Las subastas de arte superan los dos mil millones de dólares en la “temporada alta” de Nueva York

A pesar de las crisis internacionales el mercado no decae. “Existe una demanda más fuerte que nunca”, dijo un ejecutivo de Sotheby’s. “Es normal que se invierta en estas obras”, aseguró un experto

Compartir
Compartir articulo
"Femme à la montre", de Picasso, fue la mejor venta del año en subastas de arte (EFE/EPA/ALI HAIDER)
"Femme à la montre", de Picasso, fue la mejor venta del año en subastas de arte (EFE/EPA/ALI HAIDER)

Picasso, Monet, Cézanne, Basquiat, Rothko y... un legendario automóvil deportivo Ferrari. Las subastas de arte en Nueva York superaron los dos mil millones de dólares en una semana, en un mercado en plena forma pese a las crisis internacionales.

Los gigantes del ramo, Sotheby’s y Christie’s, así como Phillips cerraron el viernes su temporada de subastas del otoño boreal, iniciada el 7 de noviembre.

Según un recuento en base a datos de las casas, las ventas alcanzaron en la temporada los 2.100 millones de dólares, gracias a obras maestras del arte moderno y contemporáneo presentadas en remates en los que participaron coleccionistas anónimos y compradores adinerados tanto en las salas como por vía telefónica.

Jean-Paul Engelen, presidente de Phillips para las Américas, anunció este viernes el “segundo resultado total más alto de la historia de Phillips”, con ingresos por 155 millones de dólares, lo que supone un 11% más que en noviembre de 2022. El empresario lo consideró una “señal de confianza en un mercado global saludable”.

Phillips vendió una monumental obra contemporánea del artista alemán Gerhard Richter, Abstraktes Bild (636) (Imagen abstracta, de 1987), por 34,8 millones de dólares y Le 14 juillet (El 14 de Julio, 1912-13), del cubista Fernand Léger, por 17,6 millones.

"El estanque de los nenúfares", de Monet, fue de las subastas más destacadas del año
"El estanque de los nenúfares", de Monet, fue de las subastas más destacadas del año

Un Picasso por 139 millones de dólares

Pero fue Sotheby’s, propiedad del multimillonario franco-israelí Patrick Drahi, la que marcó el mejor resultado de todas con facturación de 1.100 millones de dólares. La obra de Pablo Picasso Femme à la montre (Mujer con reloj, 1932) se vendió por 139 millones de dólares, el segundo precio más alto alcanzado por el maestro español fallecido hace 50 años.

El monumental Autorretrato de tacón (Parte II), del estadounidense Jean-Michel Basquiat, se subastó por 42 millones, Peupliers au bord de l’Epte, temps couvert (Álamos a orillas del Epte, tiempo nublado, 1891), del posimpresionista francés Paul Cézanne, alcanzó los 30,7 millones de dólares, y Sin título (1968), del cotizado pintor estadounidense Mark Rothko, fue adquirido por un pujador anónimo en la sala por 23,8 millones de dólares.

Sotheby’s se anotó un gran golpe publicitario con el “Santo Grial del panteón de los coches deportivos”, un Ferrari 250 GTO de 1962, que alcanzó los 51,7 millones de dólares, el segundo coche más caro vendido en subasta.

Su principal competidora, Christie’s –propiedad de Artémis, el holding del multimillonario francés François Pinault–, obtuvo un total de 864 millones de dólares. Esto, según su presidenta para las Américas, Bonnie Brennan, es una señal de una “fuerte respuesta del mercado”.

"Los músicos", de Fernando Botero, fue subastado por Christie's
"Los músicos", de Fernando Botero, fue subastado por Christie's

Entre lo más destacado que se negoció, figura Le bassin aux nymphéas (Estanque de nenúfares, 1917-1919), del francés Claude Monet, por 74 millones de dólares, junto a tres cuadros de Paul Cézanne –entre ellos Fruits et pot de gingembre (Frutas y tarro de jengibre, 1890–1893), por casi 39 millones de dólares, en beneficio del Museo Langmatt de Baden (Suiza), lo que provocó una pequeña polémica en ese país por una venta considerada especulativa.

El cuadro Los Músicos, del artista colombiano Fernando Botero, recientemente fallecido, alcanzó también un récord en una subasta de Christie’s, con 5,1 millones de dólares.

Con la guerra de Ucrania y el conflicto de Gaza, además de una elevada inflación mundial como telón de fondo, el mercado del arte, impulsado por China y Asia, no muestra “ningún signo” de ralentización, declaró a la AFP Kelsey Reed Leonard, responsable de arte contemporáneo de Sotheby’s, al inicio de la temporada. Por el contrario, Reed Leonard destacó que existe una “demanda más fuerte que nunca”.

Un experto del sector, que prefirió permanecer en el anonimato, consideró incluso “normal” que, en medio de crisis geopolíticas e inflación, los “especuladores financieros” inviertan en arte y artículos de lujo. En 2022, las casas de subastas habían batido todos los récords, con remates a nivel mundial y ventas privadas por un total de más de 16.000 millones de dólares.

Con información de: AFP