Así despidieron sus familiares y amigos al empresario Roberto Franco

En la tarde del sábado 24 de febrero, sus llegados asistieron a una eucaristía para dar el último adiós a Franco Charry

Compartir
Compartir articulo
Familiares y amigos asistieron a una ceremonia para darle el último adiós al empresario - crédito Arquidiócesis de Bogotá/Facebook
Familiares y amigos asistieron a una ceremonia para darle el último adiós al empresario - crédito Arquidiócesis de Bogotá/Facebook

En uno de los episodios de inseguridad que sacudió a Bogotá durante los últimos días fue el asesinato de Hernán Roberto Franco Charry. El crimen contra el empresario en el parqueadero de un edificio en el norte de la capital ha dado de qué hablar por la situación que enfrenta la ciudad ante los actos de violencia que ha consternado a la comunidad local y al sector empresarial al que pertenecía.

Familiares y amigos del empresario asistieron a una ceremonia en la Parroquia de Cristo Rey, en la tarde del sábado 24 de febrero, donde se realizaron las exequias y dieron el último adiós a Roberto Franco.

Ahora puede seguirnos en WhatsApp Channel.

En medio de la eucaristía, uno de sus hijos dio un breve discurso para los asistentes del sepelio: “Papá, vamos a estar bien. Mis hermanas van a estar bien”, expresó. Durante sus declaraciones, el joven recordó la frase que su padre les decía cuando él llegara a faltar, que no estuvieran tristes el día que ya no estuviera más.

Sin embargo, el hijo de Franco Echeverry lamentó no haber estado presente en los últimos momentos de su vida, y expresó su dolor no solo por la pérdida de su papá, sino por la manera tan lamentable que aconteció su deceso.

Familiares y amigos despidieron al empresario - crédito Redes sociales
Familiares y amigos despidieron al empresario - crédito Redes sociales

“Hoy te digo que puedes partir en paz, con tranquilidad, porque yo voy a cuidar de mis hermanas, porque puedes tener la certeza de que estaremos juntos así como tú lo hubieras hecho”, señaló el hijo del empresario.

Otros de sus familiares se refirió a Franco Charry como un hombre brillante porque hacía sentir a sus hijos seguros cuando se encontraban cerca de él. También recordaron que en sus momentos de descanso, al empresario le gustaba hacer paseos en motocicleta con sus hijos.

El cuerpo del empresario Hernán Roberto, de 62 años, fue entregado a sus allegados el viernes 23 de febrero, tras recibir luz verde de la Fiscalía 419. La diligencia de inspección del cadáver se realizó en la Clínica El Country, poco después de que el empresario fuese declarado muerto con tres heridas de bala en el cuello y rostro, en su lado izquierdo.

Los hechos que rodearon la lamentable muerte de Franco Charry comenzaron a esclarecerse cuando su cuerpo sin vida fue ingresado a la institución médica que reportó el deceso a las autoridades competentes. El empresario presentaba lesiones fatales provocadas por el impacto de proyectiles de arma de fuego.

Detalles del asesinato de Roberto Franco

En una intrincada trama por el asesinato de Roberto Franco, auditor encargado de investigar irregularidades financieras, ilumina una intensa disputa por la herencia de un conocido magnate del comercio en Bogotá.

Detalles del crimen del empresario - crédito @DenunciasAntio2/X
Detalles del crimen del empresario - crédito @DenunciasAntio2/X

El conflicto, que involucra a una docena de hermanos tras el fallecimiento del patriarca en agosto de 2020, propietario de una empresa arrocera, una cadena de supermercados y vastas tierras en Bosa, escaló a niveles peligrosos con un atentado en 2022. De acuerdo con la revista Semana, dos de los herederos intentaron tomar control de las empresas, enfrentándose a la resistencia de una hermana que sintiéndose amenazada recurrió a las autoridades.

La historia toma un giro fatal con la muerte de Franco, que fue atacado por un sicario mientras se disponía a presentar un reporte crítico sobre la situación financiera del conglomerado el día de su asesinato. El sicario, movilizado en una motocicleta robada y armado con un silenciador, ejecutó el crimen con evidente premeditación, revelando la profunda hostilidad y complejidad de esta disputa familiar. La intervención del escolta de Franco, Carlos Andrés Fuentes, con una pistola traumática, aunque no logró evitar el trágico desenlace, evidencia la tensión y los altos riesgos involucrados.

Las pesquisas policiales han sacado a la luz los enredos financieros y las comunicaciones entre los implicados, sugiriendo una vasta red de ambiciones y traiciones. El informe de auditoría que Franco debía entregar habría podido cambiar decisivamente el equilibrio de poder dentro de la familia y entre sus asociados, marcando así la importancia de este informe como posible motor del homicidio. La meticulosa planificación del asesinato por parte de los sicarios subraya el grado de determinación y los vastos intereses en juego en esta confrontación.