Salvatore Mancuso permanecerá en un ala especial de la cárcel La Picota para garantizar su seguridad

Las autoridades responsables de su seguridad no descartan que el exparamilitar permanezca en el pabellón de los extraditables

Compartir
Compartir articulo
Fotografía de archivo en la que se registró al exjefe paramilitar Salvatore Mancuso, durante una comparecencia virtual a una audiencia de la Jurisdicción Espacial para la Paz en Colombia. EFE/Mario Caicedo
Fotografía de archivo en la que se registró al exjefe paramilitar Salvatore Mancuso, durante una comparecencia virtual a una audiencia de la Jurisdicción Espacial para la Paz en Colombia. EFE/Mario Caicedo

En la noche del lunes 26 de febrero, una fuente de alto rango de la Policía colombiana confirmó en exclusiva al periódico colombiano El Tiempo que el exjefe paramilitar Salvatore Mancuso será deportado el martes 27, alrededor de las dos de la tarde.

Inicialmente, se contemplaba que Mancuso fuera deportado en un vuelo chárter solo, pero la decisión final fue que el exparamilitar viajaría con más de 100 colombianos, la mayoría de los cuales cumplió condena por narcotráfico.

Ahora puede seguirnos en nuestro WhatsApp Channel.

Una vez en el aeropuerto internacional El Dorado de Bogotá, se dará prioridad al proceso migratorio de Mancuso. Después de completar el trámite y verificar su estado de salud, será entregado a la Policía Judicial.

Los agentes notificarán a Mancuso de las condenas en Colombia, que suman más de 40 años, y luego será privado de su libertad. Por razones de seguridad, se acordó que sea recluido de inmediato en la cárcel La Picota, en el sur de Bogotá.

El traslado del exjefe paramilitar se realizará en coordinación con el Inpec, utilizando varias camionetas blindadas y un dispositivo de más de 100 personas, acompañados por dos helicópteros policiales. Además, habrá un dispositivo especial de la Policía de Tránsito para asegurar su paso por las calles de Bogotá.

Una vez en La Picota, Mancuso será recluido en un ala de máxima seguridad para garantizar su seguridad, posiblemente en el pabellón de extraditables.

“Se cuenta con varias camionetas blindadas y un dispositivo de más de 100 personas y dos helicópteros de la Policía que acompañarán el recorrido”, aseguró la fuente a El Tiempo.

Quién es Salvatore Mancuso

Conocido por varios alias, entre ellos Santander Lozada, Manuel o Mono Mancuso, Salvatore Mancuso emergió como uno de los líderes de grupos paramilitares en el norte de Colombia desde 1994 hasta 2004, período durante el cual dirigió varios bloques de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) en regiones como Córdoba y Norte de Santander.

Nacido el 17 de agosto de 1964 en Montería, Córdoba, Mancuso, hijo de Salvatore Mancuso y Gladys Gómez, se dedicó inicialmente a la ganadería en su región natal. Sin embargo, abandonó sus estudios de ingeniería civil y administración agropecuaria para viajar a Estados Unidos, donde estudió inglés en la Universidad de Pittsburgh en Pensilvania.

A su regreso a Colombia, Mancuso se unió a las Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá (Accu), ascendiendo rápidamente hasta convertirse en su segundo comandante. Más tarde, con la formación de las AUC, fue promovido por los hermanos Vicente y Carlos Castaño como jefe del Estado Mayor.

Bajo su liderazgo, los paramilitares expandieron su influencia a través de departamentos como Cesar, Magdalena, La Guajira y Norte de Santander, donde estableció el temido Bloque Catatumbo. Después de la desmovilización de varios bloques paramilitares en 2004 y 2005, Mancuso fue sentenciado en 2015 a 190 meses de prisión en Estados Unidos por tráfico de drogas.

Según el fiscal General Auxiliar Leslie R. Caldwell, Mancuso aprovechó su posición en las AUC para traficar más de 100.000 kilos de cocaína hacia Estados Unidos, financiando así una fuerza paramilitar de más de 30.000 combatientes. Su condena refleja los esfuerzos internacionales para procesar a criminales responsables de tráfico de drogas y violencia en Colombia.