Murió el general Ricardo Díaz, el exviceministro de Defensa de Gustavo Petro que involucró a Verónica Alcocer en una compra irregular de helicópteros

El alto oficial, en uso del buen retiro, falleció por problemas cardíacos que estaba padeciendo

Guardar

Nuevo

El presidente Gustavo Petro le había pedido la renuncia protocolaria al general (r) Díaz y a otros dos viceministros de Defensa. @Mindefensa/Twitter.
El presidente Gustavo Petro le había pedido la renuncia protocolaria al general (r) Díaz y a otros dos viceministros de Defensa. @Mindefensa/Twitter.

En la noche del lunes 22 de abril falleció el general, en uso del buen retiro, Ricardo Díaz, quien fue el primer viceministro de Defensa en el Gobierno del presidente, Gustavo Petro, y que tras su salida de esa cartera, el año pasado, denunció que supuestamente le ofrecieron coimas para facilitar procesos contractuales en la entidad.

Preliminarmente, se conoció que el alto oficial (r) murió por causas naturales, luego de que sufriera problemas cardíacos, informaron en la emisora Caracol Radio.

Ahora puede seguirnos en nuestro WhatsApp Channel

Díaz incluso alcanzó a participar en las manifestaciones en contra de la actual administración presidencial que se llevaron a cabo el pasado domingo 21 de abril en las principales ciudades del país, refirieron en la revista Semana.

Precisamente fue en esa publicación donde el militar (r) aseguró las supuestas irregularidades que, según él, conllevaron a que se apartara del cargo el 15 de junio de 2023, entre las que estaba un ofrecimiento de 700 millones de pesos para que aprobara la compra de aeronaves a un emir.

“Cuando recibí el Viceministerio, se me habló de la necesidad de adquirir unos helicópteros como soporte logístico para el helicóptero presidencial y dos helicópteros para iniciar el reemplazo de la flota de helicópteros UH-1N, que tienen unos 60 años de uso. Me hablaron de tres helicópteros que había ofrecido un país amigo y que podrían servir para la Fuerza Aérea. Desde el principio se empezaron a presentar presiones”, sostuvo en una entrevista en ese medio de comunicación.

Incluso ‘salpicó' por esos presuntos hechos a la esposa del jefe de Estado, Verónica Alcocer, que posteriormente lo demandó, para iniciar un proceso en el Centro de Arbitraje y Conciliación de la Cámara de Comercio de Bogotá, donde no llegaron a un acuerdo en noviembre de 2023.

La defensa del alto oficial (r), de acuerdo con lo que se conoció de su comparecencia, aceptó que a Díaz no le constaban esas afirmaciones en contra de la compañera sentimental del mandatario.

“El general Ricardo Díaz no dio credibilidad; por eso hizo las expresiones respectivas en la entrevista ofrecida a la Revista Semana en el sentido de manifestar su extrañeza, es decir, su no credibilidad a esas afirmaciones por varios motivos”, citaron en su momento en el periódico El Tiempo de la constancia del apoderado del militar (r).

Luego de no llegar a la conciliación, con la que la Primera Dama esperaba una retractación pública de Díaz, así como una compensación monetaria que se donaría a una fundación social, el abogado de Alcocer anunció que se iniciaría nuevos procesos en contra del militar (r).

“Estudiaremos las posibles acciones civiles que se puedan presentar debido a que no fueron satisfechas todas las pretensiones de la primera dama. En Colombia no se puede seguir atropellando la dignidad y buen nombre de las personas”, señalaron en un comunicado que se publicó en la red social X.

En septiembre del año pasado, al alto oficial (r) también le iniciaron un proceso disciplinario en la Procuraduría General de la Nación por tratos irrespetuosos a tres vigilantes.

Los individuos que alegan haber recibido agresiones verbales por parte del exfuncionario indicaron que estos incidentes ocurrían durante el desempeño de sus labores. Por lo tanto, el ente de control ordenó iniciar la investigación y, ante la posibilidad de que sus actos constituyan una falta disciplinaria, la PGN mandó a realizar las pruebas pertinentes.

La actuación disciplinaria de la entidad tiene como objetivo determinar la ocurrencia de la presunta conducta, establecer si es constitutiva de falta disciplinaria y definir si se actuó o no al amparo de una causal de exclusión de responsabilidad”, indicaron en la Procuraduría.