Amenzazan de muerte a actor de ‘Rigo”: “Sapo, te vas a morir paraco”

Felipe Giraldo, parte del elenco de la serie biográfica de Rigoberto Uran, asegura que ha sido blanco de hostigamientos por su interpretación

Compartir
Compartir articulo
Felipe interpretó al paramilitar que le arrebató la vida al papá del Toro de Urrao - créditos Infobae
Felipe interpretó al paramilitar que le arrebató la vida al papá del Toro de Urrao - créditos Infobae

Rigoberto Urán es uno de los deportistas más destacados de Colombia. El ‘Toro de Urrao’ no solo ha logrado un gran palmarés de triunfos en su carrera como ciclista, sino también se ha metido en el corazón de los colombianos con su particular carisma. Precisamente ha sido tanto el aprecio a Rigo que son miles los colombianos que se han conectado con su telenovela biográfica.

Ahora puede seguirnos en nuestro WhatsApp Channel.

Tal vez uno de los momentos más emotivos de la serie fue la muerte de don Rigoberto, papá de Rigo, interpretado por el reconocido Robinson Díaz. En el episodio donde recrearon el triste final del padre del Toro de Urrao no solo sobresalió la actuación del interprete paisa, sino también la de Ramiro Meneses y el mismísimo Juan Pablo Urrego.

Don Rigoberto, papá de Rigo, fue interpretado por el actor Robinson Díaz - crédito @CanalRCN/X
Don Rigoberto, papá de Rigo, fue interpretado por el actor Robinson Díaz - crédito @CanalRCN/X

Pero la audiencia no pasó desapercibido a ‘el Cuervo’, paramilitar que mató a don Rigoberto, y que fue interpretado por el actor Felipe Giraldo. Incluso, el artista que encarnó al villano informó que se volvió objeto de amenazas y hostigamientos por su interpretación.

El actor mencionó al medio Publimetro que ha sido blanco de mensajes y llamadas que lo amenazan de muerte y lo califican como un paramilitar. Por la tensa situación, Giraldo solicitó ayuda en RCN, canal que transmite la novela, porque incluso, tuvo que cambiarse de ciudad de residencia.

“Te voy a (citar) textualmente, por ejemplo, uno de los textos que me escribieron por redes, ‘sapo, te vas a morir paraco, porque los sapos tienen que morir destripados’; eso atemoriza, porque yo en ningún momento le hecho daño a nadie, no quiero hacerle daño a nadie, simplemente me dedico a mi trabajo, a ser artista”.

Así mismo resaltó el actor que tuvo que ausentarse de sus redes por los mensajes negativos. Giraldo resaltó que lo único que hizo fue interpretar a un villano, pero eso no significa que compartan el mismo estilo de vida o afinidades: “Estoy completamente seguro que me he resaltado porque con sacrificio y perseverancia llevó 23 años luchando por mi carrera, por mi arte”.

Actualmente ya interpuso medidas legales para contrarrestar las amenazas. Vale resaltar que en Colombia, amenazar a otra persona por redes sociales constituye un delito según el Código Penal. La legislación colombiana, en su artículo 347, tipifica las amenazas contra personas y bienes protegidos por la ley, incluyendo las comunicaciones electrónicas o cualquier otro medio. La pena por este delito puede variar dependiendo de la gravedad de la amenaza, la intención y si se trata de una conducta reiterada, entre otros factores.

Rigoberto en el lugar donde encontraron el cadáver de su papá  - créditos cuenta de X Rigoberto Urán
Rigoberto en el lugar donde encontraron el cadáver de su papá - créditos cuenta de X Rigoberto Urán

El ciclista colombiano Rigoberto Urán enfrentó la trágica pérdida de su padre, don Rigoberto Urán, en agosto de 2001, cuando un grupo armado acabó con su vida en extrañas circunstancias en Urrao, su ciudad natal. En aquel entonces, Rigo tenía solo 14 años. Su padre, un ferviente aficionado al ciclismo y comerciante local, fue fundamental para impulsar a Rigo en su carrera deportiva, aunque no vivió para ver los éxitos de su hijo.

La familia Urán residía en Urrao, Antioquia, una región afectada por el conflicto armado colombiano, donde Rigo vivió de cerca la violencia ejercida tanto por guerrillas como por paramilitares. Su padre era conocido en la comunidad tanto por su labor como vendedor de lotería como por su pasión por el ciclismo, la cual transmitió a su hijo Rigo, impulsándolo a competir.

La desaparición de don Rigo se dio en circunstancias dramáticas: mientras disfrutaba de una salida en bicicleta con amigos, se encontró con un retén ilegal manejado por un grupo paramilitar, que lo secuestró junto con otros ciudadanos. Rigoberto Urán y los demás hombres fueron forzados a colaborar en un robo de ganado para estos grupos armados. Una vez que cumplieron con lo exigido, los victimarios decidieron asesinarlos para eliminar cualquier posibilidad de que dejaran testigos de sus crímenes. Este doloroso evento marcó profundamente la vida del Toro del Urrao, quien, a pesar de la adversidad, continuó adelante, persiguiendo sus sueños en el mundo del ciclismo.