Desde el Concejo de Bogotá denuncian un incremento en el hacinamiento de las cárceles

De acuerdo con la denuncia del concejal Julián Uscátegui, el hacinamiento se disparó a un 144 por ciento

Compartir
Compartir articulo
IMAGEN DE ARCHIVO Alerta entre las autoridades en Colombia por cifras de hacinamiento
IMAGEN DE ARCHIVO Alerta entre las autoridades en Colombia por cifras de hacinamiento

La problemática del hacinamiento en las instalaciones carcelarias de Bogotá se ha convertido en una situación crítica y alarmante. En la actualidad, 2.999 personas se encuentran recluidas en las URIS y Estaciones de Policía de la ciudad, superando en un 144% su capacidad máxima, de acuerdo con información obtenida de la emisora colombiana La Fm.

Sobre este tema, el concejal Julián Uscátegui ha propuesto un proyecto de acuerdo destinado a implementar medidas que alivien la congestión en los Centros de Detención Transitoria bajo la jurisdicción del Distrito Capital.

Ahora puede seguirnos en WhatsApp Channel

El objetivo es reducir el hacinamiento y garantizar el respeto de los estándares mínimos de dignidad humana para los reclusos, evitando así la liberación de delincuentes debido a la falta de espacio.

El proyecto insta a la Administración Distrital a construir un nuevo centro de reclusión o megacárcel con capacidad para 3 mil personas. Esta iniciativa podría llevarse a cabo mediante la formulación e implementación de Alianzas Público-Privadas (APP).

Las localidades más afectadas por el hacinamiento carcelario son Usaquén, Kennedy, Bosa, Usme, Ciudad Bolívar, Teusaquillo, Engativá, Rafael Uribe Uribe, San Cristóbal y Suba, algunas de las cuales presentan índices de sobrepoblación que superan el 200%.

El concejal Uscátegui, citado por ese medio, enfatizó: “El hacinamiento en Bogotá es tan grave que algunos centros de detención tienen más de 40 personas por celda, lo que dificulta la recepción de nuevos reclusos. Esto contribuye al elevado porcentaje de delincuentes liberados por falta de espacio para su custodia”.

El proyecto también contempla que la Administración Distrital realice un diagnóstico del estado de los Centros de Detención Transitoria y establezca un Plan Progresivo de Deshacinamiento. Además, se promoverán programas preventivos para abordar las causas del comportamiento delictivo.

Implementar estas medidas permitiría liberar a más policías para desempeñar labores de vigilancia en las calles de la ciudad. Actualmente, 379 efectivos están destinados a la custodia de personas privadas de la libertad, lo que implica un desvío de recursos humanos de sus funciones principales de mantener la seguridad y la convivencia en las calles.

Autoridades frustran fuga de presos en centro de detención

Ante la crisis de hacinamiento que enfrenta en el país, se conoció en las últimas horas un nuevo intento de fuga en una estación en el municipio de Andes, en el sureste antioqueño.

El hecho ocurrió en la estación en el departamento de Antioquia, cuando el uniformado que estaba a cargo de la custodia de los detenidos escuchó un ruido constante y fuerte dentro de las instalaciones. Se alarmó en el momento que vio que los internos estaban excavando un túnel en una de las paredes de las celdas.

De inmediato el uniformado llamó a sus compañeros y frustraron la huida de los detenidos. En trabajo conjunto incautaron el martillo y trasladaron a los internos de la zona donde estaban haciendo las labores para intentar un nuevo intento de fuga.

De acuerdo con el medio regional Conexión Sur, después de que ocurriera el intento de fuga, las autoridades del municipio de Andes decidieron trasladar a los detenidos al Centro de Bienestar Social de la localidad, donde antes funcionaba un colegio, mientras se decide el traslado a otras estaciones de policía.

Este intento es el tercero en menos de una semana. También se estableció que las acciones de fuga se venían materializando desde unas semanas atrás, cuando los reclusos venían utilizando diferentes elementos que ayudaban a abrir el túnel. Para no levantar sospechas, los escombros que sacaban de las labores, los devolvían entre las sobras de las comidas.

Y es que la estación de Policía de Andes cuenta un hacinamiento del 146%, pues tiene capacidad para treinta internos. Antes de este intento de fuga se encontraban en el lugar 44 personas, entre ellos habían once condenados, algunos con condena a más de 40 años de prisión por delitos como concierto para delinquir, homicidio, abuso sexual y hurto.