustapha Fall de la película "Yo Capitán" (Vatican Media/Handout via REUTERS)

El director y el elenco tuvieron la oportunidad y el honor de ver la película junto al papa Francisco en el Vaticano. Allí, Mamadou Kouassi, cuyo testimonio inspiró la trama de la película, pidió en la audiencia papal detener el tráfico de seres humanos y crear corredores seguros para los solicitantes de asilo.

El valiente joven marfileño que escapó de la hambruna y la guerra civil que devastaron su país hasta 2011, actualmente, despliega sus habilidades como mediador intercultural en Caserta. Su experiencia personal aporta una autenticidad conmovedora a la narrativa, elevando la película a una obra que trasciende las fronteras culturales y resuena con la realidad de aquellos que han enfrentado los desafíos de la migración.

Matteo Garrone con el León de Plata al mejor director, por su película "Yo Capitán" (Foto: REUTERS/Guglielmo Mangiapane)
Matteo Garrone con el León de Plata al mejor director, por su película "Yo Capitán" (Foto: REUTERS/Guglielmo Mangiapane)

Matteo Garrone ha forjado una destacada carrera cinematográfica que abarca desde sus primeros trabajos centrados en la inmigración, como Terra di mezzo y Estate romana, hasta proyectos más ambiciosos y visualmente impactantes. Sin embargo, es Gomorra (2008) la obra que lo catapultó a la escena cinematográfica mundial. Basada en el libro homónimo de Roberto Saviano sobre la mafia napolitana, la película ganó la codiciada Palma de Oro en el Festival de Cine de Cannes y recibió una nominación al Óscar a la Mejor Película Extranjera. Este thriller criminal, crudo y realista, proporcionó a Garrone el reconocimiento internacional, destacando su habilidad para explorar de manera visceral los entresijos de la criminalidad organizada.

Desde entonces, su filmografía ha continuado evolucionando con películas como Reality (2012) y Dogman (2018), consolidando su posición como un director talentoso y versátil en la escena cinematográfica contemporánea, hasta Yo Capitán, donde continúa explorando las complejidades de las experiencias humanas, especialmente aquellas relacionadas con la migración y la búsqueda de un hogar, que busca concientizar sobre los desafíos y las esperanzas que enfrentan aquellos que emprenden este viaje en busca de un futuro mejor.