El legado de Shane MacGowan: más allá de su canción navideña “Fairytale of New York”

El cantautor y líder de The Pogues falleció el pasado jueves a los 65 años. La canción más famosa de su banda se convirtió en un clásico navideño agridulce

Compartir
Compartir articulo
The Pogues - Fairytale Of New York

Acá estamos, no particularmente sorprendidos de que Shane MacGowan se haya ido - el hombre hizo gárgaras con whisky durante décadas, y las recientes fotos del hospital no eran alentadoras - y ahora tenemos que soportar otro aspecto del proceso de duelo moderno.

Fairytale of New York”. Ahí estás, citándolo en las redes sociales. Publicando un vídeo en YouTube. Recordando a todo el mundo que es la mejor canción navideña jamás escrita. Y no puedo evitar sentirme molesto.

¿Es este el momento adecuado, cuando este gran maestro poético abandona nuestra verde Tierra, para sacar a relucir lo que fue esencialmente un éxito novelesco coescrito con un compañero de banda? ¿Es necesario declarar, como hizo Sky News, que MacGowan, fallecido el jueves a los 65 años, era “más conocido por el éxito navideño ‘Fairytale of New York’”?

Por no hablar del clickbait subido de tono que siguió a esta triste noticia, varios medios recordando la prematura muerte hace 23 años de Kirsty MacColl, cuya nobleza de chica dura fue igual de importante para el éxito de “Fairytale”.

El líder de The Pogues, Shane MacGowan, murió a los 65 años (Tara Vickers)
El líder de The Pogues, Shane MacGowan, murió a los 65 años (Tara Vickers)

Lo siento. Es un mal día.

Shane MacGowan era un compositor profundamente literario y sensible que a menudo se presentaba como un Everyman dañado y descarado. Pero su asombroso catálogo con The Pogues -cinco álbumes entre 1984 y 1990 que iban desde mordaces canciones de protesta a baladas profundamente personales- lo traicionó.

Se podrían clavar sus hojas de letras en el lateral de un granero, vendarse los ojos y lanzar un dardo, y siempre caerían en pareados como éstos:

“Una noche de verano, borracho como una cuba, me quedé casi sin vida.

Un viejo en la esquina cantaba ‘Donde crecen los nenúfares’”.

O

“Una maldición sobre los jueces, los policías y los tornillos, que torturaron a los inocentes, injustamente acusados

Por el precio de la promoción y la justicia para vender, que los juzgados sean sus jueces cuando se pudran en el infierno”

El músico había estado hospitalizado en Dublín durante varios meses después de que le diagnosticaran encefalitis viral a finales de 2022 (REUTERS/Stringer)
El músico había estado hospitalizado en Dublín durante varios meses después de que le diagnosticaran encefalitis viral a finales de 2022 (REUTERS/Stringer)

Y esa voz. Vi a The Pogues una vez. Estaban en una gira única en 2006, mucho después de haber dejado de grabar, y vinieron a Boston alrededor del Día de San Patricio. ¿Eran buenos? ¿Fueron malos? En realidad no recuerdo mucho de la actuación, aparte de que fue emocionante. El comportamiento escénico de MacGowan, que en 1991 fue despedido de su propio grupo, no se puede describir ni de lejos como caótico. Pero si te sabías las canciones, y los fans de The Pogues lo hacían, ibas completando la letra a medida que Shane ladraba y tragaba saliva.

Conocías la forma en que “The Old Main Drag” te destrozaba por dentro, desde el acordeón inicial hasta el momento en que MacGowan mencionaba el barbitúrico Tuinal en un tono que podría haber citado a Yeats. Gus Van Sant introdujo la canción al final de “My Own Private Idaho”, justo cuando el narcoléptico vagabundo de River Phoenix es arrastrado por el arcén de una carretera desierta, y tenía todo el sentido del mundo.

Incluso se puede entender el estilo de MacGowan, irónicamente, escuchando una de sus versiones. En la versión original de 1949 de “Dirty Old Town”, el cantautor Ewan MacColl hace que casi te enamores del entorno industrial, la fábrica, el viejo canal. La lectura de MacGowan desliza el olor sulfuroso de esas chimeneas en tus fosas nasales hasta que estás desesperado por salir. No es un paseo romántico. Es un grito de huida.

Sus canciones mezclaban lo escabroso y lo sentimental (EPA/HERBERT P. OCZERET)
Sus canciones mezclaban lo escabroso y lo sentimental (EPA/HERBERT P. OCZERET)

O escuchás “Rain Street”, de los últimos tiempos de The Pogues, cuando estaban a punto de echar a su borracho laureado de la banda, y suena tan alegre como cualquier otra cosa de su catálogo. Sin embargo, los versos parecen fluir casi como un ejercicio subversivo, Shane colando sus desagradables viñetas detrás del alegre silbido de Spider Stacy. Niños inhalando pegamento. Anillos de boda empeñados. Falta el asiento del inodoro. ¿Se reía la banda en el fondo del estudio, cruzando los dedos para que los tontos de la compañía discográfica no entendieran esas palabras a través de esa entrega destrozada, y siguieran lanzando Top 40 a los programadores de radio?

No quiero glorificar ni deshonrar a MacGowan por beber demasiado o dar por sentado su don. Sólo estoy agradecido de que estuviera aquí y produjera esos discos, y de que estén aquí para que todos los escuchemos.

Y entiendo por qué quieren citar “Fairytale”. El majestuoso arreglo de Broadway contra dos personajes deslizándose hacia el fondo. La blasfemia inesperada. Es oscura, con un claro tinte irlandés, como me ha escrito hoy un amigo. Y entiendo que es la canción de The Pogues que todo el mundo conoce, e innegablemente mejor que cualquier otra melodía navideña excepto, bueno, quizá “Father Christmas”. ¿Pero reduciríamos a los Kinks a ese single por encima de “Sunny Afternoon”, “Victoria” y “Lola”?

Así que si realmente necesitas citar “Fairytale” una vez más, vale, hazlo. ¿Pero qué vas a citar cuando es Navidad?

Fuente The Washington Post

Últimas Noticias

Trump comparó sus causas judiciales con la persecución que tuvo Alexei Navalny en Rusia

El ex mandatario estadounidense dijo que el caso del opositor ruso lo hizo “más consciente de lo que está pasando en EEUU”, sin embargo, evitó relacionar su muerte directamente con Putin
Trump comparó sus causas judiciales con la persecución que tuvo Alexei Navalny en Rusia

Dos hombres fueron acusados de asesinato tras el tiroteo mortal en la celebración del Super Bowl de Kansas City

Dominic Miller y Lyndell Mays enfrentan varios cargos luego de que muriera una persona y otras 22 resultaran heridas durante las celebraciones
Dos hombres fueron acusados de asesinato tras el tiroteo mortal en la celebración del Super Bowl de Kansas City

En medio del ruido político, la pobreza reapareció en el temario como chicana y sin asumir responsabilidades

La difusión de un nuevo relevamiento generó lecturas cruzadas. CFK buscó despegarse y apuntó a Macri y Milei. El Presidente habló de la “herencia de la casta”. El problema de fondo es que se mantiene la tendencia de deterioro social y se afirma la pobreza estructural
En medio del ruido político, la pobreza reapareció en el temario como chicana y sin asumir responsabilidades

“Los órganos no van al cielo”: la campaña de la mamá de un nene que necesita un riñón para seguir viviendo

Tomi tiene dos años y espera un donante desde abril del año pasado. Soledad, la madre, apela a la concientización sobre la importancia de este tipo de intervención. “En Argentina, hay casi 200 niños en lista de espera”, dice y no pierde las esperanzas de que su hijo se salve
“Los órganos no van al cielo”: la campaña de la mamá de un nene que necesita un riñón para seguir viviendo

La mujer que cumplió el sueño de vivir frente al mar en una playa solitaria en su “casa de botellas”

Hace 12 años Elina visitó el balneario Los Ángeles, ubicado a 30 kilómetros de Necochea, y se enamoró del paisaje y la tranquilidad del lugar. Había un terreno a la venta, pero era una misión imposible. Charló con la dueña para darle los únicos ahorros que tenía a modo de seña, y comenzó una carrera contra el tiempo. Hoy viven 35 personas en la localidad, y ella es conocida por su hogar ecológico que levantó con sus propias manos
La mujer que cumplió el sueño de vivir frente al mar en una playa solitaria en su “casa de botellas”
MÁS NOTICIAS