Así es como se arreglaría un partido en el fútbol colombiano: nuevos detalles sobre el escándalo

Harold Perilla, exárbitro que denunció irregularidades en el fútbol local, entregó más datos sobre cómo sería el amaño de un encuentro y sus responsables

Compartir
Compartir articulo
El arbitraje en el fútbol colombiano afronta un escándalo por posibles amaños en algunos partidos de 2024 - crédito Colprensa
El arbitraje en el fútbol colombiano afronta un escándalo por posibles amaños en algunos partidos de 2024 - crédito Colprensa

El arbitraje del fútbol colombiano sigue en medio de la polémica por las malas decisiones de los jueces en varios encuentros de la Liga BetPlay, pero que tiene de fondo toda una serie de escándalos que lleva años de denuncias y señalamientos, pero ninguna solución.

Uno de los exárbitros, Harold Perilla, reveló nuevos hechos que evidencian supuestos casos de corrupción, amaño de encuentros con la elección de colegiados y acoso sexual, en el cual aparecen muchos involucrados como cómplices de la misma persona.

Ahora puede seguirnos en nuestro WhatsApp Channel.

Por el momento, se están investigando al menos tres partidos que, al parecer, fueron amañados y también hay informes sobre la relación de casas de apuestas, pero por el momento las indagaciones avanzan para esclarecer toda esta situación que tiene en jaque al fútbol colombiano.

La corrupción en el arbitraje

Durante una entrevista con el periodista Alejandro Pino Calad, el ex juez central, que trabajó durante doce años en el fútbol colombiano, reveló detalles del entramado de corrupción que tiene a Óscar Julián Ruiz e Imer Machado como las cabezas de la estructura.

“Hay una frase que dice ‘entre malandros nos entendemos’, ellos están untados de mucha corrupción. Entonces sacar a Imer es que empiece a hablar muchas cosas. Conoce el funcionamiento corrupto del arbitraje, el tráfico de influencias, se debe favores”, dijo.

Imer Machado, muy cercano a Óscar Julián Ruiz, sigue en la comisión de árbitros porque estaría involucrado en el caso de corrupción - crédito Colprensa
Imer Machado, muy cercano a Óscar Julián Ruiz, sigue en la comisión de árbitros porque estaría involucrado en el caso de corrupción - crédito Colprensa

Perilla señaló que también aparecen ciertos directivos de la Dimayor como responsables de mantener la red de amaños y que quisieron involucrarlo: “Me reuní con el presidente de la Dimayor, Jorge Perdomo, y Carlos Chaves, nos contó que tuvo que hacer una auditoría a la reventa de boletería y me dijo que eran coimas grandes. Le manifesté que me iban a sacar”

“Luego llamó Álvaro González para acercarme a la Federación y hablar con Imer Machado, decía que ‘Yo tengo otras formas de resolver los problemas’, le dije que estaba equivocado y no volvía al fútbol profesional”, añadió el ex árbitro.

Los “beneficiados” por Óscar Julián Ruiz

Para un juez profesional, tener una escarapela de FIFA es uno de los logros más altos, porque tiene la oportunidad de pitar encuentros internacionales gracias a sus buenas calificaciones, pero en el fútbol colombiano, ese logro debe pasar por las manos de Óscar Julián Ruiz.

Según Harold Perilla, hay un caso concreto de cómo le quitaron esa distinción a un colegiado para dársela a otro de manera repentina: “Carlos Betancur pita la final del primer semestre en 2018, lo que es un gran logro. Pita la del segundo semestre, lo que es un récord. Al final de año le quitaron la escarapela para dársela al señor Jhon Ospina”.

El árbitro Jhon Ospina habría recibido escarapela Fifa por ser uno de los "beneficiados" de Óscar Julián Ruiz - crédito Colprensa
El árbitro Jhon Ospina habría recibido escarapela Fifa por ser uno de los "beneficiados" de Óscar Julián Ruiz - crédito Colprensa

Sobre los árbitros que habrían sido beneficiados, el exjuez dio nombres de colegiados que actualmente aparecen en la Liga BetPlay como Nicolás Gallo, Jhon Ospina, Mario Herrera, Andrés Rojas y Wilmar Roldán, estos dos últimos, al parecer, estarían relacionados íntimamente con Óscar Julián Ruiz.

La compra de un partido

Sobre la manera en que se podría comprar un partido, Harold Perilla explicó que lo primero que ayuda es que los casos en Fiscalía no avanzan, empezando por las denuncias de acoso sexual y reventas de boletería, este último con sanción de la Superintendencia de Industria y Comercio.

“Si quieres arreglar un partido, necesito que el árbitro me ayude y necesito que alguien que lo nombre”, dijo el exárbitro y señaló que “Óscar Julián enviaba el borrador de los árbitros, quién dirige. Rafael Sanabria dijo que es verdad, se reunía con Óscar Julián y repasábamos la lista de los árbitros”

Luego reveló lo que pasó en un encuentro de categoría sub-20 que se habría presentado en 2017: “El partido valía 400.000 pesos, pero llegaron 500.000 pesos de más. Wilson Berrío, jefe de la comisión técnica, decía que se enteró de que ese juego fue durísimo, los tres árbitros eran de Cartagena, el instructor era Abraham González, muy cercano de Óscar Julián. Esos 500.000, se los cogieron entre los tres árbitros y no le dieron nada al cuarto árbitro, le contó a la comisión técnica sobre el caso y desde ahí empezó el problema”.

Abraham González sería la otra persona que se quedó con 500.000 en un posible caso de partido amañado en la categoría sub-20 - crédito Colprensa
Abraham González sería la otra persona que se quedó con 500.000 en un posible caso de partido amañado en la categoría sub-20 - crédito Colprensa

Wilson Berrío dijo que dejó la plata en una de las mesas de la comisión técnica, luego se la robaron y lo acusaron de quedarse con esa plata, por eso lo sacaron”, agregó Perilla, pero que después se conoció otra versión de esa situación y todo habría pasado en un hotel.

“Uno de los árbitros víctimas de acoso sexual, se comunicó conmigo para decirme su situación, se llamaba Fabián Acosta, menciona a un árbitro de apellido Padilla. Luego me dijo que lo de Berrío no eran 500.000 pesos, sino un millón de pesos”, dijo.

Sobre esa reunión en una habitación de un hotel, que fue entre Wilson Berrío, Abraham González y otro juez, “le dijeron al tipo que va a salir durante un tiempo y luego va a volver, en lo que se calma la marea, entonces Wilson Berrío tomó 500.000 y Abraham otros 500.000. Ese árbitro que sacaron durante un tiempo, tengo entendido que se encuentra en la categoría B”.