Enviaron a la cárcel a los presuntos asesinos de veterinario bogotano en Caquetá

El cuerpo de la víctima fue hallado flotando en una laguna junto a su propio vehículo en zona rural del municipio de El Doncello

Compartir
Compartir articulo
Los presuntos autores del crimen escondieron al veterinario dentro de su propio vehículo - crédito Fiscalía General de la Nación
Los presuntos autores del crimen escondieron al veterinario dentro de su propio vehículo - crédito Fiscalía General de la Nación

Todo parece indicar que el homicidio de un veterinario bogotano identificado como Mario Alexander Aguirre Palacios no quedará en la impunidad, luego que la Fiscalía General de la Nación confirmó la tarde del viernes 19 de abril que Jhon Arley Escalante Córdoba y su hijastro Wilmer Eduardo Ayala Prado fueron enviados a la cárcel por ser los presuntos autores materiales del crimen de Aguirre Palacios.

Según lo que se conoció en su momento, el crimen del veterinario se presentó la mañana del miércoles 24 de enero de 2024 en una finca ubicada en zona rural del municipio de El Doncello, Caquetá.

Ahora puede seguirnos en nuestro WhatsApp Channel y en Facebook.

En ese lugar, Aguirre Palacios trabajaba para una de las fincas de la zona, y dos días después de cometerse el crimen fue que las autoridades encontraron el cuerpo de la víctima, el cual yacía flotando en una laguna de la vereda Santa Cruz.

Lo que más ha provocado la indignación de la comunidad en la zona, además de los familiares y allegados al veterinario, es que Escalante Córdoba trabajaba como mayordomo de la finca para la cual prestaba sus servicios el bogotano.

Mario Alexánder Aguirre salió rumbo a una reunión de trabajo cuando fue abordado por los hombres, quienes lo agredieron con arma cortopunzante - crédito Marco Antonio Sánchez Cedeño/Facebook
Mario Alexánder Aguirre salió rumbo a una reunión de trabajo cuando fue abordado por los hombres, quienes lo agredieron con arma cortopunzante - crédito Marco Antonio Sánchez Cedeño/Facebook

La cita de trabajo que terminó en homicidio

En rueda de prensa a medios, el comandante del Departamento de Policía de Caquetá, teniente coronel William Alfonso Arias Bolaño, junto a Luis Alexander Bermeo, director de Fiscalías en Caquetá, indicaron los pormenores que les permitió llegar hasta estos dos hombres, quienes fueron capturados por investigadores del CTI (Cuerpo Técnico de Investigación) de la Fiscalía y la Policía Nacional en una finca de la vereda La Arenosa, de El Doncello.

De acuerdo con lo que reveló la investigación, y “gracias a una fuente humana”, se logró establecer que Aguirre Palacios llegó hasta la finca a cumplir con un trabajo; sin embargo, en ese momento Escalante Córdoba y Ayala Prado estaban esperando al veterinario junto con dos sujetos más.

Teniendo en cuenta lo que reveló El Tiempo, “los presuntos implicados, al parecer, lo amarraron y lo golpearon e hirieron con un arma cortopunzante, para después arrojar su cuerpo a una laguna en la vereda Santa Cruz, donde fue encontrado dos días más tarde sin vida”.

El hallazgo se dio en una laguna de diez metros de profundidad, donde arrojaron el cuerpo del bogotano al interior del propio vehículo en el que movilizaba, un Nissan Versa de placas IJO 260 de Bogotá, y que terminó saliendo a flote; motivo por el cual lograron descubrir el cuerpo de Aguirre Medina.

Los hombres hurtaron varias cabezas de ganado - crédito Colprensa
Los hombres hurtaron varias cabezas de ganado - crédito Colprensa

Días antes de cometer el homicidio, se estima que entre el 24 y 25 de enero estos sujetos habrían robado 26 cabezas de ganado que se hallaban en la finca donde se perpetró el crimen. “Tramitaron guías de movilización ante el ICA, las subieron en dos camiones y las llevaron hasta Florencia, lugar en el que las vendieron por más de 66 millones de pesos”, destacó la investigación de las autoridades.

Sin embargo, la Emisora Linda Estéreo reveló que “gracias a una reacción quimioluminiscente que se dio luego que personal investigativo aplicó una sustancia reactiva en el lugar donde ocurrió el crimen”, se logro evidenciar la presencia de posible sangre. “Esta muestra se convirtió en un valioso aporte para la investigación”.

Debido a esta diligencia de allanamiento fue que la Fiscalía les imputó a Escalante Córdoba y Ayala Prado los delitos de homicidio agravado, ocultamiento, alteración o destrucción de elementos materiales probatorios y abigeato.

Los presuntos responsables no aceptaron los cargos y por tal motivo fueron enviados a la Cárcel El Cunduy de Florencia (Caquetá).

Por su parte, el cuerpo de la víctima fue trasladado a Bogotá en donde se le dio el último adiós por parte de familiares y allegados.