‘El Pablo Escobar del Sahara’, un criminal que tiene contra las cuerdas a Marruecos

Ahmed Ben Brahim es comparado con el capo colombiano por su poder en el mundo del narcotráfico, pero también por los vínculos políticos que tenía

Compartir
Compartir articulo
Los nexos revelados por Ben Brahim han hecho que lo comparen con el narco colombiano - crédito Montaje Infobae
Los nexos revelados por Ben Brahim han hecho que lo comparen con el narco colombiano - crédito Montaje Infobae

En los 80 y 90, en Colombia se registró una oleada de violencia protagonizada por los narcos que lideraban el narcotráfico en el país, siendo Pablo Escobar, líder del cartel de Medellín, el que a nivel mediático ocupó las primeras planas de una problemática que tras su muerte no ha dejado de existir.

A pesar de que el narcotráfico no finalizó con la caída de Escobar, su fortuna, las historias que existen sobre su vida y los nexos que tenía con figuras públicas y políticas convirtieron al paisa en una figura que ha sido tomada como “ejemplo” por otros capos en el mundo.

Ahora puede seguirnos en WhatsApp Channel.

Se ha vuelto algo repetitivo, que cuando se registra la captura de un capo que sea el criminal más buscado en su país, automáticamente se le adjudique el sobrenombre de “el Pablo Escobar”. Esto no fue la excepción en Marruecos, en donde Ahmed Ben Brahim lideraba una red de resina de hachís.

Brahim no tiene nacionalidad marroquí (es oriundo de Malí) pero tenía en este país un imperio de polvo de cannabis, droga que produce efectos psicotrópicos similares a la marihuana, pero también afecta a nivel cognitivo.

Sumado a esto, tenía control de varias zonas del occidente de África, ya que utilizaba puertos para movilizar cocaína proveniente de Latinoamérica hasta Europa.

Tras la caída de Brahim, varias figuras públicas en Marruecos han sido arrestadas - crédito EFE/ Mohamed Siali
Tras la caída de Brahim, varias figuras públicas en Marruecos han sido arrestadas - crédito EFE/ Mohamed Siali

Ahmed Ben Brahim nació en 1976, pero antes de su captura era una figura poco conocida a nivel público en Marruecos; sin embargo, su detención propició uno de los mayores escándalos en la historia de esta nación africana.

Luego de cumplir con cuatro años de condena, Brahim decidió colaborar con la justicia, argumentando que no permitiría que sus cómplices disfrutaran de la fortuna que recolectó, principalmente porque varias de sus propiedades habían sido tomadas por terceros que no hacían parte de su núcleo de confianza.

Antes de ser narcotraficante, Ahmed Ben era pastor de una iglesia, pero su amistad con un francés hizo que terminara inmerso en el mundo criminal, en el cual escaló de manera rápida hasta convertirse en el líder de una red transnacional.

Sus confesiones permitieron que las autoridades en Marruecos entendieran que el poder obtenido por el criminal fue posible debido a sus alianzas con personas poderosas en este país, por lo que el 21 de diciembre de 2023 se registró la captura de 25 presuntos implicados en un proceso que ha sido llamado “Escobar del Sahara”.

El presidente del club de fútbol  Wydad Casablanca es uno de los capturados - crédito MB media
El presidente del club de fútbol Wydad Casablanca es uno de los capturados - crédito MB media

Dentro de los detenidos se encuentra Abdenbi Bioui, que era presidente del consejo regional de la zona oriental de Marruecos, y Saïd Naciri, que fungía como presidente del club de fútbol Wydad Casablanca.

Este proceso sigue abierto en Marruecos, ya que no fue sino hasta el 25 de enero que se registraron los primeros interrogatorios a los imputados, pero debido al impacto que podría generar en la nación, los nombres de quienes han hablado no han sido revelados.

Por otra parte, debido al escándalo en que se ha convertido este caso, medios marroquíes han profundizado en la importancia de Ahmed Ben Brahim en el país, señalando que logró exportar hasta 200 toneladas de hachís desde 2006 en España, Argelia, Libia, Níger y Egipto

De la misma forma, aunque sin identidades, se conoce que dentro de los implicados se encuentran policías, notarios y empresarios; quienes han sido imputados por los cargos de tráfico de droga, falsificación, blanqueo de capitales y chantaje, entre otros.

Esto ha hecho que ahora no solo se le compare a Brahim con Pablo Escobar por su poder, sino porque en aspectos similares con el colombiano, también logró construir un imperio criminal con ayuda de figuras públicas.