Sin cascos y sin cámaras, youtubers fueron increpados por las Farc durante su travesía en Colombia

Un colombiano y una chilena registraron cómo es estar en una zona en la que las mismas autoridades afirman “no hay ley”

Compartir
Compartir articulo
Hasta el arete le pidieron quitarse el conductor de la motocicleta - crédito ElMundoConLosPits/YouTube
Hasta el arete le pidieron quitarse el conductor de la motocicleta - crédito ElMundoConLosPits/YouTube

Dentro de la rama de creadores de contenido hay varios tipos de youtubers, siendo los que se dedican a viajar y mostrar su experiencia en diferentes lugares en el mundo unos de los nichos más grandes en redes sociales, ya que de esa forma los usuarios pueden observar cómo es la vida en sitios que en el futuro desean visitar.

Dentro de este rubro, Santiago y Valentina son un colombiano y una chilena que llevan varios años recorriendo el mundo en motocicleta. Además de exponer su postura sobre la vida en otros países, también buscan contar qué tan difíciles son las carreteras de cada nación.

Ahora puede seguirnos en nuestro WhatsApp Channel y en Facebook.

Luego de varios meses recorriendo Sudamérica, los moteros llegaron a Colombia, en donde no habían tenido dificultades en gran parte del viaje, pero al intentar llegar al municipio de La Macarena (Meta), en donde querían visitar Caño Cristales, uno de los espacios más atractivos visualmente del país, todo cambio.

“De aquí para allá van con Dios”, fue la respuesta de un miembro del Ejército Nacional que detuvo a los aventureros durante un retén vehicular tras enterarse el destino que tenían, ya que afirmó que era una zona peligrosa.

Los moteros se enfrentaron con las reglas en las que las autoridades colombianas no hacen presencia - crédito ElMundoConLosPits/YouTube
Los moteros se enfrentaron con las reglas en las que las autoridades colombianas no hacen presencia - crédito ElMundoConLosPits/YouTube

Minutos después de que tuvieron la charla con el soldado, los viajeros fueron detenidos en un peaje irregular en el que un hombre vestido de civil les cobró $2.000 por pasar; sumado a ello, les informó que durante su recorrido por ese territorio tenían prohibido tener el casco puesto.

Esto se debe a que, al ser una zona en la que hay presencia de varios grupos armados, la aparición de personas extrañas con el rostro tapado puede alertar sobre la posible presencia de las autoridades. Sobre el hecho de usar casco, el hombre les informó que la multa en la zona por usar ese accesorio era de $500.000.

“Los cascos están prohibidos”, le recalcó a los viajeros una mujer en una panadería en el sector de Los Pozos, en donde les informaron que tapar su rostro podría generar molestia en algunas personas; sumado a ello, a Santiago le recomendaron quitarse el arete que tiene en su oreja derecha, ya que esto también podría generar malestar.

Dentro de La Macarena, los viajeros descubrieron que la época del año que escogieron para visitar la zona no era la mejor, puesto que por la sequía que se registra en la región, Caño Cristales no estaba abierto al público.

Los turistas no pudieron visitar Caño Cristales - crédito Cormacarena
Los turistas no pudieron visitar Caño Cristales - crédito Cormacarena

Sobre el municipio, los moteros resaltaron la tranquilidad que se siente en La Macarena, lo que no es similar en las carreteras que conducen hasta allí, puesto que saliendo del lugar nuevamente se encontraron con un retén del Ejército Nacional en el que les recomendaron no acercarse a los caños, ya que podrían estar minados.

“Ingrese a luchar a las filas de nuestro ejército guerrillero. Farc-EP”, se leía en un letrero encontrado por los viajeros durante el recorrido; en este se remarcaba que en la zona había presencia del frente Jorge Suárez Briceño, de las disidencias de las Farc.

Este tipo de letreros llamaron la atención de los moteros - crédito ElMundoConLosPits/YouTube
Este tipo de letreros llamaron la atención de los moteros - crédito ElMundoConLosPits/YouTube

Tras pasar en un peaje informal en el que la persona que les cobró evidenció que tenían cámaras, los youtubers fueron detenidos por un hombre que se movilizaba en una motocicleta y les informó que era miembro de las Farc y que debían guardar los elementos con los que pudieran filmar.

Lo que pasa es que ustedes están en zona guerrillera, por lo tanto, no pueden grabar”, les indicó el individuo, que luego les recordó nuevamente las reglas y les pidió no incumplirlas para que no tuvieran problemas durante su viaje.

Tras guardar las cámaras durante dos horas, los creadores de contenido retomaron el video en el corregimiento El Capricho, en donde varios pobladores les indicaron que ya podían ponerse de nuevo el casco.