El ‘Tino’ Asprilla propuso radical solución para que la “gente de bien” se defienda de la delincuencia

El exfutbolista mostró su apoyo al porte de armas por parte de los ciudadanos para lidiar con la inseguridad en el país

Compartir
Compartir articulo
El exfutbolista manifestó estar de acuerdo con la controvertida medida que hoy es causa de debate nacional - crédito @laredcaracol/Instagram

La discusión sobre la posibilidad de permitir el porte de armas a los ciudadanos en Colombia es un debate que se viene dando con cada vez más fuerza en los últimos años. Sumado a los indicadores cada vez más alarmantes de robo y sicariato en las ciudades principales del país, el asesinato del empresario Roberto Franco en el norte de Bogotá el pasado miércoles 21 de febrero ha intensificado nuevamente el debate.

Así como los ciudadanos y la clase política tienen diversas opiniones a favor y en contra, las celebridades tienen sus puntos de vista sobre el tema. En La Red de Caracol Televisión decidieron indagar con varias figuras al respecto, y en esta oportunidad el que acaparó el protagonismo fue el exfutbolista y comentarista deportivo, Faustino Asprilla.

Ahora puede seguirnos en WhatsApp Channel.

Mientras el presentador Diego Sáenz y la actriz Natalia Durán se mostraron en desacuerdo frente a esta posibilidad y citaron el ejemplo de Estados Unidos como un país que afronta serios problemas por cuenta de dicha disposición; el Tino, sin filtros, expresó su absoluto acuerdo con que se apruebe el porte de armas.

Además, expresó la necesidad de que la “gente de bien” defienda su propiedad privada de la delincuencia. “Totalmente de acuerdo. La gente de bien anda con sus pertenencias, por las que ha luchado para conseguirlas. De repente llegan y te roban y eso no puede seguir así. La gente se tiene que armar”, comentó el exfutbolista.

El ‘Tino’ y las armas: una relación de larga data

Durante su paso por la Universidad de Chile en 2003, Asprilla protagonizó un escándalo luego de disparar un arma durante un entrenamiento - crédito @udechile/X
Durante su paso por la Universidad de Chile en 2003, Asprilla protagonizó un escándalo luego de disparar un arma durante un entrenamiento - crédito @udechile/X

Las palabras del que fuera jugador del Parma de Italia, el Newcastle de Inglaterra y la selección Colombia no son una sorpresa. A lo largo de su vida ha lidiado en más de una ocasión con problemas ante las autoridades por tenencia de armas. Es bien conocido un episodio cuando militaba en la Universidad de Chile en 2003 cuando en un entrenamiento hizo dos disparos al aire seguido de las palabras “corran que el domingo hay que ganar”.

La situación causó incomodidad en la concentración y no tardó en trascender en los medios chilenos. Años después, Asprilla explicó que la pistola era de fogueo y todo se trataba de una broma, pero eso no impidió que se produjera un escándalo. Incluso afirmó que ya había realizado esa misma jugarreta en Parma, solo que no llegó a ser conocida por los medios de comunicación.

Pero, sin duda, el momento más recordado del Tino con las armas tuvo lugar el 1 de septiembre del 2000, durante una fiesta en su natal Tuluá. Allí en medio de una noche de tragos, Asprilla realizó varios disparos al aire con un revólver calibre 38. La Policía lo arrestó tras recibir el reporte y el DAS se encargó de procesar al futbolista.

Aunque determinaron que el arma tenía salvoconducto, esta se encontraba a nombre de su mayordomo, por lo que debió firmar un acta de compromiso y comparecer ante la Fiscalía, “por los presuntos delitos de porte ilegal de armas, alteración del orden público e irrespeto a las autoridades”, según expresó el hoy desaparecido departamento. En ese momento se iba a concretar su llegada al fútbol de Arabia Saudí proveniente de Palmeiras de Brasil, pero dicho episodio frustró el traspaso.

En abril de 2008, Asprilla enfrentó un nuevo problema relacionado con armas cuando se reportó que había disparado un fusil calibre 5,56 milímetros en el ingenio San Carlos, luego de sostener una discusión con el guardia de seguridad del lugar porque no lo dejaba pasar por allí cuando iba de camino a su casa. La ráfaga habría causado daños en la caseta del vigilante, un retén de seguridad y un letrero del ingenio.

Asprilla negó los cargos —aunque sí reconoció que había sostenido una discusión con el guardia por no dejarlo pasar— y aunque las autoridades hicieron un allanamiento de su casa, no encontraron armas en el interior. Por ese motivo se decidió no dictar medida de aseguramiento contra el Tino.