General (r) de la Marina que combatió a Salvatore Mancuso no ocultó indignación: “Viene en función de venganza”

Se trata de Rafael Alfredo Colón Torres, el cual se convirtió en uno de los principales enemigos del ex jefe paramilitar antes de que se estableciera el proceso de paz que llevó a su desmovilización exprés

Compartir
Compartir articulo
El brigadier general (r) de la Marina Rafael Alfredo Colón arremetió contra el exjefe paramilitar Salvatore Mancuso - crédito Jesús Avilés/Infobae
El brigadier general (r) de la Marina Rafael Alfredo Colón arremetió contra el exjefe paramilitar Salvatore Mancuso - crédito Jesús Avilés/Infobae

El regreso al país del ex jefe paramilitar Salvatore Mancuso, luego de estar por casi 16 años en Estados Unidos, continúa causando reacciones. El jueves 29 de febrero de 2024 se supo la del brigadier general (r) de la Infantería de Marina Rafael Alfredo Colón Torres, uno de los que se encargó de perseguir al criminal antes de que se desmovilizara, como parte del proceso de Justicia y Paz establecido con el gobierno del expresidente Álvaro Uribe Vélez.

En su perfil de X (antes Twitter) y posteriormente en diálogo con Infobae Colombia, Colón Torres, que se retiró de las Fuerzas Militares en 2011, no dudó en hablar fuerte sobre lo que implica la presencia de Mancuso en Colombia y afirmó que verlo de nuevo en el territorio nacional le producen ganas “de volver a uniformarme y seguirlo combatiendo”. Lo anterior, a pesar de las intenciones que tendría el exparamilitar de oficiar como gestor de paz, por encargo del actual mandatario, Gustavo Petro.

Ahora puede seguirnos en nuestro WhatsApp Channel.

Mientras combatía a los paramilitares como Mancuso, Diego Vecino, Cadena, Juancho Dique y Pablo Sevillano, Colón Torres ocupó tres cargos. En Tumaco (Nariño) fue comandante de la Base de Infantería de Marina; mientras que en el Caribe, en especial en Cartagena (Bolívar) y Sincelejo (Sucre), ofició como comandante de las Fuerzas Especiales de la Armada Nacional y comandante de la Primera Brigada de Infantería de Marina.

“Con mis hombres enfrentamos a estos criminales, con la misma determinación que lo hicimos contra las Farc, ELN, y carteles de narcos. Recuperemos la confianza en la ciudadanía y acompañamos los retornos de la población que fue desplazada por causa de los crímenes de los paras y de las guerrillas”, contó Colón, mientras recordó cómo entre 2000 y 2005, cuando se produjo su desmovilización en el corregimiento de San Pablo en María La Baja (Bolívar) le siguió sus pasos.

En su lucha contra Mancuso, Colón y sus subalternos incautaron alijos de cocaína a sus lugartenientes, en lugares como el puerto de Tumaco, en el canal del Dique, Golfo de Morrosquillo y Montes de María. Esto le valió amenazas contra su vida, pues confesó que el ex cabecilla de las Autodefensas Unidas de Colombia dio la orden de contratar sicarios para lo que asesinaran, pero que logró escabullirse de las garras criminales gracias al apoyo de sus infantes y comandantes.

En María La Baja (Bolívar), Salvatore Mancuso, en ese entonces comandante del Bloque Catatumbo de las AUC, se desmovilizó ante el entonces comisionado de Paz Luis Carlos Restrepo, hoy prófugo de la justicia - crédito Zoe Selsky/AFP
En María La Baja (Bolívar), Salvatore Mancuso, en ese entonces comandante del Bloque Catatumbo de las AUC, se desmovilizó ante el entonces comisionado de Paz Luis Carlos Restrepo, hoy prófugo de la justicia - crédito Zoe Selsky/AFP

Comisionado Restrepo habría impedido captura de un paramilitar

En su relato, que hizo público en su perfil de X, el general (r) Colón Torres indicó que en 2005 (N. de la R. fue en diciembre de 2004) el entonces alto Comisionado para la Paz, Luis Carlos Restrepo, lo visitó en un comando de brigada y le pidió que cesara el ataque a los jefes paramilitares. La razón: los concentraría en el municipio de Santa Fe de Ralito (Córdoba), en los diálogos que llevaron luego a que dejaran las armas. Aunque recibió elogios de su parte, sintió como un “puñal” no poder continuar con su labor.

“Le dije al Comisionado de Paz que tenía cercado a alias Cadena, que necesitaba una semana más de operaciones. Me dijo: ‘Es una decisión, los paras salen ya para Ralito’, se concentran y luego se desmovilizan en María La Baja’”, recordó el alto oficial, oriundo de Honda, un municipio de más de 23.000 habitantes, reconocido por la nutrida oferta de pescados de agua dulce, por sus calles empedradas y por su remoquete (“La ciudad de los puentes”).

Por ello, no ocultó su desazón al ver al cordobés con tratos privilegiados, listo para declarar ante la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) y asumir el rol de gestor dado por el presidente Gustavo Petro, si es dejado en libertad. “Siento mucha desconfianza e impotencia. Es un momento coyuntural, en el que se juegan intereses vitales de la democracia de Colombia. El país no está bien gobernado; por eso aumentan mis temores”, reconoció Colón Torres.

El brigadier general (r) Rafael Alfredo Colón, que combatió a Salvatore Mancuso, se ha dedicado al desminado de los territorios - crédito @rafacolontorres/X
El brigadier general (r) Rafael Alfredo Colón, que combatió a Salvatore Mancuso, se ha dedicado al desminado de los territorios - crédito @rafacolontorres/X

La ausencia del Estado en los territorios

Ante el interrogante de Infobae Colombia, el general (r) indicó que por desgracia en Colombia los gobiernos no se ponen de acuerdo para consolidar territorios a través de bienes públicos y atención integral a la gente vulnerable. “Cada uno trabaja para cumplir en cuatro años lo que imaginan, pero no hacen acuerdos para que la política pública perdure en el tiempo y en el espacio. Por eso los proyectos no son sostenibles”, indicó, lo que da pie para proyectos basados en la violencia.

Y hay una premisa que para él es inobjetable: “El caso Mancuso aterra. Viene en función de venganza, en la misma línea de Petro”. Y basó su argumento en que Mancuso es un “acérrimo criminal” que debería terminar sus últimos días en prisión y no siendo gestor de paz. Y que el papel de las Fuerzas Militares y de Policía debería ser el de proteger a las instituciones y las libertades de los colombianos de bien, y combatir a todos aquellos que se atrevan a vulnerar esos postulados.

“Las nuevas generaciones de colombianos deben privilegiar los deberes sobre los derechos. El deber de ser un buen ciudadano, un buen político, un buen obrero, un buen empresario, un buen servidor público, un buen hijo, un buen padre de familia. Cuando Colombia, sea un país de deberes, no se violará ningún derecho”, sentenció Colón.