Por disparar a joven durante manifestaciones en Caldas, Procuraduría formuló cargos a patrullero de la Policía

El uniformado habría disparado indiscriminadamente contra la población civil, hiriendo de gravedad al joven. La víctima perdió una de sus piernas por el impacto de bala

Compartir
Compartir articulo
El patrullero es señalado de uso excesivo de fuerza - crédito Camila Díaz/Colprensa
El patrullero es señalado de uso excesivo de fuerza - crédito Camila Díaz/Colprensa

La Procuraduría General ha iniciado un proceso sancionatorio contra el patrullero Luis Eduardo Zuleta Ruiz, adscrito a la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá, señalado de ejercer uso excesivo de la fuerza en un evento ocurrido en septiembre de 2020.

Según informó el Ministerio Público, el actuar del uniformado resultó en lesiones graves a Luis Guillermo Montoya, un joven que afirmó estar en el sitio como observador. Los hechos ocurrieron durante una manifestación en el municipio de Caldas, donde Montoya sufrió una herida de bala en la cadera que lo dejó gravemente herido y, finalmente, tuvo que ser amputado de su pierna derecha.

Ahora puede seguirnos en nuestro WhatsApp Channel y en Facebook.

“Yo creo que lo que la policía hizo fue un abuso, atentó contra la vida de la ciudadanía y no quiero que esto se quede impune porque debido a los hechos yo perdí mi pie y perdí la vida que llevaba normalmente”, expresó Montoya en su momento, dejando claridad en que el actuar del patrullero dejó graves consecuencias en su integridad física y afectó su diario vivir por la incapacidad permanente.

Por su parte, la Procuraduría ha calificado provisionalmente la conducta de Zuleta Ruiz como “gravísima a título de dolo”, un término legal que sugiere intencionalidad o, al menos, un desprecio temerario por la vida y la seguridad de los ciudadanos en el contexto de las protestas.

El uniformado hizo uso indebido de su armamento de dotación para herir de gravedad al joven - crédito Diego Pineda/Colprensa
El uniformado hizo uso indebido de su armamento de dotación para herir de gravedad al joven - crédito Diego Pineda/Colprensa

El incidente ocurrió en la noche del 10 de septiembre de 2020, cuando las protestas en Caldas escalaron a la quema de un bus cerca de una estación de combustible. En medio de esta caótica situación, Zuleta Ruiz disparó su arma de servicio contra personas presentes, impactando de gravedad a Montoya.

Procuraduría citó a juicio a policía por presunto abuso sexual contra 10 mujeres

Dalmiro Rafael Heras Santana, excomandante de la Policía de Guaviare entre 2022 y 2023, se encuentra bajo la lupa de la Procuraduría General de la Nación tras ser acusado de graves actos de acoso con fines sexuales y conductas indebidas hacia al menos 10 mujeres, incluidas varias funcionarias públicas.

Según detalló el Ministerio Público, Heras Santana supuestamente empleó su posición de poder para hostigar sexualmente a sus subordinadas tanto de manera física como verbal, y a través del uso indebido de tecnologías.

El comportamiento del uniformado no derivó únicamente en mensajes con un tono sexual inapropiado, sino que también incluyó un trato irrespetuoso hacia sus colegas. “Utilizando su cargo, superioridad y jerarquía”, la Procuraduría resaltó cómo Heras Santana intentó imponer su voluntad sobre estas mujeres, evidenciando un abuso de poder inaceptable.

El uniformado abusaba de su posición dentro de la institución para obligar a las mujeres a acceder a sus peticiones - crédito Infobae Jesús Áviles
El uniformado abusaba de su posición dentro de la institución para obligar a las mujeres a acceder a sus peticiones - crédito Infobae Jesús Áviles

Entre los testimonios recolectados por el Ministerio Público, se encuentran relatos que dejaron al descubierto el actuar delictivo del uniformado. Una de las afectadas describió cómo el excomandante hizo alusión a temas sexuales de manera completamente inapropiada en el contexto laboral, mientras que otra narró que ordenó que abandonara sus tareas habituales para satisfacer las exigencias del acusado.

“le preguntaba insistentemente por su pareja sentimental, la cuestionaba por mantener una relación a distancia, le sugirió que debía conseguir a alguien en el departamento y en una ocasión, durante una reunión laboral, sacó de su bolsillo una tirilla de condones y le indicó que si quería se los enseñaba a usar”, señala la Procuraduría.

Asimismo, la situación escaló a un nivel aún más condenable cuando se ridiculizó a una patrullera indígena frente a todo el personal de la unidad, lo que también representa discriminación étnica, según denunció la Procuraduría.

Lo que se espera de los comandantes de Policía frente al trato al personal femenino de la institución, es el respeto a su dignidad y libertad sexual y una contundente respuesta a través de los medios de policía y acciones disciplinarias contra quienes generen violencia de cualquier tipo contra ellas”, indicó el ente de control.