La idea de Bitcoin suele ser un concepto reservado y complicado, solo accesible para los geeks, informáticos y expertos en el mundo de las criptomonedas. Las ONG Bitcoin Argentina y ONG Bitcoin Latinoamérica quieren derribar ese mito con el recorrido de La Bitcoineta que nace de combinar Bitcoin con camioneta. Es un proyecto sin fines de lucro que propone generar puentes entre quienes están desarrollando la tecnología (y la entienden) y personas de distintos ecosistemas sociales, económicos y culturales.

Las ONG compraron en conjunto una camioneta y la equiparon con todo lo necesario para que pueda salir por las rutas de Argentina y eventualmente América Latina. Aparte de contar con herramientas y comida, la Bitcoineta, cuenta con un proyector que funcionará como un "pizarrón digital", para difundir conocimientos básicos de esta tecnología y también para proyectar películas afines.

"Es un sueño poder llevar la tecnología Bitcoin y Blockchain a Latinoamérica a aquellas personas que no tienen acceso al conocimiento habitualmente. La idea de la Bitcoineta es alcanzar cada pequeño pueblo y ciudad en Argentina y luego al resto de América enseñando a la gente cómo puede beneficiarse con esta tecnología", dijo Gabriel Kurman, uno de los fundadores del proyecto.

La Bitcoineta partió el 1 de junio rumbo a Chascomús. (La Bitcoineta)
La Bitcoineta partió el 1 de junio rumbo a Chascomús. (La Bitcoineta)

Además, explicó que para participar de los talleres o charlas de La Bitcoineta "no hay que saber, solo hay que tener ganas de aprender".

La Bitcoineta partió rumbo al primer destino, Chascomús, el viernes 1 de junio desde el estacionamiento pegado al Espacio Bitcoin, la "embajada" bitcoiner, un lugar que funcionó como centro de operaciones del proyecto.

"Las primeras veces que uno escucha sobre estas tecnologías es difícil entender todas las implicancias que tiene hoy y en un futuro. Entonces, ya ir sembrando esta semilla de la blockchain en las distintas comunidades nos va a permitir recolectar los frutos en unos años", sostuvo Julián Drangosch, uno de los primeros en subirse a la bitcoineta, profesor universitario en la Universidad Tecnológica Nacional de Argentina (UTN) y encargado de dar la charla en Tandil.

Decentralizar el conocimiento

Basándose en una de las premisas de esta tecnología (la descentralización), la Bitcoineta y sus evangelizadores y desarrolladores buscarán llegar a distintos puntos de la región para educar acerca de los beneficios de la blockchain (mayor transparencia en los procesos, el fin de los intermediarios, reducción de costos, etc.).

Entre junio y julio, la casa rodante del bitcoin estará visitando Chascomús, Las Toninas, Tandil, Necochea, Tres Arrollos, Villa Ventana, Bahía Blanca, Pergamino, Junín, Chacabuco y Chivilcoy (en Buenos Aires), y luego pasarán por distintas localidades de la provincia de La Pampa, Santa Fe y Córdoba.

Para seguir de cerca los pasos de La Bitcoineta, los interesados pueden entrar en sus distintas redes sociales.