Video de la famosa y paranormal ruta de Transmilenio G66: así reaccionaron usuarios en redes sociales

Un pasajero enfrenta el enigma de un bus en movimiento sin conductor, desentrañando una divertida verdad que conecta con mitos locales

Compartir
Compartir articulo
El video ha provocado comentarios de usuario manifestando lo graciosa que es esta broma - crédito: Info SITP Bogotá / Facebook

Una leyenda urbana sobre una ruta fantasma de TransMilenio, denominada G66, ha cautivado la imaginación de los bogotanos. Este “bus fantasma” supuestamente aparece en la noche, recorre la ciudad desde el Portal Norte hasta el Portal Sur y se desvanece con pasajeros, lo que enriquece la cultura de relatos urbanos de la capital.

A pesar de su popularidad en redes sociales, no existe evidencia concreta de la ruta G66, que no se encuentra registrada oficialmente, pero según un video en redes sociales, se tendría evidencia de la existencia de esta leyenda urbana.

Ahora puede seguirnos en nuestro WhatsApp Channel.

Un pasajero a bordo de un bus de Transmilenio se encontró en una situación inesperada al descubrir que, a pesar de su vehículo estar en movimiento, no había conductor manejándolo. Este hecho, que inicialmente causó confusión y sorpresa, se resolvió al revelarse que el bus estaba siendo remolcado por una grúa, una situación que rápidamente se convirtió en el centro de conversaciones y risas en las redes sociales.

El video grabado muestra al pasajero solicitando al ausente conductor detener el bus, confundido por la falta de respuesta. Al avanzar hacia el frente del vehículo para investigar, descubre que el motivo del movimiento es que están siendo remolcados. La reacción del pasajero, que inicialmente parece preocupada, cambia a alivio y diversión al entender la situación.

“Vecino, ¿Me deja por acá?... Este man no paró, hermano”, dice el hombre que graba, mientras se dirige al puesto del conductor, registrando que, pese a que el vehículo se mantenía en movimiento, no había nadie conduciéndolo. “Uy, quieto...”, sostiene el hombre, para inmediatamente después mostrar con su cámara que el vehículo está enganchado por una grúa, por lo que su movimiento se debe a que está siendo transportado por otro vehículo y dice “ah, no, mentiras”.

Pasajero a bordo de un bus de Transmilenio se encuentra con la sorpresa de que no hay conductor - crédito Info SITP Bogotá / Facebook
Pasajero a bordo de un bus de Transmilenio se encuentra con la sorpresa de que no hay conductor - crédito Info SITP Bogotá / Facebook

Este incidente ha sido interpretado en las redes como una humorística confirmación de una leyenda urbana local, vinculada a la ruta G66 de Transmilenio, conocida por historias y mitos entre los habitantes de la zona.

Este peculiar suceso no solo demostró el poder de las redes sociales para difundir rápidamente momentos inusuales, sino que también subraya como situaciones cotidianas pueden transformarse en fenómenos virales que capturan la atención y la imaginación del público. El video ha generado una amplia variedad de comentarios, desde teorías divertidas hasta discusiones sobre la seguridad y eficacia del sistema de transporte público.

“Mi corazón se fue por unos minutos y volvió”, “Si me la creí jajaja, Cuando vi al conductor que no había si me asuste y lo pare hay para ver si no había un truco y lo despause y vi la grúa y me tranquilicé y me reí de mí mismo” y “Me asuste...”, fueron algunos de los comentarios.

La historia de la ruta G66

Según relatos recogidos desde el 2014, el joven habría abordado este vehículo fantasma tras una noche de celebración, sin que desde entonces se tuviese noticia sobre su paradero. Este relato ha cobrado popularidad a través de diversos videos en YouTube y comentarios en TikTok, convirtiéndose en uno de los mitos urbanos más resonantes de la capital colombiana.

Un creador de contenido descubrió las historias paranormales que tienen algunas estaciones del sistema de transporte masivo de Bogotá (Infobae - Jesús Avilés)
Un creador de contenido descubrió las historias paranormales que tienen algunas estaciones del sistema de transporte masivo de Bogotá (Infobae - Jesús Avilés)

Este mito comenzó con la narración de la última vez que se vio al estudiante universitario, quien, después de una salida nocturna con amigos, se encontró sin opciones para retornar a su hogar en el sur de la ciudad, por lo que decidió esperar en la estación Avenida Jiménez hasta las primeras horas de la mañana cuando el servicio de TransMilenio reanudara. Sin embargo, fue sorprendido junto con un amigo por la aparición del supuesto autobús G66 que marcaba una ruta inexistente hacia el Portal Sur.

El amigo del estudiante declaró ante las autoridades y la familia del desaparecido que este último abordó el vehículo, quedándose solo en la estación. Este detalle incrementó el misterio, ya que aparte de no existir dicha ruta, el sistema de transporte no operaba a la hora señalada, sumado al hecho de que la estación debería estar cerrada.